Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Gigantesca ñqnm de Lenin. en la gloríela de Bilbao. En e! teatro de la Zarzuela. El general Miaja, el teniente coroíiel Ortega y el comisario Antón, hablan, en un entreacto, con María Teresa León, directora de la compañía. Una escena de La tragedia optimista (Fotos M. Homenaje al Ejército. La tragedia optimista en la Zarzuela, vista y oída en un silencio ávido por millares de combatientes, es un motivo fuerte para seguir creyendo en el teatro, en su razón de existencia y de persistencia Los actores y autores del teatro español y los actores de la dramática hora actual de España, deben ir a ver y a oír- -pues es una fiesta de los ojos y de los oídos- La trag cdia optimista Allí, nuestros hombres de teatro y nuestros soldados y los antifascistas todos, pondrán en claro sus ideas confusas sobre la revolución del teatro y sobre la revolución de la sociedad; aprenderán en esa obra- -en alguna de cuyas escenas habla su lenguaje el silencio, un silencio por donde se pasea el recuerdo del teatro de Sófocles- -que una cosa es la revolución y otra, muy distinta, a veces antagónica, los revolucio narios En La tragedia optimista no hay coro. Pero en la Zarzuela lo tenia anteayer: eran los millares de combatientes, presididos por el general Miaja, que veían en el escenario- -como en un espejo- -reflejada su vida, las acciones que acababan de realizar o las que les esperaban al salir del teatro. El escenario de la obra puede ser, índistintamenté, el de la Zarzuela, o cualquiera de los frentes en donde nuestros soldados lucha- n Por una España renovada.