Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ante la guerra del fascismo confra España Palabras del Presidente de la República española IV X Yí clf TO p o r sí SO! Í -as ¿n üeuú ATtííSií- muía hubic- v o Vnos- cuantos sermones cotiit ¿i i Vr ttlo l i a d a ms ¡lucio i U idas 1 i. ii! ¡IÍ Claro! I ¿is- derechas cerriles sostienen lVf su ex iPvaJe- los pupilo 1- r s p t ñ o l e s P B f h i i le Ttoio- -co- nhiten i! of ateos i i j n eo ilfc Dios- in i tü. i i) t j d e la p it i las i ifliotmi oris fa e o ns y los vni i ¡j 5 c a n t a Hstus p m eni. an ir desn i i u i r i opmi n ú uu el i, continuiíi J i i n 1 ontt i i i j i s las jü. xs! a- sn religión y a HÍÍ 3 ios. iarupeeo ios terraeruía BÍ Jos írapHa- sus ps íYih S ios, so! sala ían sublevado por su cuvnui y r. ies; TMí X es- s i l n h a esas canias el a. woyo cíe los 3? ÍJ 1 UÜ ros, íjííscties sí 4- fíiísrn la obligct- i lóti jwrarta cíe esíjir fon l a licpúblM a. van la d e nw; e rtri ¡i. con el p u e S ya- os i vesponSíi biliílaíl u i a a e n d d e sta guerra do iiivasión, de maque tlit- ectís u la independencia íle KsoaiUi. Í Vale la siena, reforKar las palabras anteriores con datos como éstos: Má- s de v into mis olí cíales y de OÍ h 1 cientos generales eucont. 5 6 en servicio el nuevo rí- simen al caer la mtinarquía. No 5 e les lestituyó. IMo 1 UH Í 5, razón para hitcc- rh? No v u c n (leValencia. Apertura del Parlamento de la Bepúblioo, El jefe del Gobjerno eir ti ue los hubiere doctor Necfrín, lee ia declaración ministerial. tratado en foi- ma 5 nfligíia la Administrahordas xnarxlstas disolventes los monsción- iHibHvan. a. Podían retirarse ciuiones t r u a s del Frente Popular los cien mil así lo ilesearen, con toiíos los honores derusos que pelean en Hspaña Ijido. s a su raoiro, con Sus crucen pensioiiai Cien mil rosos- No los he visto en Bardas. (ion KUS sueldos cojnx lí tott. celona, -ni en Valencia. ni en Madrid, ni Ocho rail so separaron voluntariamente en ninguno de los frentes que he podido vial ilet fflo de i Oo úurno. Los demás jura. sitar. Al general Miaja i presunto por 1- IMI ¡ifin íiad ti la Jicpúbliea. ¡I ues de unos y otros, incluyendo todas las. graduaciones, rueños- i; i ¡us mil permanecieron leales eu FÍOS deniá volvieron las a r m a s del 3.93 í F p u b l o contra e! pueblo, deseosos de asistir i la parada rmliUu cjruí íes drtría el po d r con trido lo viejo, tarconiido y antihistóri -ii iU- la JSspaña medieval. PinnUado el problema hasta ese, punto e podría suponei- -públicamente lo manifestó e! señ r Azaña. en Taleiuña, hace a l gún tiempo- 1 ftí Pn las tilas rebeldes hay inuclios ofuscados por pasión política, por üliedienciu mal entendida, p o r el í m p a ñ e rismo llevadíj a extremos abusivos y perI civ, cuando la. relíelión ¡isrierxde al píano- internacional: cuando llegan a España coTitins entes armados de otros países: cuando ya 110 se trata de u n a Jucha entro e sX? añi e, s, síí u qi. p la i. epúVíl: H? a. esin- en presencia de una invasión extranjera; -cuando lo que penara TÍO es soiamente el régimen política sino! n. inrlepeiuiencia nac ¡onxai, me tniesta tr ¡il ajo cree! decía C U i líSUívlla. oous 3 Ón el IVo- siííOTííej- que tvnt, i e üiilitiii cs rebeldes no haya umelios ÍI i icnes h S repugne y íes hsH roi ieo sei- (lejiacuoiiteSi no contra las inslin- iiciones veiiaWit íHüis; í- ontra Kspafía, contra la csí riHíi Tivss de su propia putrla X agi egal a el e contra- u n Oonieruo JH será Ic íiniií? peí sí pu Hle ser iiítturai. IJO iuc es antinatural, io t (ue es nwuslninso os J acliiuti Ja ju Uísión, Jiaecr Jlave ilc 1 re ¡eMíij, parji abrir la puerta del lerritm io le Ja XNtU in ¡i Jt h jéi citoñ oxti uji r s. ellos, después rl e haber leído las declaraciones trascendentales del cabecilla. Franco en periódicos del extelrior, diciendo que s u s aviadores bombardean Madrid por humanidad. ¡Para- conseguir que los rusos, únicos defensores de la capital, permitiesen- la evacuación de laa mujeres y de Jos niños madrileños, prisioneros de m i s de oien mil soldados moscovitas Sonrió ante semejante afirmación e! invicto general Miaja. -Corno ha sonreído a h o ra el Presidente Azaña. Usted mismo puede comprobarlo -fue en ambos casos la respuesta- Y ¡o he comprobado; ¡jíspaüoles, españoles en todas partes, a quienes la, falacia de los traidores iniiere discutir hasta el mérito de. luchar heroicamente por la libertad de España! Miles de h o m bres que ofrecen sus servicios con fervoroso entusiasmo, que todavía no han podido utilizarse, que están esperando turno p a r a que se les llame a filas. iSTo, no hay rusos ni contingentes extranjeros de importancia en el territorio leal al Gobierno legítimo de España, Pequeños grupos de voluntarios, sí, de distintas nacionalidades, que se pierden en la gran masa ds combatientes españoles y IUG h a n venido por su cuenta y riesgo a tomar las a r m a s contra el fascismo. Algunos técnicos también indispensables, desde luego, por la defección- de los militares. Y nada más, p o r mucho que digan tos facciosos. ¿Pues no dieron la noticia de que el P r e sidente Azaña habla salido pai a ¡Colombia? ¿Y no informaron, poco después, de su petición de asilo a la Argentina y del acorazado que lo estuvo esperando en Valencia? También dijeron por radio- -agrega el señor Azaña, comentando esa campaña escandalosa- -que yo jne he vuelto loco, y que con camisa de fuerza me tienen encerrado en un manicomio. Da pena que se hablen. -y escriban estas cosas, cuando se trata de valores respetables que defienden- la independencia de su patria. Cuando lo ünico cierto son los crímenes y Jos destrozos causados por pelotones regulares de invasores extranjeros. Cuando veo y escucho al Presidente españo escritor, pensador, intelectual de amplia cultura. Cuando gobiernan a España estadistas civilizados, políticos demócratas y liberales, en pugna alguna vez con la impaciencia de los que desearíamos que fructificase rápidamente la doctrina sc- ciaUsta, SA EX 35 UK desale del nuevo Ejército de la República. Foto Ruiz.