Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tura española no pensó, r í muchn menos, m una guerra que iba a rebasar ¡a curva de los diez meses. Puesta en juego líi fortaleza económica y militar de los dos países representativos del fii. sci. smo europeo, pueblo español, sin técnica militar y sin técnica económica. seg ún ellos, debía quedar aplastado (lo así el nrestiffio Jila potencia italoalemana) en mucho menos tiempo. Y, sin embargo, no sólo no ha sido aplastado, sino que su capacidad combativa es cada día mayor y más perfecta. Están, pues, en entredicho una política ¡a fascista) una técnica militar (la fascista) y una técnica industrial (la de los armamentos fabricados en los países fascistas) Las tres posturas de entradicho no pueden ser más graves pa, ra el prestigio italopermánico y para sus intereses básicos tan bien conocidos. Pero, ¿pueden retroceder a esta altura del conflicto sus aliados externos y extinguirse, por lo tanto, la ayuda que de ellos recibe el fascismo español? Vanios a recordar una peripecia próxima, en el tiempo, en el espacio y en la semejanza, que merece ser bien conocida hoy en España. En el verano de 1917. en plena guerra europea, y como contragolpe a la resistencia qué encontraban las fuerzas inglesas, francesas e italianas, obstinadas en forzar el paso de los Dardanelos, el Ejército griego hizo un desembarco en la ciudad turca de Esmima. Al terminar la guerra, en noviembre de 191 S, allí continuaban todavía y en tales condiciones que las conferencias du la paz no consiguieron liquidar el incidente grecoturco. Pero es justo reconocer que fi- recia no mostró por entonces mayores ambiciones. Sin embargo, a partir de 19 20, la belicosidad de Grecia ganó una temperatura de fiebre. Al puerto de Bsmirna empezaron a ¡legrar cañones, fusiles, tanques y ametralladoras en proporción ingente. Y el Ejército griego se puso en movimiento dispuesto a conquistar íntegramente la Turquía asiática. ¿Qué había ocurrido ¿T e dónde sacaba Oréela aquel material de guerra, abundante, modernísimo y abrumador? ¿Qué fenómeno elevaba su bélica temperatura? T 1 secreto fue descubierto en píeS no Parlamento inglés por el diputado Valter Guinness. El más famoso agrente de la fabricación de armamentos, Basil Zaharof, financiaba aquella guerra. Había aportado 4.000.000 de libras esterlinas al Ejército griego. Y los fusiles, las ametralladoras, los cañones y los tanques producidos en sus fábricas. Así avanzó, arrollador, el Ejército griego por las llanuras y las montañaK de Anatolia. Pero los turcos, mandados por Mustafá Kernal, se defendieron. La masa. mecánica y guerrera puesta por Zaharof a la disposición de Grecia no logró su aplastamiento en el plazo previsto. Brillantemente ocuparon los griegos las ciudades do Afium- Karahissar y Kutaya. Allí se mantuvieron durante un año. El avance se detuvo. La guerra fue alargándose hasta el agotamiento. Pero, de pronto, ocurrió lo inesperado. Los turcos tomaron la ofensiva en el verano de lí) 22. El 26 de agosto atacaron AfiumKarahissar. El general griego Tricupis dio la. orden de retirada, que degeneró rápidamente en una verdadera catástrofe. El 2 de septiembre los turcos capturaron al propio general Tricupis. Ocuparon Esmirna y no c. uedó un solo soldado griego en toda Anatolia. El desastre de Grecia se habla consumado. El rey Constantino perdió el trono. Sus ministros murieron fusilados. ¿Qué habla ocurrido mientras tanto? También se aclaró el secreto del epílogo que tuvo el drama. Basil Zaharof, el financiador. y proveedor óe ¡o- g griegos, animador también de la aventura, encontró puesta en entredicho su capacidad industrial, y, lo que era más grave todavía, puesta en riesgo su capacidad económica (los empréstitos estaban hechos para una victoria fulminante y no para una guerra larga, incierta y de final dudoso) Y Zaharof abandonó a sus aliados en el momento crítico de la guerra. Hizo más: acabó entendiéndose provechosamente con los turcos de Mustafá Kemal. Los negocios son los negocios, como tienen su límite turbio esta clase de turbias alianzas, doctrina, que suele ser fatal y, al mismo tiempo, lección magnifica para ambiciosos aspirantes a conquistadores de pueblos. La actualidad a través de la caricatura EL XXV ANIVERSARIO DE PRAVDA PE MOSCÚ Veinticinco años dedicados a aplastar al fascismo, enemigo de la libertad de los trabajadores. FLECHAS Y PL 0 MAS NEGRAS EN EL NORTE Haciendo el indio. (De El Mercantil Valenciano El eje Berlín- Roma en acción, o Austria en el asador. (De Groene Amsterdam. 5 u, t é ü y i El alemán. ¡Yo kiero cobrar! ¡Yo kiero cobrart dal Gobierno d Aspaña. porque Von Franko no paga! (Nota de! caricaturista. -Como ve ef lector, sólo protesta el alemán, porque los italianos ya han cobrado lo suyo. (De Bagaría, en La Vanguardia Barcelona. A- 7 y íí 1 V V í i- Juan DE AOir -Pero, ¿hay derecho? Alemanes, italianos, moros, portugueses... ¡Qué quiere usted! ¡Es la guerra civil... (De El Nacional Méjico.