Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B 0. VIERNES 2 S DE MAYO DÉ 1937. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 6; No tiene A B C ningún deseo de entablar polémica cea los estimables cámaradas de la minoría- socialista del Consejo municipal, que han querido informar a la opinión pública del punto de vista qiíe sostiene el Municipio- -la mayoría de ios que componen el Municipio- -en el problema del abastecimiento de Madrid. Si en este comentario discutimos los alegatos que íormulast los compañeros socialistas, es por la necesidad que tenemos fie discutir sobre un texto en pro cíe los acuerdos municipales que, cuanta- niás dialéctica se vicr c en su favor, nos parecen más descabellados como producto de un alegre empirismo. Nosotros reconoceiisos también que el problema del abastecimiento es complejo y de difícil solución, y, por nuestra parte, riamos íetio el margen tle confianza y. hasta. Ei se nos apura mucho, el prudencial de tiempo para organizas. y orientar este problema; ahora, lo que no podemos es soportar en un- ayuno absoluto el paréntesis de la organización, y por eso protestamos airaáos de la primera medida, que so le. ocurrió poner en práctica al Ayuntamiento: prohibir toda importación de víveres a Madrid mientras él estudiaba, ea. sayaba y meditaba. ¡Eso es pesiii demasíado margen de confianza! ¿Tenía el snbstitntiyo preparado ei Consejo municipal? Una vacación en la- comida, niiesitras el estudio do los munícipes dé su fruto, no lo puede soportar sino el alcalde fie Cork metido dentro- ds un fanal. Otra hubiera sido nuestra actitud si el Ayuíitaanient- o tuviera un stock ele víveres a distribuir y luego ensayara sus fórmulas sobra la oíerta y la demanda; pero en ayunas no es admisible el ensayismo, pues siempre íné anterior la fisiología a la economía, sobre to do a la de el condumio planificado o dirigido Sin embargo, el hecho fíe q e se oLeelsre que el Ayuntamiento ao tomó acuerdo definitivo nos satisíaco Elisiamente, pues esto da mareen a que se recíiñquiie el criterio inflexible que se está empleando y que lia convertido en matute Ja entrada de víveres en Madrid. Hace tíos días, trsíaado este mismo problema, escribíamos palabras que la censura nos t eíió, demosíi ssitlo la caiitidad fie vehículos que necesita el Municipio para abastecer Madrid. Este no dispone da ellos y creemos será difícil que pueda adquirirlos en cantidad- necesaria y, en su consecuencia, el acuerdo del Ayuntamiento ríe ser el exclusivo abastecedor Je Madrid ¡o consideramos disparatado, entre otras razones por la apuntada. Hablar ele privilegio en el transporte et oétera, etc. son ganas de emibroHaj las cuestiones, ensayando un sistema muy en boga: el sistema- de la ieíeíea qae suelo privar en jiraclia s tloíerimiKacione- s, pero que so naco insoiíoriable en las cuestiones del alimento. Creemos, a pesar de todo, que ía experiencia de los imevos ediles y el clamor popular hagan pensar a todos en las sabias y prtsáentes palabras que un colega publicaba hace poco: Víveres para Madrid como sea y a! precio que sea. EL ATENEO DE Sobre el problema del abasteci- DR 1 D M E R E C E LA CONTRA LA ALIMENTACIÓN Ayer, enmiento de Madrid un ar- ATENCIÓN DEL GO El Socialista apareció tículo de nuestro buen amigo y cama- rada PLANIFICADA La Vos -el querido colega, de cuyas López y- López, de la minoría socialista del PUNTUALIZANDO Consejo municipal, en el que, enjuiciando el clamor popular disconforme con la fórmula adoptada por éste, hace alusión a la minoría comunista, que yo, como secretario de la misma, y miembro de la Comisión de Abastos, me veo en la precisión, no de polemizar, p ro sí de aclarar ciertos puntos un tanto confusos que del citado artículo se desprenden. Afirma nuestro buen camarada López. y López que la posición contraria a la de la mino- ría comunista no obedece a un capricho de oposición sistemática hacia ella y sí a las realidades inexorables de la. ley de oferta y demanda. Nosotros, marxistas. nos basamos en los hechos reales de la situación en que toda mecánica comercial ha saltado en mil pedazos, ante la acuciante necesidad de una población semisitiada. A estas alturas, querer sostener el- equilibrio de la balanza de la oferta y la demanda es un tanto pueril a la par de trágico. Nosotros, leninistas, con la vista puesta en el triunfo, olvidamos las leyes normales para aplicar las leyes del momento. Necesitamos alimentos, cuantos más- mejor, y el Consejo municipal no está en condiciones de allegar a nuestro heroico Madrid lo que Madrid necesita, siquiera para dos meses... al precio que sea. Las fábricas, los talleres, los periódicos, etc. etc. elementos indispensables para ganar la guerra, lian de estar alimentados y no es, precisamente, el Consejo municipal el que tiene las posibilidades de efectuar este servicio, ya que carees de los elementos de transporte necesarios, amén de otros muchos que, hoy por hoy, son desconocidos en ¡a Casa Consistorial y necesarios al efecto. Se habla mucho y se han esgrimido las polémicas sostenidas en el seno de la Comisión de Abastos, los privilegios que podrían derivarse de la posición sostenida por la minoría comunista, y ello obedece a no haber entendido o no querer entender el alcance de la indicada proposición. Hemos de repetirla una y mil veces para que el pueblo de Madrid sepa a qué atenerse; nos. otros sostenemos que la iniciativa individual en su conjunto, hoy por hoy, tiene más recursos que la oficial, y, tendentes a no menospreciar esa rica colaboración en la traída de víveres a Madrid, queremos que fábricas y taller. es, formando Cooperativas de consumo o comedores colectivos con sus respectivas declaraciones de familias o individuos a sostener, traigan los víveres necesarios para ellas, las que, sometidas al racionamiento y precios marcados por la Comisión de Abastos, nos descarguen en lo posible de esa preocupación de abastecerlas. Queremos también que el pequeño comerciante antifascista, deseoso de continuar su pequeña industria, ponga en juego su valiosa y perspicaz iniciativa, a la par que su posibilidad económica de abastecer a su propia clientela, que, registrada en la Oficina Central de Abastos y declaradas las mercancías introducidas en su tienda, nos ayudaría a resolver tan pavoroso problema. El ensayismo en acción páginas no ha conseguido alejar la querrá incivil que padecemos el fino espíritu madrileño, todo él tierna y alegre ironía, con que está redactado- -se ocupaba anteanoche de la situación económica porque atraviesa el Ateneo de Madrid. Nosotros, que ya hemos pedido para esa institución, tan ligada a la Historia contemporánea española, y, sin embargo, -o mejor dicho, por eso- mismo, tan genuinamente republicana, el apoyo que merece por parte del Gobierno, nos adherimos con todo fervor a la petición de La Vos El Gobierno no. debe olvidar al Ateneo de Madrid, cuya biblioteca habría de sufrir, con la solución de continuidad a que viene condenada, perjuicios difícilmente reparables. Y no sólo por eso; de las pocas instituciones que en este Madrid de los obuses continúan funcionando con. la normalidad posible, una es el Ateneo, cuyos empleados solicitaron que se considerase su función como un servicio de guerra, y cuyo bibliotecario, Bernardo G. de Candatno, no ha abandonado el patronazgo de la docta Casa, que es, además, absolutamente honorífico, y por ello, -mucho más digno de destacarse. Cuando tantos hombres de pluma han sentido, de súbito, un afán incontenible de volar a tierras remotas, teniendo, además, la suerte de encontrar reposo para estas ansias en la jaula dorada de puestos diplomáticos, es justo señalar a Bernardo G. de Candamo, viajante por el Madrid heroico y acribillado de obuses. El Ateneo- -casa del liberalismo- -necesita la atención del Gobierno, y la merece. FRENTEJPOPULAR Una reunión y unos acuerdos Además de resolver diversos asuntos dei trámite, nombramientos de representantes, etc. en su última reunión, el Frente Ponuí lar de Madrid tomó los siguientes acuerdos: Ofrecer ai Ayuntamiento la colaboración de los compañeros que hasta ahora fueron representantes del Frente Popular, en las Delegaciones de distrito de la Comisión provincial de Abastecimientos. Hacer una gestión cerca del Frente Popular de provincias para ver el volumen 1 que podrían alcanzar los víveres que como donativo a Madrid podrían enviar aquéllos y que el Frente Popular entregaría al Consejo municipal, combatientes, etc. Dirigirse a la Redacción de Juventud! Libre manifestando el disgusto del Freni te Popular por haber permitido la publicación de un artículo que, en el mejor de los casos, tiene la interpretación ambigua en el sentido de incitación al asesinato. Contra este acuerdó votaron el partido sindicalista y las Federaciones Locales de Sindicatos Únicos, de Grupos Anarquistas y de Juventudes Libertarias, por entender que el artículo no puede tener esa inter. pretación. Exigir en la censura un mayor rigor en la supresión de ataques a las organizaciones del Frente Popular. Que toda la Prensa pase por la censura y que el Fren- te Popular, de acuerdo con los directores de los periódicos, establezca un sistema de sanciones para los diarios controlados por organizaciones del mismo que incumplan la orden de la censura. Que en la radio se imponga el mismo criterio para evitar ataques al Gobierno y organismos del Frente Popular. Como nuestro propósito no es hacer un artículo periodístico, ni tampoco extendernos en largas consideraciones que robustecen nuestra justa posición, ya que la faena del momento no nos permite distraer mucho tiempo, hemos de decir al pueblo que si nosotros hubiéramos visto la posibilidad de que el Consejo municipal, e días, pudiera haber organizado en condiciones este servicio, no se hubiera hecho la menor objeción; mas, no obstante, y a pesar de ellas, siempre dispuestos a ser una fuerza Se pone en conocimiento de todos los positiva al servicio de la causa del pueblo vendedores, que de acuerdo con las seccioy respetuosos con los acuerdos democrátines de los Sindicatos de la U. G T. y Concamente recaídos en el Consejo municipal, federación Nacional del Trabajo, a partir del 3. de junio, las horas del Mercado se- -y mientras éstos no se modifiquen, pondremos nuestro incondicional esfuerzo para sarán las siguientes: lir lo mejor posible adelante. Para vendedores, ríe seis a diez de la mañana, y de cuatro a siete de la tarde, para el abastecimiento de hospitales y Miliciass G. AI ONSO G Las horas de venta en el mercado central LEA USTED MMAMA