Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRADO. AÑO TRIGÉSIMOS ÉGÜN DO. N. 10.465- W CERVANTES Y CIRO BAYO Ciro Bayo ha muerto en un hospital. ¡Triste sino de los ingenios peregrinos! DIARIO ILUSTRADO AÑO TRICESIMOSEGUN DO, N. Q 10.465- g. de este modo su declaración de amor a- Li sarda: Soy, mi dueña y mi señora- quien idolatra ese rostro- imagen de Dios hermosa. Y Don Sandio, hablando de Leonor: -No será desmedido que a la hora de la Ciro Bayo deja, escritas, infinidad de obras No vio el sol. majér ni estrella- -tan her muerte se unan estos dos nombres, que en estimadísimas. Novelas, ensayos, poemas y mosa y tan gallarda... Erí- general, tocia hevida corrieron, -si no. parejos, el uno. en- pos trabajos filológicos del ma. yof valor. -1 Llenó roima del Siglo ¿le Oro es bellísima, divina, del otro. Nuestro contemporáneo Ciro. Bayo, corí su nombre una época, -y, aunque la ge- á quien se compara a las diosas de. la Mito cuya vida- se ha extinguido en estos días, neración actual mo le conociera, son de es- -logía, pero de quien ignoramos si es rubia tuvo coni Cervantes muchos puntos de con- tos días su viaje romancesco El peregrino y morena, alta o baja, delgada u opulenta. tacto: Espíritu similar al del inmortal autor entretenido y su novela americana de aven- Los adjetivos, las comparaciones, son casi del Ingenioso hidalgo, (nuestra en. su tem- turas La Reina del ClicCeo, jugosas y loza- siempre convencionales: el cabello suele ser peramento aventurero y trashumante, cía su nas, cual, pocas, en las que no se sabe qué de. oro a los poetas no les. atraía aún él mar vida andariega, y en k s creaciones de su de ébano baudelairiano) los ojos, esmeralr admirar más si la invención genial del nudo pluma bien bruñida, no pocas semejanzas. novelesco o la descripción maravillosa de lu- das; las mejillas, granates; el labio, un rubí; Hasta en lo episódico y- esporádico se adgares y tipos con ios que el trotamundos los dientes, perlas; la mano, marfil; l a g a r- vierten, paralelismos muy acentuados. María- incansable que Ciro Bayo- llevaba dentro ganta, alabastro, etc. El misino Calderón se no Tomás, en su artículo jyieblas. publicado- cansa de 1 tanta repetición y se burla de su estaba familiarizado. en estas mismas columnas, nos descubre un propio estilo. Irene pregunta irónicamente Las circunstancias que han rodeado la aspecto inédito de la vida de Ciro Bayo: la muerte de este ilustre escritor la hacen do- a Menón: Qué retórico orador- qué enaanécdota romántica de su actuación como morado- poeta- os. dio para esa pintura- blemente sensible. Da pena y produce rubor cadete carlista. En lucha contra infieles, saber que en. nuestros días se registran ca- tantas rosas y azucenas- tanto oro, tanto Cervantes y Ciro Bayo procuran y obtienen sos como aquellos de pasadas edades, que marfil- tanta nieve, tantas perlas? Y, en puesto destacado. tanta indignación nos causaban y a los que efecto, e n L a hija del Aire encontramosPero con ser tantas las afinidades de es- nos costaba trabajo r. ceptar como verídicos. uno de los contados casos de matización; tos dos espíritus proceres, nosotros, al. unirProcuremos en lo posible reparar estas ca- me refiero, a los versos en que Manon des. las en estas líneas de tributo postumo a Ciro tástrofes, acudiendo en ayuda del Instituto cribe la belleza de Semírantis y que empieBayo, nó parames mientes en ellas. La raCervantes. dónde aun se- refugian- algunos zan así, Ni b: en rubio, ni bien negro- su variado color era- sino un medio entre zón es o Lra. Ciro Bayo llevaba. más de veinancianos escritores, y artistas, cuyo- s últimos los- dos te años de residente del Instituto Cervandías estamos en- la obligación- moral de ha- tes, hogar acogedor de escritores y artiscerlos más amables y gratos. tas, ancian os y desvalidos, fundado en x io.i6 En la iisma tragedia se hallan estas pa- y- regido desde entonces por la vieja y belabras características: Vila- a la luz y y i JUAN B. ACEVEDO nemérita Asociación de Escritores y Artisde la hermosura- -el milagro mayor y en- un tas Españoles. Los Gobiernos rojos, que sólo instante- su. beldad adoré. Hasta la liteprotegían a las corporaciones revolucionaratura, contemporánea bastaba con indicar rias, negaron a estas fundaciones cuanto en PRODIGIOSAMENTE que una mujer era divinameate bellru sin otra derecho les correspondían, arruinándolas toexplicación, para que. el lector encontrara- na- talmente. Una simple declaración de antiHERMOSA ERES -tural que todos- habí. -m que dorarla forzosafascismo las hubiera puesto a salve; pero mente, sin entrar es detalles, en matices, en residentes y regidores mantuvieron, con dig- Me pregunto- a menudo cuáles son. los de- consideraciones dé orden intelectual. La mutalles- que en seguida nos revelarían que jer tenía que ser, ante iodo, ¡oven, si posible, nidad heroica, su lealtad al glorioso Movi miento Nacional. ¡Y la muerte les rondaba! es- vimos leyendo una obra de siglos pasados, de menos de veinte años; a lo sumo; de vein- Es decir, hubo desposorios con lá muerte. aunque estuviera traducida al estilo de nuesticinco, pues la mujer de treinta años de Durante los treinta y dos meses trágicos del tra, época. Y creo que uno de ellos es la aú- -Balzac, hubo de ser un desafío revoluciona- dominio rojo, faltos los viejecitos creadores sencia de matices referente a. la belleza ferio lanzado a la opinión pública de todos los de belleza un día, de los elementos más i n- menina. Prodigiosamente hermosa eres países. Aclemás de mujer joven, enía que serdispensables para su vida, fueron cayendo tal és el piropo que lanza Menón a Seihíbella, según los cánones convencionales de rdmis, a. La hija del Aire, en uno de los como naipes al mas ligero soplo y murie- dramas más originales. y más modernos de la época. Las descripciones, se ma- ntienen en un plan de generalización, claro está que no ron hasta ochó, entre ellos figuras. tan fa- Calderón. Exclamación admirativa- que puesólo en- España, sino en todas las literatu. mdsa. s en épocas anteriores como Matilde de ocurrir a cualquier varón ante una bella ras. El mismo Shakespeare canta así- en. su Ruiz Lanuzá, la decana, de las actrices es- mujer; palabras que. no indican el menor XVII scaeto: Si pudiese describir la be pañolas; Ricardo Fernández, el violinista de detalle, la menor individualización dé su lleza de- tus ojos y- enumerar todos tus enla Sinfónica, compañero inseparable de Sa- hermosura. Otro de. los enamorados de la cantos, los tiempos venideros dirían éste rasate; Fernando Sala Leyda, el notabilí- mujer fatal, el Rey Niño, le pregunta en el simo director de orquesta; Pablo Órtiz, el mismo estilo. Quién eres, prodigio bello- poeta miente, pues tales rasgos- celestiales jamás podían pertenecer a cara- terrestre escritor y periodista que había recorrido- -de amor divino milagro r Más tarde, (Le pido perdón- al admirado Astrana Marín todos los pueblos 1 hispanos afirmando el im- 1 hablando de ella, añade, con retórica apa- por invadir el terreno justamente reservado 1 perio espiritual de la raza; Isabel Más, la- -sionada. Si es de estas selvas la Venus- a su erudición. Todas las mujeres de 10,3 sigran actriz española... la Diana destos bosques- la Amaltea des- glos pasados son perfectas (o grotescas, en Pero todos estos aincianos tuvieron el conla literatura picaresca) y hay que llegar a tos puertos- la Aretusa de estas fuensuelo de morir en su propio hogar del Ins nuestros díás- para encontrar la relatividad tes... Descripción enteramente impersonal, tituto Cervantes. Hasta entonces la Asociaen la hermosura, heroínas- amadas, a, pesar ción de Escritores, y Artistas Españoles como se ve, y que recuerda el párrafo que de sus imperfecciones- -o precisamente a pudo sostener, a costa dé los mayores sa- don. Quijote dedica a- a belleza inigualada causa de ellas- como (un ejemplo entre 1 crificios, la- fundación de sus amores. Ciro de Dulcinea, ante el. requerimiento de la mil) la- de El velo pintado (ó El biombo) Bayo, más desgraciado que los compañeros traviesa duquesa. de Somerset- Mau ham, que es hermosa, Y éste es el tono general. En el más conoque le precedieron en el viaje eterno, acaso cido de- los dramas españoles el capitán aunque tiene la nariz algo larga. Hoy, cuanpor ser la figura más, destacada del Instido lo interesante nos atrae, más que- lo setuto, no pudo morir en su habitación del. dice simplemente de la hija de- Pedro reno y dulzonamente bello, la historia del i. hoteh to de la Prosperidad, a cuyos balcones, Crespo Pensé hallar un villana- si ha- mundo ya no sufriría cambio, aunque la nallé una deidad... En- toda mi vida vi- -más riz de Cleopatra no fuera tan perfecta como llenos de luz, se asomaba n, indiscretas y trepadoras, unas enredaderas. -El Instituto, divi; na, más perfecta- -hermosura... En lo suponía Pascal. desahuciado, acosado por los acreedores, no. el conmovedor drama de? Mira de Amescua ¡ANDRÉS REVÉS Z ofrece acomodo a los ancianos enfermos. Y El esclavo del Demonio, Don Diego hace