Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C, SAgAPO DE. SEPTIEMBRE DE 1939. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG: 9. EL TRÁGICO DESTINO DE EUROPA EN LA S E HA DE AYER DANTZIG PORADO AL REICH Y SE LAS HOSTILIDADES ENTRE ALEMANIA Y POLONIA Movilización general en Inglaterra y Francia. Hitler agradece y declina la ayuda militar de Italia. Neutralidad del Japón. Discurso histórico del Führer. ChamberJaín habla ante la Cámara inglesa. Las tropas alemanas han. penetrado en varios puntos en Polonia y bombardeado objetivos militares. horror que se cierne sobre Europa. o fines. de la semana anterior? La Prensa no Aun con nuestra sensibilidad amorti- ha respondido a un interrogante que consy: La, palabra terrible y fatal ha sona- guada por los violentos choques que tituye, a mi juicio, la clave de la situación do. Se ha encendido la guerra en Euro- hemos sufrido, corrió ayer por las ciu- en el Este europeo. Ni el público ni los pa. Si aún hubiese una remota posibi- dades y por los campos de España un observadores dieron su valor exacto al hecho de que Rusia reforzaba sus efectivos en el lidad de atajar el estrago, este movi; escalofrío. En las hondonadas de nuesOeste, es, decir en la frontera polaca, -notitros valles duermen los ecos de caño- cia publicada doce horas antes dé la acción rniento optimista se anularía frente a la realidad de unos acontecimientos no nes y motor. es; aún hacen explosión en el Corredor. La Prensa no mide tampoco o no quiere medir el valor del centraste por esperados menos terribles. Lo mis- en los caminos las bombas de mano rho Alemania que Inglaterra habían que se frustraron en el combate; to- siguiente: a la misma hora en que los diarios de París sugerían, en despacho firmajugado en el conflicto la prenda del davía vemos en las iglesias mujeres y honor. Hitler, en su magnífico xdiscur- niños enlutados que lloran orfandades do de Moscú, que la ratificación por Rusia. del so, ha contestado a la fuerza con la recientes; tenemos muy próxima a hasta Pacto germano- soviético se aplaz aba fin de mes, el Soviet supremo decidía fuerza, repeliendo una agresión que nosotros una juventud mutilada y; con suscribir, por unanimidad y sin debate, el hacía callar a la dialéctica. -Frente a las huellas del sacrificio y- del heroísmo texto en cuestión. este hecho irremediable, aparece In- en el semblante... Todo esto es la gueEn defecto de otros datos todo parece rra, lo sabemos, y todo esto fue neceglaterra, que ya hace días definió su indicar que, en efecto, la acción de Alemasario para que Franco afianzase la paz. nia contra Polonia aparecía, condicionada a actitud decidida a defender a Polonia a todo evento: Estas dos posiciones Este glorioso dolor de España se eleva la asistencia de Rjisia, primero asistencia hasta el cielo subrayan hoy la gravedad del proble- hoy Dios se apiade en holocausto para diplomática, perb virtualmente y mientras de Europa Stalin: ma, que Europa entera presencia cons- que y España une su clamoramena- cogida no disponga otra cosa, Polonia está zada, al de entre dos fuegos. ternada. tantas voces desinteresadas e ilustres Todos los esfuerzos de mediación, como se han alzado en Europa mo- París está a oscuras. Lento éxodo tpdas las razones sentimentales, toda viendo a la paz a los hombres de buena de Ja población la fuerza de autoridad personal, se han voluntad. París 1, 10 noche. (Crónica de nuestro venido a tierra ante este hecho irreredactor, retransmitida por teléfono desde mediable que se resume en una sola San Sebastián. Millones y millones de alpalabra: guerra. mas se han instalado con más resignación A B G e n París que inquietud en un clima de guerra. Rápi Ños hallamos, pues, en los umbrales j. damente, la sede contemporánea de la paz de una gran página de Historia uniimprevisora se transforma en la capital de Polonia entre dos fuegos versal. Diríase que esta guerra es una un mundo en armas. La urbe está a oscuconsecuencia de la anterior y que proParís 1, 10 noche. (Crónica de nuestro re- ras, y en el vasto silencio de la noche rjelacede directamente dé ella. Si la guerra dactor corresponsal retransmitida por telé- sobre el cielo claro una luna rorhba. se hace para conseguir la paz, hay que fono desde San Sebastián. Si la ruptura Apenas luz en los hogares. No más señareconocer que el Tratado de Vérsalles de hostilidades entre Alemania y Bolonia les luiüinpsas; La circulación, los espectácufue ün colofón en el que latían los no ha sido acogida ciertarhcr. tc con pánico, los, la publicidad han apagado sus focos. es evidente que ha suscitado un movimiento De vez en vez, la terraza de un café- -vegérmenes de una guerra futura. de sorpresa. nteada- de joyas, trajes claros y brazos des El discurso de Hitler, en su lacóniConforme. pasaban los días y las negocia- nudos- -surge a media luz. Hace calor. Coco patetismo, define la actitud de Ale- ciones diplomáticas se prolongaban iba cris- ches y autobuses ruedan temblorosos, insimania- como hecho consumado, para el talizando la especie de que el Canciller Jiit- diosos. ler- -dicho sea con palabras. de la Prensa de, que no hay freno posible. El antiguo La gente se acostumbró pronto a un es- París- no se atrevería a pasJr el Ruoi- pectáculo que. no deja de sugerir, reservas combatiente de la Gran Guerra se dispone a combatir de nuevo, y al reali- cón La nación participaba sin esfuerzo mentales. La organización es- rigurosa, pcr- x confiarla. SrHitler- -argumenzar el solemne acto de presencia ante de ja mismatodos los franceses- -pretendiera fecta. No funciona el teléfono interurbano, las fuerzas de la nación viste el traje taban casi Dantzig por la fuerza, no des- y funciona ya la censura. Si usted, extrananexionar gris de las trincheras. Él estadista ño pacharía tantos mensajes a. Londres. Habría jero, quiere- cursar un telegrama, tendrá que previamente habla cen acento de general, sino con pasado a los hechos hace una semana. Es obtener un visado o identificar rige la censu, personalidad. Discretamente la vos del- soldado, y al mismo tiempo decir, inmediatamente que Gran iBretaña. sura postal. Las cartas llegan con retraso. que dicta su testamento político, íiom- respondió al Pacto germano- rusó con, la fir- La movilización guarnece de. hojra en hora brando sucesores, da el ejemplo a la nia, precipitada y no exenta de grandeza, los servicios urbanos. J e suerte que circu juventud alemana de la suprema del Pacto anglo- polac o. lan pocos autobuses, pocos ia. ris, y que es La hipótesis de que el Führer se deshin- mal negocio- tener prisa. acción. charía, un La información enflaquece, aunque No es hora de esperanzas ni de va- trágico, ha fallado. Se. trata dé másequivoco todavía e indujo brinde lo superfluo. nutra de una incomprensión, imputaLos. ticinios. Las piezas bélicas sobre el ta- ble a la diferencia, de mentalidad entre los periódicos redu e ¡n papel. Las estaciones, de blero no permiten aún determinar los dos pueblos que separan el Rhin. radio haif refundido sus servicios de noticaracteres de la partida. Mas nosotros, Se impone, sin embarg- o, una pregunta: cias en un solo diario oral, elaborada bsjo que acabamos, dé salir de una guerra- i Por qué Hitler demoró. hasta la madruga- la inspección gubernativa: El ministerio- de Trabajos Públicos apreda del jueves al viernes lo que pudo emterrible, quizá en esta hora tenemos elementos bastantes para enjuiciar el prender en- mejores condiciones a mediadps ffiL 1 vecindario para que evacué París. En Ja hora decisiva