Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 fo AMO XXXIV. NÜMEBG 10.984. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓNSERRANO, 61. TELEFONO 51710. APARTADO DE CORREOS NUM. 43 de 193 B SUSCRiPCiOíM. Madrid: im mes, 3,50 pesetas. Provincias! tren meses, 12. América y Portugal: tres meseSj 1 50. Extranjero: tres meseSj 30 ptas. ÓRGANO DE UNION REPUBUCANA Número suelfOf 15 céntimos EL SEGUNDO ANIVERSARIO DE N U E S T R A GUERRA I D E M T E D E L A v R E P U B L l G A ESPAÑOLA, 4 U E L A Z A Ñ A PRONUNCIA UN TRANSCENDISCURSÓ EN. EL O U E E X P O N E Y LA SITUACIÓN DE NUESTRA PATRIA AL O AÑO DE LA LUCHA CONTRA ÉLI V SION FASCISTA iempre En xJ Ayuntamiento de B a r- ¡sseguirán afirmar verdadesf que son y Eifír. dola. s. Hemos d. U r, utiáo entre todos: unos celona raciocinio, otros por excepción. Lo que E l i PUEBIX BAROEIíONES A O I J A M A ATJ S E S O S AZAÑx A SU PASO P O R LAS CÁLICES Barcelona 18, 0,30 m a d r u g a d a L a onmemoFación m á s solemne del s e g u n d é aniversario del levantamiento militar h a o. eistido en, Í 3l anunciado discurso del jefe del E s t a d o don Manuel Asaña Díaz. E l acto tuvo lugar en el. Ayuntamiento de Bar elona, donde se reunieron represen. taciones del Cuerpo diplomático y de la democracia española. Asistió el Gobierno en pleno, asu como el de la Generalidad, un crecido núm e r o de diputados del P a r l a m e n t o de la República y del! de. Ja G- eneralidad, rcp -esentaciones del Ejército: y otras m u c h a s personalidades. Desde su residencia oficial IIeg- 5 el señor Azaña a Barcelona, a med a t a r d e siendo ovacionado p o r el público a ét ¡paso por las calles, cuando se, dirigía al Ayuntamiento. E n la escalinata principal del edificio fué recibido el Presidente de la República por el Ayuntamiento, de Barcelona en pleno. La p r e s e n c i a del señor Azaña en el salón de lesiones fué acogida por las personalida- les allí reunidap con m u e s t r a s de adhesión. i l A B L O I N C I J U S O P A R A LOS QVE KO Q U I E U E H O I B- I i O Q U E S E L E S 1 ICE C a d a vez r u e ob Gob einoo de la Re) ui blica, lian esti n d o (onienif nt- ii me dirigiera al pa -jej- Q d ¿f o el lefc del K. rado- lo ie 1 t h) no ¿o u i i i úe vista impc ondj dcji u i n 1 H ocupaciones m i UIDOÍ 1 a cis y a i c alie m e incamij n d ii -ií obi actos capitalc de ru tiO n) cuii con firiTiado en i i r- íi o- itemiKéntes. A p e s a r d e C I L o lUi pa- i d s t i a j i a ÍJÍ ÍJ -J ÍC I s S x iio C itá. disid i d a cií dos OFas tícüjíiií afíab poi la líisoa fuego. Bojirle Iii ii VíW p l í- m i i o a n española q u e se tii iisti i JK U- HIJO CU el fMÍ- allí h a y i m á oluníAíj QMÍ eiiiía cii caeiila H a M o p a r a todo Ui 3 n- o p ua los o quieren oír I qi i Se fc 8 ISM ifober stíicto isaceiio s 7. No m e cue la 1 r- l ajo (i it A (on mt deb e r todo lo conti. 10 M e tbo d (du- s años, ssuando todos l u í) cn m i t i- h a n con senti ado, no vo i t o n v r iii me en lo que aiunea lie sido I icu nbe It bi r o s dirigir la guCi? i Giman v hnui c iésíos según l u e n e s dr ÍH pi 1 ii) S puesto a d ob e pon i on e l a g u e r r a de Jo el TI U LO d i La líae me eorrespond por obligación, he preferido aue Mediterráneo y la política occidental que propugnó, entonces en R o m a y en Berlín por se hubiese creído, se hubiese dicho que im- nuestra República era un régimen de la p o r t a es tener razón y saber después di- mejor perfección estatal. Cua, ndo sentarnos fundirla; porque sería triste cc. sa que te- la realidad de esta intervención no fuinios niendo rasón pareciese corno, si la hubié- creídos. Be creyó que eran tra bajos, m a n e semos perdido a fuerza de palabi- as locas jos de la República. Yo mismo, en Julio o y hechos irresponsables. A: la larga, la ver- agosto tile 10 ¿I8, lo dije; i; or lo visto, se ere dad y la justicia se a b r e n paso. 1 ero es yó tamlíiJén r no lo b a M a adscrito a los sernecesario qus salg an a la luz, rPspa, ídadaG vicios tie pi o, pas antl i de la Ilépi iblira. Los por u n a responsabilidad. Desde mi puesto, Gobiernos de la- República íian hé procurado que todos lo h a g a n así. Eli ilespjiés a tod s líartes pruebas del hecho, derecho de enjuiciar públicamente la labor í íe fwej? on recit) í 5, as cou i oservadí! ÍIÍ S GOIIdel gobernante subsiste, a p e s a r d e ia- gue- fianiía o con sluiiiaíía cas. i tímkla. l ro lioy rra, oscepto p a r a las ópei- aciones militares, nadio pKCfle ponerlo esi duda. como es, lógico. Cóii esta crítica es como se H a sif! o que los propios íí. s; reí? oconstituye y sé f o r m a u n a opinión. 151 ejer- res coiifi, eseíi sii agresión y ía t o m e n como citai esta critica compete a todos. E s obli- ii5o neíi? ij cíe casnMo. ¿Qné h a n liecíio a n t e gación difícil de cumplir, lo sé. P e r o es t a n esta situación los Goljiernós, lc la Mepúnecesaria p a r a la vida del, país como es Mica? el Valor p a r a lós, combatientes, p a r a la sa- H a n iílo con su cIerct. iio a las instltalud, de lá República. S n esta tarea de con- eiones t; rcH. ici. a 3 p a r a el rnaateiiimiento le seguir lo que en m. i opinión conviene al! a legalidad intei nacioiial. Aunque n o comliaís, no h é regateado n u n c a mi concurso, p a r t í a p o r coiMploto la cloet 5, ina E s p a ñ a í ampóco hoy. Los que están a c o s t u m b r a- isaMa t o m a d o en serio los ílnes d e lá Sodos a escucharme, saben que n u n c a digo cieclad d e Naciones. España, h a b í a a c e p cosa, contraria a lo que pienso. Sentadas tado l a s í, u, nitaelone; g qne allí se p o n í a n a estas advertencias, voy a llam. ar vuestra lina, o b r a d e conjunto p a r a s u m a r s e a wna atención obré hechos que todos Conocéis política general ele paz. acerca dé las fases diferentes del problema E n servicio tic esta colaboracióís, E s p a español. Sa se s u m ó a las í 9 a aciones se a c o r d ó impones. a Italia por sa invasión d e E t i o ESPAS- A HABÍA TOMABO EJ S E R I O pía, A! íiceptarlas, E s p a ñ a se s u m a b a a LOS F I N E S B F L A- S O C I E D A I D E N A- ios poilCFOsos, y cuaiido fs. E. casaí on a q u e llas sanejoncs, E s p a a a apareció como TÍC, í 02 E De t Kl T í -Ix q e lií o) be -i i tinta, caída, con el costado descubierto a or I i cif- e -i- H, f s j ip) icipiij. i j la laiisíuln, -al rencor. (Muy bien. d íini i eatsaío u ap nl tTien e, t o- LAS RlílLACIONES I N T E R N A C I O N A L E S mo i 1 ir ric- o í Lole u k orJ- i i t c- ESTÁN REÍJIUAS PO, Tl I E 1 ES I. NM 1 T 1. i t o i f- o C- jbi no i f o ha ido JC TAB LKÍ- Reí ál) t -f cnLon m Í J- IO España, lo mismo con I t Monarqu. ía, que V, en t u a i l o i P i c i LO -e i -scub el e -en la Repúblicti, se h a mantenido fiel al pecto del problema i a lou il t e acu- equilibrio del Mediterráneo, basada en! a saba poique oíTO JC -ic iiO -eu op n m- hegemonía de I n g l a t e r r a y en la seguricipalmeníe A raan a e J t a a c u u a n cor dad de las comunicaciones de F r a n c i a con h o m b r e s v mifei a en apo o de los o su Imperio de África. Esta colaboración aLiicaban A la Re -publ i i D to, ¿i c i nut nuestra era obligada por nuestra situación Poi m) i i t) i n o por una ói dr geográfica. Retirarla, hubiex a sido gravíciu idi 1 0 Í; c I Kn eí fondo, a l simo; tal h a sido el crimen de la R e p ú Efjtado al IMA- O na c, ii o 1 s moo w poco í blica. cuál -ea l 4 ii en poh o de i p i m 5 Cuando los de líspaña i en e d n j í ino (n nut o ui. e- I a exponer sus Gobiernosquerellas a n t e í a s r ó n quejas quien to i n t e í n i t i o i (to ri h b í (mo procedía, todag las y reclamaciones fracapie íta 1o a ei- vi T i i l e i c- d (lia t en e l! saron. P a r a rechazarlas se mantuvo la t s- I ¡PUEBLO DE MADRID! EL SOCORRO ROJO INTERNACIONAL T E HABITARA ESTA NOCHE. A L A. S DIEZ, DESDE EL MICRÓFONO D E UNTO RADIO ijNO DEJES DE- ESCUCHAR LA VOZ DE LA SOLIBARIDADII