Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS DOS MILAGROS Aniversario de Id 14. a Brigada Internaciona seado. Éste es el reverso del milagro español: es el milagro del mundo, la hermosa solidaridad. Uno y otro serán pronto argumento de loa modernos cuentos de hadas. Todos esto? hombres, que oyeron los primeros este aviso- que acudieron en seguida a la llamada, han celebrado el aniversario de su entrada en combate por la libertad de España y del mundo. En los actos que celebraron con este motivo hemos oído la palabra camarada con un acento distinto: camara- ada, alargando un poco la a dicen estos h e r m a n o s del mundbr- -no extrawjer rois; y uno aspira, un aire cálido de fraternidad, de esa, admirable hermandad que, á través de las pintu- El (24 de diciembre de 1936, la, di Brigada Internacional marchaba por, primera vez ai frente. Esto acaecía en Montoro. Se ha pasado un año. Un año de luchas, un año 1 de pruebas, un año: de victorias. Un año, durante 1 cual ha llevada bien alta. la. bandera- de la Libertad del pueblo español y del mundo entero. POr esté acontecimiento histórico, y admirable a la. vez, os invitamos a. conmemorar con- nosotros el día. 24. de diciembre. Así decía, la invitación circulada por- Gabriel Hubert y IfranOo is Vittori, comandante y comisario de 1 a 14. a Brigada, La Mar- sellesá. La, Marsellesa, el himno de todas las tempestades y de todas las auroras, acompaña, idealmente, el desfile de recuerdos. 17 de julio de 1936. El taconazo de Franco, que tiene un. eco en los citárteles- de toda España, resuena también- -y éste es un gran mila- gro de. iiuestrá época- -en todo el mundo. Cuando 1 18, el 19, el 20 de julio, los diarios de las más diversas lenguas destacan la noticia del movimiento militar español, se enciende en millares de almas una luz, una esperanza de liberación, Al- mas para quienes las ideas de libertad y de una mejor distribución de los goces vi tales son el único estimulante, y que vegetan, entristecidas, enjauladas, en una vida monótona, encuentran en esa información un magnífico e inesperado clarinazo dé ¡A las armas! Era la posibilidad de combatir, de desperezar de un Jargp letargo. Los vencidos de Austria, de Alemania, de China, de Italia, los buscadores de un mundomejor de todos los países, tuvieron esos días la revelación de tiue. ya tenían trabaJo. En los más diversos y apartados rincones del mundo, el taconazo fuerte ccm que Franco hizo oír su; orden én los cuar. teles dé España, tuvo también la eficacia d, e un: aviso de- ras, adivina uno en el cristianismo de los i primeros tiempos. Estos hombres- admirables desfilan perfectamente, con un aire de niños que han tomado muy en serio el juego de los soldados. T hablan con una convicción honda, fuerte, de la que contagian, a su auditorio. Luigi Gallo, Dumont, Callonge, y tantos otros, hablaron de España, del pueblo- español, de la Libertad. Por extraña paradoja, estos internacionales luchan y hablan por la defensa de la libertad de España, de la. nación y del pueblo españoles, y cuentan sus victorias como victorias de España, mientras que los aliados dé los rebeldes, nacionalistas exacerbados, exaltan sus triunfos como sple- ndida vittoriá italiana o como éxitos de la concepción histórica y biológica del tercer Réich. No és paradoja, aunque lo parezca: el nacionalismo- por naturaleza, es el enemigo natural de las otras naciones. Antonio JDORTA (Fotos V. M.