Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
dicho en más de una- ocasión, es la guerra de la Libertad. Y ésto no afecta a un solo país. Afecta al mundo. Pero afecta, sobre todo, a Europa. Con sentimientos así, la entrevista con el general Miaja tenía necesariamente que ser emocionante. Pero la duquesa de Atholl y los demás miembros de la delegación parlamentaria se habían comprometido, antes de salir para España, a no hacer declaraciones de tipo político o que pudieran tener carácter de tales. Acaso por ésto- -basta conocer la historia de estas figuras prestigiosas del feminismo inglés- -fuese más emocionante la entrevista. Después de la conversación con el general Miaja de la delegación parlamentaria inglesa, acompañada por el Sr. Simón, representante en París y Londres de la Agencia España, y otras personalidades, recorrió distintos lugares de Madrid. Hospitales, líneas de combate. La guerra está cerca. Su estancia en Madrid tiene un considerable acompañamiento. La artillería facciosa ha estado cañoneando la capital durante todo el día. A pocos pasos del lugar donde fueron invitadas estás distinguidas personalidades británicas a comer hacían explosión frecuentemente las granadas de las baterías facciosas. Hacían explosión y causaban víctimas. Andando por las calles o visitando los hospitales, iludieron adquirir una idea aproximada del carácter de estos bombardeos sin objetivo militar alguno. A ratos, se mostraban asombradas. ¿A dónde tiran? La contestación es fácil. A Madrid, simplemente a Madrid. Más tarde, visitaron al teniente coronel El teniente coronel Ortega enseña las posiciones facciosas a una de las delegadas inglesas durante su visita a los frentes madrileños. (Foto Díaz Casariego. La delegación femenina del Parlamento inglés ha presenciado el éxodo de las pobres mujeres cuyos humildes hogares fueron destruidos por los trimotores fascistas. (Foto Albero y Segovia. ber motivos suficientes para ello. Esta entrevista de la delegación parlamentaria inglesa con el general Miaja tuvo momentos de honda, sincera emoción. Precisamente porque estaba presidida por una noble dama británica, miembro del partido conservador- -el partido dé Mr. Baldwin. y Mr. Edén, el partido gobernante, aun cuando fnaya en él gotas de liberalismo y de laborismo nacionales aportadas por hombres como sir John Sinaon y Ramsay MacDonald- -y ¡persona conocida por sus tendencias pronunciadamente liberales. Guerra de la Libertad. No se descubre ningún secreto poniendo de relieve la simpatía que Ja duquesa de Atholl siente por la causa que defiende el pueblo español en las trincheras. Ha tenido intervenciones en el Parlamento, en la tribuna pública. La guerra de España, ña Otra prueba del ensañamiento con que los facciosos persiguen a la población civil madrileña, y de la que son testigos de mayor excepción las parlamentarias inglesas: este boquete fue abierto por un obús en el hotel Gran Vía, y la metralla destrozó la habitación que ellas abandonaron segundos antes. (Foto Albero y Segovia.