Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La enseñanza de dos revoluciones- dos y guerras contrarrevolucionarias (VJt iK le la página 12. la Rusa y en la Española: la guerra contrarrevolucionaria que en los tres casos se produce, movida igualmente por mecanismos cuyo resurte de impulsión está lanzado por fuerza? extranjeras a cuyo servicio se ponen pocos o muchos hombres, que han sido infieles a. su Patria por concubinato con intereses propios o extraños. En Francia se trataba de restaurar a los Borbones; como en España. En Rusia, de restituir a los Romanoff en el trono imperial En Francia, en Rusia y en España las guerras contrarrevolucionarias han sido intentos desesperados de regímenes caducos incapaces de resistir con los ojos a. biertos la gran luz proyectada, por un mundo naciente. Pero, al mismo tiempo y en el fondo, como su verdadera sustancia. la, réplica agonizante o vigorosa todavía de intereses ilegítimos cuyas armazones de sustentación- -los pueblos esclavizados- -derrumbábanse al soplo de multitudes fervorosas y liberadas. En Francia. En Rusia. En España. Las viejas monarquías de Europa, asustadas por la liberación de Francia. El capitalismo europeo ante el triunfo integral del marxismo. El fascismo internaeio- nal ante la democracia española. Y siempre, ¡siempre! los privilegios de casta, la fortuna de los capitanes de industria, la egolatría, de los poderosos, dispuestos a todo antes que dejar paso libre al derecho y a la razón, del pueblo. Las minas de carbón de Donbass. objetivo de las ofensivas de i Wrangel. rístieas. Son horas angustiosas las que va viviendo la democracia francesa. Como se dice hoy, estaba formado el cinturón de acero que había, de asfixiar el movimiento liberador, evitándole a, la vieja Europa un contagio que era precisamente injerto rejuvenecedor. Pero ¿estaba realmente asfixiada, la Francia revolucionaria? La gran ilusión de las viejas monarquías levíticas y ca. rcomidas no era más que eso: ilusión. La Francia revolucionaria, derrotada en las fases iniciales de la guerra, tenía ya un Ejército del pueblo, movido por impulsos fervorosos y emocionados, frente a las mesnadas mercenarias de la Alianza. Y las tropas revolucionarias de Jourdan reconquistaron a Bélgica. Y los hombres libres que mandaban Hoche y Pechigru lanzaron a los aliados al otro lado del Rin. Triunfo doble el de la Revolución Francesa, porque los soldados invasores, en derrota, fueron precisamente quienes llevaron por todo el. mundo la emisión liberadora y los principios políticos que daba Francia a los hombres. del Don, haciendo la guerra eonrrarrevi; lucionaria con el apoyo de Alemania, avanzaban por el sur de Rusia. En la primavera de 1010. es Yudenich, dueño ya de Estonia, quien, con apoyo de los ingleses y ayuda, de estonianos y rusos blancos, llega hasta ias puertas de retrogrado. Y el almirante Koltcha. k, que hace la guerra contrarrevolucionaria de los grande. m- opi tarios agrícolas de Rusia, ataca por Siberia y por el Ural. Y luego es DeniKin quien avanza de nuevo por el Sur, mientras Polonia lanza sus Ejércitos sobre ¡a frontera rusa de Occidente, y Wrangel avanza también, desde Crimea, sobre la cuenca del 1) 0 netz. En el mar Negro opera, mientras tanto, la Marina de guerra francesa, Otra vez el cinturón de acero. Guerra contrarrevolucionaria en todos loa frentes. Invasión de la Rusia marxista por el capitalismo extranjero y por rusos traidores a su patria. En un magnífico hotel de la Costa Azul hay un Romanoff que espera la hora del triunfo para hacer su entrada espectacular en el ex Irnperio zarista. Son horas graves y difíciles las qu i vive el pueblo ruso, acosado, ensangrentado, luchando en todos los frentes contra fuerzas preparadas y equipadas por quien lo tiene todo. Todo- -dinero, máquinas, propaganda- -menos algo que es patrimonio en cambio del pueblo ruso: fervor, entusiasmo, capacidad combativa, espíritu, heroísmo. El Ejército del pueblo ruso, alentado y dirigido por Lenin, Stalin, por Vorochilov. por Budieny, derrota, a las trox as de invasión (que también en Rusia, aparecieron triunfantes en las fases iniciales de la guerra) salva a Pe. trogra. do, recupera las tierras invadidas en el liste y en el Sur. Llega, en fin, hasta, las mismas puertas de Varsovia. Hizo más todavía. Transmitir su entusiasmo revolucionario, su ardimiento y su fe a los marinos de la Armada, francesa que operaban en el mar Negro. Subleváronse las dotaciones de los acorazados Frunce Tean H a r f y Voltai re Se propagó el movimiento a otras unidades de guerra. Y fueron estos mismos marinos de Francia, llevados a combatir contra la Rusia revolucionaria, quienes llevaron luego por Europa la lección aprendida en tierra rusa, La enseñanza de Francia. Al comenzar el siglo, en nuestra cuenta de unidad humana, toda Europa, toda la vieja, I- Suropa, monárqiiiea y carcomida, se coaliga contra la Francia revolucionaria. Lamonarquía austríaca, la monarquía prusiana, la monarquía, española, ¡evíticas y militaristas (al fondo, la Iglesia romana) están en guerra con la Revolución Francesa. Abunda en esta guerra la intervención dé los nobles expatriados y de la Banca q ue empieza a ser poderosa (por entonces empiezan a hacer política los hermanos Rotsehild, los mismos que habían de financiar luego las guerras napoleónicas y las guerras antinapoleónicas) Las monarquías salidas de entonces, ios nobles y los banqueros, riñen en Flandes batallas que creen- decisivas contra la, Francia revolucionaria, La revolución es derrotada en, las fases iniciales de la, guerra. Los prlisíanos entran en Maguncia. Los españoles invaden el Rosellón. Hay más tarde una guerra de la Vendée. que es el alzamiento de nobles militares y clérigos contra la libertad del pueblo. La invasión tiene trágicas earacte- La enseñanza de Rusia. Y otra ve. ü Europa, la Europa, capitalista (lanzadores de empréstitos, iütlustriales de guex ra, trusts xuitrolíferofs que explotaban la riqueza del Caucase) volvió a estar coaligada cuando se cerraba el siglo. Había triunfado en Rusia la revolución marxista, precisamente cua: i3o la Gran Guerra- -la, gran matanza organizada por el capitalismo internacional- -Í O, liquidaba en Versalles. Y ya era sin- omá. tico que ahora estuviesen de acuerdo los enemigos de ayer- -Inglaterra, Francia- Alemania, -en hacer la guerra de U contra ¡rrevolución. En el verano de 191,8, los cosacos del general Krasnov, que operaban en a región Y, ahora, España... ¿Y España... La Historia, se repite en nuestro suelo. Es la misma. Idénticos los tonos de agresión. Idéntica la. postura del agredido. Idéntico el desarrollo del acontecimiento. Van a ser idénticas también sus consecuencias. Fuerza extranjeras de invasión. españoles traidores a su patria, que creen tenerJo todo, ¡todo! irienos lo que solamente tiene el pueblo alzado en armas para, la defensa de. su patria, de su vida, y de su lihertad: fervor, entusiasmo, capaeida. d combativa, espíritu, heroísmo. Y máquinas de ííuerra también. Todo lo que necesita para triunfar. Copio triunfó el pueblo francés. Como triunfó el pueblo ruso. Los altos hornos de Zaporoiié. al servicio de la defensa del pueblo. luán DK A ¡i: iRRK