Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN AÑO DE GUERRA CIVIL EN ESPAÑA (Viene de la última página, tonces un pequeño oficial subalterno, obscuro y sin porvenir. Aprovecho la ocasión qué se le presentaba y partió para Marruecos, desde luego, con el grado de capitán. Los acontecimientos debían pronto favorecerle de una manera extraordinaria. En esta época Había en Madrid. un ayudante de campo del rey, el general Silvestre, hombre de valor, pero sin ninguna cultura, compañero de juergas de don Alfonso. Fue recompensado con el puesto de conmandante militar de ¿Telilla. En Otras dos estampas de la tragedia africana, que sirvió para que, a cambio de muchos miles de baias de hijos del pueblo, ascendieran rápidamente los militares que ahora, una vez más, han traicionado a su Patria. 1912, el rey se sirvió de Silvestre partí avivar la guerra en Marruecos, con vistas a conquistar la población de Alhucemas y d e s a r r o l l a r para su provecho Ta explotación de las riquezas del subsuelo africano. El Parlamento era hostil a esta aventura. Puesto al corriente de los proyectos reales el vizconde de Eza, ministro de la Guerra, miembro del partido conservador, respondió: Ni un hombre, ni una peseta. El rey pasó por encima. Silvestre reunió todos los hombres de que disponía y marchó sobre Alhucemas. El momento habla sido muy mal escogido, sin tener en cuenta, además, que era verano y muchos soldados estaban con permiso. Silvestre, tan nial táctico como buen cortesano, no tenía preparada ninguna reserva. Los marroquíes le batieron en Annual y le persiguieron hasta Melilla. Para reparar el desastre hubo necesidad de llamar al Tercio, que estaba estacionado en la otra zona del Marruecos español. Esta tropa de choque pudo reconquistar el terreno perdido. De golpe, he ahí a Franco nombrado coronel. tución. Era- en 1924, y Primo de Jtivera dictador. Los oficiales de África, amigos de Berenguer, reprochaban duramente a. Primo de Rivera el haber tolerado est. ¡t. condena. El dictador come ió, sin embargo, la imprudencia de ir a Melilla y asistir a in banquete. Al disponerse Primo a pronunciar su discurso, el coronel Franco dio un puñetazo sobre la mesa, lo que le impidió hablar, comprendiendo que deseaba que Berenguer fuera indultado. Punían preparado un avión para llevarse a Primo de Rivera y encerrarlo en una guarnición del interior si se hubiera ncgailn. Pero el dictador comprendió que las rusas podían echarse a perder y transían 1 Poco después, Berenguer era amnistiado... y Franco nombrado general. Tenía treinta y cinco años. El juramento de Franco A los pocos meses de esto, los cámara das de promoción del joven general decidieron ofrecerle un banquete en el Alcázar de Toledo. Le regalaron en está ocasión una espléndida espada. Era la copia de la espada del coronel Mor. dragón, jefe del Tercio de Flandes bajo Felipe 15. El arma era enorme. Franco la cogió con lasdos manos, jurando no emplearla sino para defender España y que no la envaina ría hasta haber devuelto a su país la grandeza, de antaño... Franco amenaza a Primo de Rivera El traidor Franco, comandante del Tercio, udonde iué llevado por Millón Astray, que tampoco quería perder la oportunidad de hacer una brillante cañera en África. Por loa mismos tiempos el alto comisario de Marruecos era el general Berenguer. Aunque Silvestre y el rey eran los responsables directos del desastre de Annual, la acusación recayó sobre Berenguer. El proceso duró tres años y el Tribunal Supremo le condenó, por negligencia, a la desti- Francis SILVART