Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 hAáé r fdy 11 de marzo A Ñ O XXXIV. NUMERO 10.871. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 61. TELEFON O 51710. APARTADO DE CORREOS NUM. 43 de 7938 -W S U S C R I P C, l Q S a ÍS Madrid: un mes, 3,50 pesetas. Provincias: tres meses, 12. Amé 3 rica y Portugal: tres meses, 12,50. Extranjero: tres meses, 30 ptas. ÓRGANO DÉ UNIÓN REPUBLICANA Número suelto, 15 céntimos Hemos escrito recientemente sobre la que Kamamos batalla fie l o s p r e s o s Pero no in cníanios entonces agotar el tenia, ni roSenios intentarlo hoy. Conste, por otra parte, que no nos referimos entonces- -ni a ioia- -pl nroWema cíe las ventas clandestinas, a la especulación por tanto, que detei ¡ruñando elevaciones de precios hasta alcanzar cifras astronómicas, opera sobré la irsatis acción Se los consumidores que la s ierra nipone. Crean, desde luego, estas entas- -no siempre tan clandestinas como sp Otee- -un franco ambiente de desmoraTi r e f n PCx o- -reconozcámoslo- -no el más nceesiiido de urgente esclarecimiento y Iiim ie ¿a Tás, mucha más urgencia en la rectificación demandan las aceleradas elevaCíCi s do, precios que en eí comercio aí ie- to, en eí que podríamos llamar oficial, so pi od icen cada día. Cualquier observador CdliC o puede haíier advertido, en electo, COJ. -O a a mismo artículo- -uno cualou c a, a I i liftre elección del consumidor- -al f a en eos días su valor, hasta duplicailo r ueHKs veces en el transcurso de una 9 L 31 i 6O ¡ié quiere decir esto? ¿Cuál es el o cn ue semejante oscilación, con ritmo ascendiente siempre, y por cuyo influjo quejan so repasadas las posibilidades adqu tí as delmayor ntimero de consumido es? 1 aeáen, por ejemplo, vestirse y calzíu e l a los madrileños? ¿Qué perspecti a 5; ero ic iti éaa ante sí misinos cuando en les estail imientos comerciales se les desp de con esta advertencia, que ya se ha l. éelio clt s cá y hasta casi sacramental: Lo Que no se compre boy, porque parece caro, a ¿n 1 J estará mañana muclio más Queremos leíerirnos, concretamente, a un caso ele desigualdad manifiesta que en la economía española ha tomado ya pleno esíado. una clase especial de productores lleva en él la peor parte: aquellos cuya actividad se centra en los productos hasta aliora calificados como de primera necesidad, sometidos, á tasa oficial, por tanto. ¿Es jasto que el productor de artículos aliniñnticiús, casi siempre trabajador del cani. I o, halle su. p supuesto. desnivelado hasta el agotamiento, lo halle agotado incluso sin que cubra SHS necesidades, porque está sometklo a tasa el valor de su producción, zizlriitras lioie e injnstifieadamente se ele a el de aquellos artículos manufacturados que necesita y no pioduee? Claro está que no hacemos de fiscales contra la tasa oficial, absolutamente necesaria. Pero sí tenémo 3 que hacerlo contra su unilateral aplicación. Y conste que el juicio aplicable a esta cíase de productores lo mismo cuenta para el ciudadano, productor taaiXéu a su modo, cuyo jornal o sueldo ronda el límite medio anterior a la guerra. Declamo 1 recientemente que Binchas Ibalaiías íorznan el caerpo de nuestra lucha. Y una de ellas, la de los precios, venimos pordiéiiflola con reiterada insistencia. Pero- venimos perdiéndolaj ¿quiénes? ¿Los consumidores solamente? Xios consumidores la pierden hoy. Esto es innegable, Pero ¿acaso no están perdiéndola también quienes, convencidos de su posibilidad y de sus superioridades sobre el pasado, quieren crear una economía nueva, sobre nuevas bases sustentada y con nuevas normas a seguir? Sinceramente, quisiéramos ver situado este hecho entre las preocupaciones máximas de Quienes pueden y deben defender los pres tlgios cióla nueva eeongwtf NUEVOS ASPECTOS DE E X A M E N D E LA C R I S I S F R A N C E S A LA BATALLA DE LOS Ha dimitido el Gobierno francés. Crisis política esperada, ésta que ahora sí produce. Ha nacido de una negativa- a de los partidos socialista y. comunista- conceder las autorizaciones solicitadas por M. Chautemps para ordenar, por déei- e i PRECIOS tos de Gobierno, problemas económicos relacionados con la defensa de Francia. El. ritmo de los gastos militares franceses- -acaba de decir el jefe del G- obierno dimitido- -ha pasado deM. SOO millones de francos a 3.200 millones. Para atender a está carga presupuestaria tía de lanzarse un empréstito especial. Pero la operación re. quiere una obra de saneamiento económico que no está desligada de otra, calificada por el propio. M. Chautemps, como- de apaciguamiento social. Para eso demandaba el Gobierno dimitido las autorizaciones no concadidas: Pero no concedidas, ¿por qué? ¿Por no. cpñsiiierar as útiles y necesarias los partidos socialista y comunista? Oficialmente han declarado eluno y el otro que sólo les parecía inadecuada tal con cesión a un Gobier: nó: el. ¡q. ue no formaban parte todos los partidos inscritos en el Frente Popular. T asi. ha surgido- la crisis. Con una lealtad inatacable se ha produ ¡cido, pues, M. Chautemps. -No, sé ha probado que le faltasen votos en el Parlamento- dada la especial característica del problema planteado, para obtener las autoriza ciones. Casi puede asegurarse que los tenía. Pero no hubiesen sido votos del Érente Popular. Esta circunstancia da un tono especialísimo al curso de la crisis, y hasta. a su posible. -solución. Y otra yierie. a completarla: el hecho de que sea, M. X eóri Blum encargado de formar él nuevo Gobierno, y anuncie su propósito, de lograrlo. Porque el: Frente- Popular ha quedado a salvo, gracias a la actitud de M. Chautemps. Y porque, es propósito de M. B- lum- -expuesto ya durante el trámite de la pa ¡sádá crisis- -llegar a. la formación dé un Gobierno en el que participen todas las fuerzas 7 republicanas frarieesas- inequívocamente adscritas al rumbo político señalado pór las elecciones, áe 1936. Las impresiones ptJlíticas dominantes ayer en París, atribuyen a la crisis otros significa- dos- que completan, y. amplían, al mismo tiempo, su alcance. Antes de dimitir, dijo M Chautemps en el Parlamento: En medio de una Europa en armas, hay que- demostraSíque Francia desea aumentar sus energías y su potencia. Y aún añadió: Es un honor para el Gobierno haber elevado ai máximo las fuerzas -del JEJjércitoj pero ello nO basta para la, fuerza de Francia. Hace falta ia unión fie los franceses. T- en torno a. estas palabras giran las impresiones dominantes de que hablamos. Se trata, concretamente, de fortalecer la posición francesa en el orden de su política exterior, creando órganos de Gobierno que, por su amplitud y cohesión, afronten, sin titubeo las duras y peligrosas jomadas que se avecinan. Es tema éste sobre el. que nos dará ocasión para volver el trámite de la crisis a cuyo desarrollo asistí- íDEi mente la palabra y sube a la tribuna. Díscursi? dé Chautemps en la Cámara Hace apenas cuatro días- -comienza V. i. París 10. A las diez de la mañana deciendo: -que el Gobierno pedía a estav A. s mclara abierta la sesión de la Cámara el pre- blea dos votaciones de confianza, difíciles, sidente, señor Herriot. Hay en los escaños y tanto la Cámara como el Senado me coii 400. diputados. Chautemps pide inmediatace- dieron una confianza unánime; pero ¡se han producido obscuridades que exigen aclaraciones completas; ciertos problemas plantean cuestiones delicadas, No tengo LA CARICATURA DEL DÍA orgullo y pensaba marcharme sin hacer. ruido; pero después de celebrar algunas conversaciones con diversas personas, he pensado que lo constitucional, era presentar a la Cámara, y por ella al país, dichas aclaraciones, tanto más necesarias, cuanto que han circulado rumores catastróficos que presentan al Gobierno como arrojado por los acontecimientos. El Tesoro no tiene dificultades inmediatas, los vencimientos están asegurados por varios miles de millones adelantados. ¿Puede dudar alguien que la emisión de 3.000 millones, o el íem- prestito de la defensa nacional no serán ampliamente cubiertos? ¿Cuestión de cambios? No más que antes, los cambios se han. mantenido estables hasta los tres últimos días. El Gobierno puede hacer frente fácilmente a la oscilación de los cambios de estos últimos días. El problema que le preocupa no es nuevo. No es posible continuar pidiendo prestado 38 ó 40.000 millones cada año, aumentando la deuda en 2.000 millo: nes de intereses. Ha sido creada la Caja autónoma, y si el empréstito de la Caja no queda asegurado, ello constituiría una- lerrotá anteí- el extranjero. En. un solo- trimestre herctos emitido cuatro empréstitos. El ritmo de los gastos militares ha pasado fie 1: 800 millones a 3.200. No he pensado servirme del Poder más que en interés del país. He oído hablar de un Gobierno Thórez y Reynaud, ¡Oh la no intervención... y la belide un Gobierno de Frente. Popular o do un gerancia! ¡Oh los sentimentales 1 Gobierno de Salud Pública. Hacer circular