Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 8 D E S E P T I E M B R E D E 1937, EDICIÓN D E UA MAÑANA. PAG. 5. TRINCHERA DEL MUNDO SENTIDO HISTÓRICO D E LA REPUBI Por Fernando VALERA mente una tendencia política, posea como fuerza ideológica revolucionaria una, actitud y una doctrina, a la vez filosófica, política y social. Ante los problemas de la conciencia, del poder y de la riqueza, el republicanismo es una actitud que pretenda transformar en un mismo empuje revolucionario la situación del hombre ante la Iglesia, el Estado y la Economía. Hay quienes no quieren conf oxmarse que la República de los republicanos eatSí situada en la línea histórica libertaria. Echan mano del diccionario, y leen: Libertario, el que defiende la libertad absoluta y ahí creen encontrar mi deslÍR. y mi desviación de la ruta republicana, qu s siempre he seguido. Olvidan, empero, qn no soy yo el primer republicano que añritta el sentido absoluto de la libertad. Ochenta años antes había escrito Pi y Margall, tm. stü obra La reacción y la revolución La, libertad en sí, es absoluta. (Cap. I) Merced a los progresos de la ciencia, hey laidea de la libertad es absoluta. (Capífcti lo rV) Si mi libertad no es, por ta- ntsj más que mi soberanía en ejercicio, nu- Iibertad no, puede ser condicional; es ab- soluta. 1 (Cap. VII) Y podría entresacar cien veces la misma afirmación de las obras del maestro. Absoluto no quiere decir ilimitado, ni itv- r finito, ni exento de toda norma o ley. -Es absoluto lo que puede existir y ser concebido por sí mismo, y relativo, lo qü á existe o ha de ser concebido con rcfefeíHcia a otra cosa. Así, las ideas de paáre -e hijo, creador y criatura, gobernante y gobernado, son relativas, porque no puedendarse las unas sin las otras. La idea, t! libertad és relativa o condicionada P M S los autoritarios que consideran la lilsértad como una concesión otorga- da por él CEstado al hombre, y es absoluta, para- lo libertarios, que ia consideran como esencia del hombre, anterior a toda ley y basé racional de todo derecho. ÍRTIÍJ El centralismo cree que los hombres! y los pueblos tienen libertades porque la a u toridad se las concede. El federalismo, a- ñriria que los hombres y los pueblos son l i bres y que de la organización de sus liBfer- tádes surgen la nación y el Estado que con legitimidad la representa; por eso v Fi y Margall nos enseñó, de una vez para siempre, esta doctrina: Nuestro princi- pió es la soberanía absoluta del individuo; nuestro objeto final, la destrucción absoluta del Poder y su substitución por el contrato; nuestro medio, la descentralización y movilización continua de los psásres existentes. Y- no sería extraño que demostráramos un día que en esa línea de pensamiento acompañaron a Pi y Margiall todos r íás grandes maestros del socialismo, deisiKsí Saint Simón a Carlos Marx, pasands Proudhon, que todos ellos se orientan? hacia el polo de la Libertas, aunqu í ¿i schos de sus discípulos lo ignoren. j 5 SFOP e berse aprendido de memoria, BUS S ü t f fr ñas, sin advertir el sentido histérica es lo verdaderamente fundamental f B 3 ts T j, tantivo del pensamiento revclueionari La guerra en las familias. ¿Las La República, en lo político, está en la divergencias ideológicas de un línea histórica de la Libertad. sino que Claro es que no lo digo ahora, matrimonio pueden constituir mo- lo vengo proclamando desde que, muchacho todavía, comprendí la importancia del tivo legal de divorcio? sentimiento üe la libertad como polo magnético e la Historia. d Recientemente se ha fallado una demanTiempo entre varios da de divorcio, planteada contra su ex dul- amigos unatrás redactábamos que extracto documento, ce y ex tierno esposo, por una joven y ex- los siguientes párrafos: del traordinariamente inteligente y bella, dama La revolución republicana recoge toda aristocrática. La razón aducida oficialmenla trayectoria, liberal de nuestro siglo XIX, te por la esposa ha sido incompatibilidad la enraiza al libertarismo endémico de Esde caracteres- La razón verdadera, incom- paña y la concreta en tres aspiraciones fundamentales: Repú bliea federal, ¡sociepatibilidad ideológica: política. Y, por tandad laica, liberación económica. Todo lo to, diferenciación profunda del concepto de cual se resume en una palabra: Libertad. la vida. Pública y privada. Sentidos con La sociedad europea lia nacido d. e un trapuestos sobre lo que debe ser y como debe largo ciclo histórico que comienza con las de ser la organización de Za sociedad. Y, por conmociones religiosas y filosóficas del Retanto, de la familia. Conciencias en pugna. nacimiento y la Reforma, discurre a través Creenc as dispares. Perfecto antagonismo. de las. revoluciones políticas, y culmina en la lucha social de nuestro siglo. Disconformidad esencial en lo que es lo más Pi y Margall y Castelar escribieron befundamental, presente o futuro, en un matrimonio la educación y la orientación de los llísimas paginas explicando este devenir de la Historia moderna. Había cristalizado la hijos. sociedad cristiana en una estructura secular, cuyos pilares eran la Iglesia, la. Mo ¿Cabe mayor motivo de divorcio? Pues narquía, el Feudo. La idea fundamental la ley no lo señala como tal. La incompatibilidad de caracteres no suele ser, en su que inspiraba esa, arquitectura era la Autoridad. El mundo prerrevolucionai- io era, fondo, cuestión distinta que Mía auténtica pues, una estructura autoritaria. La Igleincompatibilidad temperamental. Problema sia, concreción de la autoridad dogmátide alcoba. De convivencia en la máxima inca sobre la conciencia; la Monarquía y la timidad. No de bien llevarse, hombre y munobleza, de la autoridad política sobre el jer, en siis otros tratos cotidianos, aunque pueblo; el Feudo (la propiedad privada de los instrumentos de producción y cambio en éstos tenga un permanente y constanes una mera metamorfosis de la economía te reflejo. feudal) de la autoridad económica sobre La, mujer que habla a voces, que grita el trabajo. a su marido con sobrada frecuencia, no es La civilización liberal comenzó por romporque esté mal educada, que también pueper revolucionariamente los estamentos aude y sítele estarlo, sino porque está sexualtoritarios del pasado. Bien puede afirmarmente insatisfecha. Hambre de Eros, que se que desde el siglo XVI inclusive la Humanidad en general, y singularmente Euno puede saciarse con la permanencia más ropa, se encuentran en un ciclo revolucioo menos larga en una cola. Cuestión de ranario tan lento y fatigoso en su desarrollo zonamiento, que no puede organizar la, Co- como el que comenzó con el nacimiento de misión de Abastos- ¡Loados sean los dio- la idea cristiana y culminó al cabo de cinses! ¡Y alabado sea, Príapo! co siglos en la ruina del Imperio Romano. Al rojo blanco ha puesto la guerra las El Renacimiento, la Reforma y la Fidivergencias ideológicas entre nuestra gen- losofía concluyeron por derrumbar 5 a autoridad dogmática de la Iglesia, consiguiente española- Y ha trocado en infiernos no do la emancipación de la conciencia. La pocos hogares, antes más o menos paradiRevolución derribó la autoridad política de síacos. monarcas y nobles, afianzando la soberaLa tendencia derechista suele ser sustennía del pueblo y las garantías individuales, tada por la mujer. Su general falta de pre- esto es, la emancipación del ciudadano. La economía, en fin, está todavía asaltando paración cultural, su hogareño aislamiento, los reductos del feudalismo y del capitalissu natural esclavitud al sexo y a sus inmediatas consecuencias- -los hijos- su an- mo, con el designio de procurar la. emancipación de los trabajadores. cestral cerrilidad, su consubstancial egoísfrustraron por mo, que no es generosidad ni sacrificio más Mas en España se las revoluciones unas Ú que paradlos suyos, mediatos e inmediatos, ibaotras causas todasEuropa, hasta el que experimentando exla hacen lógicamente reaccionaria. Y por tremo de que en las dos ultimas sublevacioincomprensión, por una degradación mennes militares, todavía el sentido autoritatal- fascista, en las horas actuales. Sin que rio de la civilización antigua pugna por sotenga, naturalmente, la menor idea de lo meter España a la tiranía tricéfala de mique es el Estado corporativo, el Estado to- litares, clérigos y terratenientes, es decir, talitario. Y ya que no tienen cabeza, de- a las castas en que degeneraron los antigües estamentos absolutistas. bían procurar hacérselas con el corazón- Y li Ko es, que el repupensar, simplemente, que el fascismo es la blicanismo de extrañar, pues, de ser meraespañol, en vez guerra... Por general norma, cuando no se trata de un arrivista, de un trepada, o de los que tienen una profesión parasitaria, el hombre Pero no están con los moros, porque allí es de izquierdas o con las izquierdas simque luchar, que espatisa. Y de aquí viene el que muchas me- hay cínicos- -perfectos jugarse la vida. Yser tos señoritos- -suelen sas de casas madrileñas se tornen a la hora tan conservadores de del vaniar en cawpos de Ag rimánte One malrotadores de las su propia piel, cerno no sé por qué suelen las familias españolas peor- es enemigos queajenas. No tenemos los indecisos y los plantear durante la comida- -que debiera ondulantes Y. no hacerse siempre gratamente- -todos los te- ros- -han establecido pocos- -hombres entecon sus hembras que mas más enojosos y desagradables. no piensan como ellos, sino contra ellos, Algunos maridos, ale unos padres y heruna perfecta línea divisoria. Y su razón manos, por no ampliar la ya bastante am- es también perfecta. Yacer con mujer fas plia zona de guerra, transigen, toleran o cista, para aquel que sienta la causa de Esse hacen los desentendidos ante el iascispaña, es tan peligroso, como dormirse al toicismo de sus esposas- ¡y tan espo- lado de un moro, alemán o italiano, en sas de sus hijas, de sus hermanas. trinchera enetniga. Otros- -hombres ¡rapos- -se han dejado convencer por ellas, y se han pasado al moro. -I. VAN- -PE 5 ÍALB E 1 ERCI T D E L P U E Unas manifestaciones de Cío ¡iaríp Mera El comandante Mera nos envía unas cúár tillas que consideramos muy pertinentes, por su contenido- en pro de la desaparición. de todo partidismo, tanto eptre el Ejército como, en la retaguardia y de la unión de, todos: Hoy constituye para nií un motivo l de orgullo, franco y decidido, pertenecer a csts Ejército del pueblo, que tantos laureles lia. sabido conquistar para nuestro campo. JéalA