Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 12 BE ABRIL DE 1939. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 4. NOTICIAS DE; LIBROS; Doctrina del Movimiento. Discurso a las Juventudes de España, por Ramiro Lédesma Ramos. Otros libros. Doctrina del movimiento Discursó a las Juventu- des de España por Ramiro Ledesma Ramos El Movimiento que ha dado a España salud, vida y honor, tiene, naturalmente, su doctrina. Pero incunriríamos eri un optimismo harto, pueril- -y contraproducente- si creyésemos que todos la conocen. Muchos la ignoran aún, y el fenómeno es de clara jiictivación, háfbida cuenta, por una parte, me esa doctrina empezó a ser elaborada en tiempos difíciles, entre la clandestinidad y el escándalo, contra vienbo y marea, cuando la República, invirtiendo el mecanismo- sólo en apariencia legal- -que dijo montar eri garantía de los Derechos del hombre no hizo otra cosa qjue acorralar y cazar, al ciudadano. Elaboración doctrinal y entrenamiento civil que- -se realizaron luego á. sangre y fuego, según las persecuciones del régimen entonces vigente hicieron indispens able la defensa armada. En tales épocas, es frecuente que no pocos cierren los ojos y se taponen los oídos para sustraerse al espectáculo medroso del eielo en tormenta. Hasta que la gúerraíhizo imposible a los dis. traídos y coniiados sus expedientes de inhibición. y En otro sentido, es evidente qué a mu- chos españoles no liberados hasta ahora, les ha sido sobcemanera difícil el seguir la marcha, en sus fiases sucesivas, de una doctrina que nació entre unos cuantos predestinados al heroísmo y al martirio, y es hoy razón de ser y aliento viíalizador del nuevo Estado. De ahí mi propósito de llamar la atención de los ¿lectores sóbrenlos libros fundamentales en relación con el Movimiento. Y es natural que empiece por el. primero en el tiempo: por el Discurso a ¿as Juventudes de España, de Ramiro Ledesma Ramos, dotado de incuestionable valor precursivo. Grande y Libre y Por la Patria, el Pan y la Justicia la publicación de nuevas revistas y folletos, y 1 sobre todo, mucha. propaganda, mucha acción... En una tregua, hacia la primavera de 1935 redactó Ramiro Ledesima Ramos el libró que da ocasión a estas, consideraciones, y evocación sumaria de antecedentes: Discurso a las Juventudes de- España; que reeditado, en plena guerra ya, por la Delegación Nacional de Prensa y. Propaganda de F. É. T. y de las J. O. N. S. alcanza la tercera edición Reconozcamos que el ensayismo político no cuenta en la España, contetruporánea con grandes robras maestras, EL género floreció, por modo patente, con ocasión del. desastre colonial, pero la literatura, lejos de reducirse a, instrumento de expresión, absorbió lo principal, que era lo político, esto es la interpretación de nuestra historia y la previsión del pprvenir, en punto a las cues 7- tiones de Gobierno que- España había, de afrontar. Posteriormente, la República, ni aun nizo literatura, prodigando venenosas. Con el libro de Ledesma, cualquiera. que fue, se su repercusión por el momento, vuelve a regir un género que cuenta con ejecutoria muy. procer. Cómo, que data de- Quevedo, de Saavedra Fajardo, de Guevara... El mejor modo de continuar una tradiciones renovarla. En. política, sobretodo; ello es. obvio, porque es donde más se nota el estancamiento. Pero también en? literatura: Iós embalses del lenguajé son terriblemente malsanos. Ledesma trata temas del día, en dilatada proyección- -desde un poco de, nostalgia, hasta un mucho de vaticinio- con vibración enteramente actual, utilizando un lenguaje que arrastra un. inequívoco fondo clásico, pero que es, airee todo, fluido, sonoro, diáfano, con ímpetu de c o r r i e n t e q u e a v a n z a s e g u r a p o r e l c a u ce q u e le m a r c a n l a s i d e a s te literario, yo me creería en el caso dí puntualizar algunos- comentarios, sobre- -e ¡fenómeno de impregnación marxista que, en tesis general, hubo dé definir Somban, y qué, en, cierta manera acusa- su presencia en este sugestivo libró. Bien se advierte 1 en la prosa, de Ledé s- ma la disciplina dé sus estudios- filosóficos y matemáticos; prosa directa, precisaj des- nada, enteriza, que cala hondo- y gusta do fórmulas, compendiosas y- precisas. Pero a la vez se descubre un fuerte nervio, de sscritor, y de escritor español- La. ciencia no tiene patria, pero los. científicos, sí dijo Pasteuf. Y Ledesma, a la vez que C dená las partes de su discurso con el rigo: posible yUas sirve con palabras exactas. caldea el conjunto con su entrañable satigre de patriota, herido por el dardo que los más sensibles de las últimas generacio- nes han llevado en su corazón: por lo menos, desde Unamuno hacia acá. En el Discurso a las Juventudes- de És- paña, se ofrecen en germen cónmovede; muchas dé las ideas que cuajaron luego cr, las doctrinas llevadas por José; Antonio a su magnífica plenitud y realizadas por l Caudillo... Mucha sangre ha costado. Le desma no ahorró la suya: Y resulta paté- tico registrar el augurio en sus escritos. Mejor dicho: algo que vale más que el au- gurio: la oblación. No quiero ser d é l o s que hurten lo más ligero de su rostro- -escribe. Ledesma- -a la etapa histórica en que ahora mismo penetra nuestra patria española No hurtó el rostro, nó. Lo dio impávido a la Muerte, en una Cárcel de Madrid, cuando caían las, hojas del memorable otoño de IS 56, v en látierra remoyipla por la pugna desigual, se empapaban en sangre de héroes y r de mártires. M. FERNANDEZ ALMAGRÓ: Otros libros Cuestiones médico quirúrgicas de guerra Ramiro Ledesma Ramos- -nacido en tierras de Zamora- en 1004- -fue. a no dudarlo, 1 e los primeros- españoles que se impacientar. on, y justamente, el. primero en tantear una solución á los. problemas planteados, enteramente, distinta. -Y; ni siquiera, esperó. a que los pasos iniciales dé la República denunciasen su extravió. Fue lo bastante clarividente i para anticiparse a toda experien cía, aparte de que ya erau suficientes los datos ofrecidos por la palmaria y dramática crisis nacional, para presentir cuálas pudieran y debieran, ser los remedios: hasta descubrir raíces de genuina salvación, con las que no darían derechas ni izquierdas, en sus superficiales, cuando no torcidas ex p praciones. Y en marzo dé 1.931, lanzó Ramiro Ledesma Ramos, con su revista Xa Conquista del Estado, no precisamente un ¡ay, de dolor, sino un grito de afirmación. Vino luego todo lo demás: lo presentido por algunos, lo que ya van sabiendo todos: ¡a fundación de las Juntas de Ofensiva Na. ciónal- Sindicarista, fórmula llamada a ulteriores desarrollos, en virtud de) os cuales la clase obrera, quedará incorporada a la empresa histórica que es propia; del Estado. y encuadrada en forma. armónica y superatoria que evite radicalmente la lucha de clases; la revaloración del yugo y las fie- días de los Reyes Católicos; el lanzamiento, ya en contacto con elementos afines, de las primeras consignas España Una, Bl pensamiento que informa el Discurro a las Juventudes, de España se cifra en dos ideas íundamentales -la de nación y patria como empresa histórica y cqmo. garantía de existencia de todos. los españoles y la de justicia social, cqt b garantía del pan y del bienestar económico de todo un pueblo Se desarrollan estos- dos motivosa. lo. largo de toda la obra, que es certera en la revisión del pasado y en el acopio de razones para ganar, por unos 11 otros procedimientos, el porvenir, trenzándose l o dogmático. y lo crítico en. tan justos acor- des como- los conseguidos; e: v otros aspectos de la cabal síntesis que realiza este metódico discurso: lo espiritual y lo econó- mico, lo nacional y lo internacional, í o estratégico y ¡o. táctico... Son de. singular interés los; capítulos que, respectivamente aluden á tos problemas dé la juventud na- cional y a la uniformación de las masas. Y s. i en esta, sección cupiese, la glosa, ideológica, -con preferencia al rj. uicio meramen- El Cuartel general de Cuerpo de Ejército de Galicia há edirtado en un volumen diversos trabajos facultativos, referentes a. Cuestiones médico- quirúrgicas de guerra, debidos a los doctores; Alslna. Baltar, Girohí 1 y Puente Castro de, Santiago; Barcia Goyanes, ílermida, ParriHa y Sierra, de Ja Cpruña; Eguía Gáray, de León; García Díaz y López Cótarelo, de í ráedo, Vy íZorn lia, de Orense. La documentada obra- está jdedicadja h glorioso general Aranda. Las párasitosis intestinales en el I ¡Cuerpo de Ejército por Fidei Fernández Martínez Así, se titula un documentado ío ueto pu blicado por a revista Actualidad Míáica, de. Granada, del cual es autor D. Fidel Fernández Martínez, jefe del equipo de aparato digestivo creado por el alto ínand; para las necesidades del I I I Cuerpo de Ejército. Sobr- e la materia de que trata, la obra contiene datos, di sumo interés p ra los pro- fesíoriales de la Medicina... a Gaeeíiiías Lihroríi- fr E. DATÓ, -Es ooiili BaV Saluda a todos sus; elientes j amigos. ¡ARRIBA ES PA ÑA! i V Í V A F RA freo! Se ha puesto a la. yeát a en Madrid, pn morosamente editado, el libro de Juan Ignacio Luca de Tena, A Madrid, 682, escenas de guerra y amor. -v- Ilustraciones en color, de. Kémer. Diez pes- etas en todas las librerías.