Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE RETAGUARDIA LA TRANSFUSIÓN DE SANGRE El Instituto Hispano Canadiense de Transfusión de Sanare- está prestando a la causa del pueblo extraordinario servicio. Como por medio de la Prensa pide a la población madrileña de vez en cuando la cooperación de donantes para continuar su ininterrumpida labor, acudí a presentarme. El doctor Antonio Culebras, especializado- anteriormente en este servicio en el seno del equipo móvil de San Carlos, me hizo una extracción de varios gramos de sangre y quedó en avisarme, después de que fuera analizada y clasificada en el laboratorio. Pasaron los días, y, algo intranquilo al no ser llamado, temiendo que mi sangre no estuviera en condiciones, volví a visitarle. ¿Por qué no tne llama usted, doctor? ¿Es que estoy enfermo? El doctor no pudo contener te risa. -No se preocupe. No le llamamos porque su sangre no nos sirve; y, sin embargo, no por enferma. Algo intranquilo, insistí: -Pero ¿por qué? T- -La ¡pregunta que Me lia formulado es la que constantemente me hacen todos los que se encuentran en su caso. Voy a contestarle; (pero prométame que lo hará público en su diario y llevará la tranquilidad a muchas- personas no utilizadas. La clasificación en grupos de las sangres para la transfusión está basada en la presencia o ausencia de agiutininas en el suero y de aglutinógeno en di glóbulo rojo. Estás aglutininas y aglutinógenos se denominan por las letras griegas alfa y beta. Con arreglo a esto se hacen cuatro grupos, que le describiré en orden de importancia, siguiendo las clasificaciones de Jansky y Moss, por ser ambas empleadas en este Instituto: la sangre del grupo O (Jansky) o IV (Moss) corresponden al llamado dador universal Posee en su suero agllutininas alfa y beta, pero los glóbulos rojos carecen de aglutinógeno, pudiendo, por tanto, ser inyectados iroipuncmente a cualquier persona, sin riesgo de aglutinación; en cambio, por la presencia en el suero de los dadores universales, de agllutininas alfa y beta, no pueden recibir sangre más que de individuos de su mismo grupo. Es el grupo de los generosos en el amplio sentido de la palabra, ya que pueden daría a todo el mundo y recibida únicamente de una fracción. ¡Este queda el I grupo o AB, el menos imporgrupo se encuentra en la proporción del tante en frecuencia (1 por ¡OO1 de la pobla 43 por IOO, aproximadamente. ción) y de escaso valor en la transfusión Til siguiente grupo es el B o III, con de sangre, ya que estos individuos pueden aglutininas alfa en el suero y aglutinóge- recibir la sangre de todo el mundo (recepno beta en los glóbulos. Las personas de tores universales) y no pueden- darla más este grupo pueden dar su sangre a las del que a los del mismo grupo. El suero caremismo o a l AB (I) Al grupo III pertene- ce de aglutininas y los glóbulos rojos tiece aproximadamente el 10 por ioo de la nen aglutinógenos alfa y beta. Este caso es población. De la misma manera se compor- el suyo precisamente. Puede usted ver- -contan los individuos pertenecientes al gru- tinúa diciendo- -en todo lo que antecede que po A o II, y en ellos el suero contiene con nuestra selección o clasificación de saivaglutininas beta y los glóbulos rojos aglu- gre no pretendemos más que inyectar las tinógenos alfa. Esta sangre se emplea en que posean las mismas aglutininas y aglutilas personas del mismo gru ¡po- o en las del nógenos que las del que las recibe, y evitar grupo I o. AB. El II grupo se halla en la de este modo una carente de aglutinógeno proporción del 40 por 100. Por último, nos en los glóbulos rojos, como es el IV gruipo Extracción de sangre, que, perfectamente conservada en neveras, se lleva a los irenteSi para efectuar las transfusiones en los puestos de socorro. o dador universal, evitando también el funesto fenómeno de la aglutinación intravascular, de consecuencias fatales en la generalidad de los casos. Por esto puede darse perfecta cuenta de que no- hay malas sangres en ¡personas sanas, y sí sangre de mayor o menor utilización según su grupo Son únicamente inutilizables los de Wassenmann positivo (sífilis) o los antiguos palúdicos mal tratados. Prescindimos también de los individuos con venas deficientes- -termina diciendo. Salí a la calle y respiré tranquilo. ¡No estaba enfermo! Y la alegría íntima que sentí la ofrezco a los donantes que no. haii sido utilizados. Así les contesto a la pregunta que han. formulado De izquierda a derecha: una al doctor Culebras: ¿Por qué nb me llama gota de sangre sin aglutinausted, doctor? ción y dos de sangre aglutinada. Fotos Lloir. ar. Luis G. DE MOLINA