Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Madrid, IB de mayo de 1938 Madrid: un mes, 3,5 b pesetas. Provincias: tres meses, 12. América y Portugal: tres meses, 12,50. Extranjero: tres meses, 30- pías. A Ñ O XXXIV. NUMERO 10.950. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 61. TELEFON O 51710, APARTADO DE CORREOS NUM. 43 ÓRGANO DE UN ON REPUBLICANA Número suelto, 15 céntimos EL ARMISTICIO IMPOSI- LA POLÍTICA DE MÍSTER CHAMBERLAIN EN BLE Y LA AFIRMACIÓN GINEBRA, EN INGLATERRA Y EN EL IMPERIO DE LA FAZ La, doctrina política- de- mfeter Charaberlain- -en su modalidad A su Segada, á Giaebra, prorrarteió el miha culminado durante la última, reunión de- Ginebra. Dos dteeursos pronunció lord nistro ele Sitado do la República, unas paHalifax ante el Consejo de la Sociedad de Naciones; dos discursos JÜQ íondo; quereJSIJWIS íenniíiaxiíes: I esado para ¿ieíenáer mos decir, porque ambos estaban prevf mente preparados para servir como decla 1 s oar. sa del pueblo español- -cáijo- -ante el j- ac; ón banca do una poliíic- a: la respuetta, al ministro de Estado de la República I i de la opinión píiblic mtintiia española, y la expcíe. úii del punto de vista in its sobre el problema de Abisinia. IJOS do 5- -us mú. ul buscarle otras mqtwaeiQnes- -revionden a una. xiisma coneerción ilcvln o c na nadie isa siJSo iííto aáo para y a un m smo propósito: el que sirve de eje a toda la política exterior de la Gran. esnpens? conversaciones- o negociaciones reUro tafia, tal come la practica su actual primer minirtro; obtener el apaciguamiento ferentes a la conelnsión cíe rail ar. nKtíoio en en eI Meditenunco- -panto neurálgico en la aecual situaci 5 n políticomilit r inglesa- Ja ÍT: c 3i a so se está áesarrolíanfio en ISs- t- rbí. r, v r. do a, Italia de la mílitejcia alemana para ap- íoximar Iloma a Londres. Así 15.1 a. a HopíiKíca ospafíoJa IÍO lucha COJI- se expilca que durante las últimas conversoionps anglofrances s les problemas- de tra un grnpo e generales rebol des, que orden militar planteados por xiiíster Ohambcrlain- -los que demandan movimientos? de previsión y defensa- -correspondan en su totalidod a preocupaciones relacional aoe tiempo han siáo ya T Kic tíos. 3 Ja Ke- das con la asxe ividad. germánica on el DaniiMo, en la frontera francoalomana, en púSIica española incíía para, deleiwlftrsc Bélgica y liasta en Holanda, mientras para nada aludió a los riesgos que se acusan contra la agresión de T oüa y Alemania, y por las frenteras del sur de Francia y por las rutas imperial- es y coloniales francoinslesas. Tuvo que ser la. delegación francesa quien, las pusiese sobre te. mesa de la no pncds haber araiistíeio HÍ Taediatión Conferencia. posible entre un pueblo iiKfcpeiídieiile y No puede precisarse aún si míst er Chamberlam supo medir o no todos las conorgaHoso do su indppeadeneia y ssis inva? secuencias políticas que para él y para el partido conservador inglés podían deri oies. Exiíiérsaase bien ie cna Tez phra tovarse de su actitud, cuando abolió los procedimientos intermedios preconizados por das: la Kopú lica espaaola resistirá liasía míster Edén, que venían a ser, en el fondo, tina manera de conjugar la prudencia y la fuerza, de tal manera, que el ejercicio de la primera no obsta. au. Hzas el empleo el fin, es decir, Iiasia la victoria. de la segunda- a su tiempo y en su medida. Es decir, cuando abolió una manera de Cualüjuiei- a eoEtspreaáerá jae estas palapolítica con categoría de clásica en la continuidad del Foreing Office. ¿Ejemplo? teas- -renya sigiüScacSón no es diíícil tletorjulio de 1014. í Posiblemente no supo medir las consecuencias todas. Porque confió demasiado iniaar- -íienem su intención, van dirigidas: a en su poder de captac. ón o porque rró en su manera d apreciar la. realidad poim bJan- eo y respoEáen a m concreto prolítica mpriesa de e te mismo momento. El caso os que míster Cbamberlain se enpósito. So están fiestiaaáas, naturalmente, cuentra boy- -no le d tan lu ar para la duda los recientes resultados- electorales a- los a Eíiíascisías- espaSoIes... 3 Síi- la España y las react. o- r. es que en toda Inglaterra se producen contra su política- ¡ante este republicana todos sabemos a (iaó atenernos dilema: justificar el cambio djj ramio en la política exterior de Inglaterra, es decir, tabre este partjc- aíar. ToSos conocemos el romper el eje Bci- lín- Roma, liquidar los problemas del Mediterráneo- -en los que ízít m. o pensamiento del Gobieriíp a este e? ta incrustada la invasión de España- -reforzando la posición inglesa (todo ello- antes de qae se haga necesario recurrir el ctoralipente a la crñnión pública de. Inrespecto: lacha Iias i, la victoria. Todos co- glaterra, necesidad de fatal urgencia) o perecer como tal gobernante, arrastrand iiocei 3io s taxnbián, ¿adestró propio pensa- en su caída grpnde zonas del conservadurismo bmánieo. Por eso So empecina en su taixa Ce e p t a r a Koma. Por eso ha pronunciado lord Halifas sus- dos discursos miento íütiTJo: Ice 2i a hasta la victoria. Pero 110 basta- con que lo sepamos nosotros. de Ginebra, i; ísic! ameiite orientados hacia esa firalidad. Hasta ahora casi no es apreoiaWe lo que ha consí uido míster Cbaaiberlain: que 33 uecesario ijae lo sepa toco el nasudo. la estación de radio de! Ba. ri haya cesado, por el momento de lanzar sus truenos La guerra es siempre suceso indeseable, anubmánicos. Es cierto que el eje Berlín- Roma ¿o ru- eda sobre grasa, Bero las frictesribie áesojador ea todas sus consocuen- ciones son d origen italo- jermánrco, no anffloitaliano. 3 a cambio, ha logrado algo nue en e íios días proocupa en Inglaterra: la discrepancia de Nu va Zelanda en táas. IIZSL lo sabemos bien los antifascistas e caso de España, ¡uo acaba de maniiesiarse en Ginebra. Por ahí anda lo Que más esrañoles! 5 hay por Europa c uieu no qníe- conmueve a los ingleses: la unidad del Imperio. T ante Iiecbo semejante, ia. frialT re la guerra. Pero ¿es QHC acaso la querejno 5; dad y la firmeza del primer ministro no sirven para gran cosa. -Jtsüm BE nosotros? ¿Es qae 3 a Jiemos querido? Nos la Iiaeen y la Iiaceajos. Esto es toáo po? AGRADECE SXI MINISSin embargo, los mismos órganos mannaestra par e. Sabeíaos e s s ma: cías dra 3 JHmSlGSAlitO Dffi AXaK IJOS tienen la necesidad de una encuesta sobra máticas, Ce SK dolor, e SÍÍS conseeuoncias 5 la producción aeronáutica, y loa periódi TB- ABAJOS QTJI 3 RJEALÍKO irrepai- aíííCS. Pero hay algo quu ponernos cos de derechas- dan a entender que el moLondres 17. Mi- te? Chamberlain íia di- vimiento de opinión que acarreó la caída y segeiresaics ixmieBáo por encinia e toáo 3 rigido nrfa carta al ministro- dimisionario de Swinter no ha t- jrminado, y que el país esto: IB mcJepenáesicia y la libertas fie Es- del j ire, Swinter, hacaúndoíe confiar su sapaña; el dereciio de los espaaoles a dispo- tisfacción por el espir. tu cívico de que ha querrá tener una prueba concluyante de que el cambio operado en el departamento ner libreiaente (le su destino. ¿Que la gue- dado pruebas al presentar la. dimisión de del Aire- va a traducirse en medidas consu cargo, en la qu e hacía constar que no cretas. rra de España r. necfe prender ¡a mecha en podía explicor j ni defenderse en la Cá- Desde el punto de vista político no conel depóáito ds explosivos que- íimte a ser mará Se l Comunes o sidera la modificación como de excesiva lioy Eai cpa? Cierto. Pero eso tampoco lo El señor Chaniberiain, después de maniimportancia. os! ii lo Jiemos querida los aníiías- festar que reconoce la exactitud de los ar- Por el contrario, el iíews Chronleie y españole Vaso evitar ese rioágo L iy gujnentcs éxpaestos. concluye dándole Jas Daily Herald reproducen las siguientes prracias por los trábalos realizad js en bien palabras del mayor Attlee: Han sido baq e poner íórnilEio a la lucha C i Ei aña. del país. -Fobvo. 2 rajadas las cartas, pero ss coaserva la misUvificnte. y es lo QU qaers; íios nosoiios. O OTRA rasa SON EJf E Í J í 2 J AK. TlAMK 5 r- ma baraja. Lo que nosotros queremos es So la única manera cue eso pL. e ¿c censeTO BEIi AISE ursa baraja nueva. -Rajara Svüico: SaCientío triunfar a la Ktpílblica, Londres 17. Lord Weir, consejero téc- JjOKD a LIFAX. IBA A PARÍS OON I OS net. -asicjifo ¿e Illjcrtacl y tíe paz. lío sería nico del ministerio del Aire ha dimitido. oate la jRepú í. ica españcS. i. iuicil Fafera. Londres 17. EL Bven: ng Standar anun QU 3 SRESIOS T K BARA 3 JSUEVA EA DA sj a ci cai xaa ina SKC. OS peligros ele cia que lord Hal- fax acompañará a. los reyes BIOIíO BTJ MAIOlt A- T i E OT EB fc- ae ra C 2 el r. i.i nflo, piaeücaisSo u; ia r 3 í- Londres 17. La Prensa inglesa acoge, en en su visita oficial a París en los primeros díaá: de junio. -F btsi. tica e agicíióji! i bacleníio el jaego ¿e general, favorablemente la modificación mi 3 o assn KX Aiir ESTA ÍSÍÍESISMO Qtüemes esváa dis ue íos a praeticaila. Y nisterial, y hasta algunos órganos de opoI ondres 17 El isiinictro do Hacienda, tnxabiCn cito tienej guc gratíarJo todos, do sición aprueban a Chamberlam la elección le Kin ey Woofl p? a sustituir a lord fi moa, lia anunciado esta tard. en la Cániaiso. r? iraboiiaolo, en su wiiirao y eu S a S- svinter es. el minisíerlo del. Aire. mara da los Comuiiss aus ol 3 i fiel G ktatcitoiós.