Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Madrid, trinchera de! mundo UN CRIADERO DE HÉROES En aquel atardetVr de otoño, el enemigo hacía un fuego endiablado. Las balas silbaban a millares sobre nuestras cabezas. Parecía que las ametralladoras eran de funcionamiento eléctrico, y que sus cinitas eran cintas sin fin. Al enemigo le presionaban nuestras fuerzas por los dos flancos, y no tenía más solución que retirarse. Antes de hacerlo había de intentar ipor todos los medios romper el frente por centro, donde 1 nosotros estábamos parapetados en. románticas trincheras, construidas con nuestra mejor intención que acierto técnico. En unas, aún tumbados, dejábamos descubierto una parte del cuerpo- -tendrían sus cincuenta centímetros de profundidad- y otras, una altura de ¡paredón de más de dos metros. Estaban hechas al buen tuntún, y lo más notablemente pintoresco es que no tenían más comunicación con las otras. Para mayor absurdo estaban trazadas en línea recta, y en cuanto desde alguna casa próxima nos enfilaba una máquina la cabeza de í parapeto caíamos den tro del mismo lugar que por un encantador optimismo llamábamos atrincherado. ¡Q u é extraordinario c o n traste con las trincheras que hoy poseemos, construidas por el magnífico capitán Jurado- -el igran fortificador- -y que nos hacen casi invulnerables a los ataques de 3 a extranjera coalición fascista! Al sureste de nuestra trinchera, y a una distancia no mayor de veinte metros, cruza una vereda aprendiz de camino de herradura. Cuando el fuego enemigo era más El ciato y limpio cernedor de intenso pasó por ella españoles debe saber Clase de matemáticas elementales. Nuestros bravos enlaces, que en loa frentes dan lecciones de valor, saben aprender, en su relativa tefsguatdla, muehes cosas que los perfeccionan en su profesión de mecánicos. los de como ahito que; lleva 1 diablo un motorista, Las llantas do las túcelas de su máquina parecían no tocar til suelo. Las ametralladoras enemigas bordaron la ruta de muerte ciue seguía nuestro enlace. Nuestros corazones se paralizaron. Fueron unos segundos motorizados. Al londo. uso leyenda que iodos les auténticos de terrible, de espanmemoria: Muestra mejor arma es el Frente Popular. tosa angustia. Cuando por fin lo vimos cu brirse al lograr enfilar tina calle cuyas casas eran nuestras respiramos a ipleno pul inón, con el ansia de, quien ha estado a ¡punto de, asfixiarse en un mirla y se encuentra tpor fin a salvo, en la superficie, Y no ful este el caso de un día, de una hora, de tín momento. Era y son los casos ¡le todos los momentos, de todas a horas, de todos los días. ¡Nuestros servicios de enlaces! ¡Magnífica escuela de valor, donde el heroísmo adquiere su máxima exaltación! Escuela de valor. Y de organización, Y de eficiencia guerrera. Y ejemplo administrativo. Acompañado del comandante Roche y del teniente Martín, recorro este amplio cuartel e los motorizados, que es una minúscula ciudad perfecta: Escuela, Bar. Cantina. Bibliotecav Hemeroteca, Carpintería. Sastrería. Zapatera. Guarnicionería. Salón de dibujo. Fotografía, Peluquería. Un teatrito. Y algo del máximo interés; un amplio refugio salvaiyuardadftr. de bombardeos aéreos, con siet j sáiíidas, y calculado para soportar ataques de. bombas de trescientos cincuenta kilogramos. Una magnífica obra. Unos hombres magitífrcos, que los manda d bravo teniente coronel Amado Granel! ¡Honor, a nuestros enlaces 1 Fígaro no se ha hecho guerrero, pero sirve a loe) guerreros, Este quiere decir que hace y presta un servicio de guerra. Ya esfá bien. No- se la puede pedir más, (Fotos V, M. I VAN PEÑALBA