Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. -MIÉRCOLES 14 DE ABRIL. DE 1937. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 34. Rusia se encuentra en momentos ele transición. No es aún ocasión adecuada para juzgar el régimen nuevo que brotó de entre los espasmos trágicos que acompañaron a la tumba al último de los zares. Comienza a pasar la inquietud turbulenta de la revolución y a perder amargura y tristeza! a mueca de la violencia con que el pueblo soviético corrigió la injusticia histórica del oprobio imperial ruso. Entre Jas aguas aún alteradas de la honda conmoción moscovita, surge como iris de paz la Democracia. A la dictadura de Jos zares siguió la del proletariado. A la de éste, se lia llamado ya a 3 a Democracia, que reclama su puesto en la forma estable y definitiva del régimen ruso. La corte del imperio cedió su. cartel al Gobierno de una clase. Este llama ya a su sucesión al pueblo ruso, constituido en régimen democrático a base de derechos individuales y políticos de la ciudadanía ligada en tracto de igualdad de derechos. Al comunismo agrario continuó la sucesión de los trabajadores en la tierra de su cultivo en usufructo hereditario similar en sus, características de aplicación a la propiedad concebida como función social, que cada día desvaloriza el suelo como objeto de comercio, para elevar el precio del trabajo que anima y fertiliza. Como en Cataluña, Levante, Andalucía, La Mancha, Aragón y Asturias, Rusia también destruyó templos, cambió su destino, obstaculizó sus cultos y persiguió a sus saeerdotes, aliados del régimen caído, al que vivían adscritos como ia hiedra al tronco. -Nlas la o: a pasó. A su estallido siguió el equilibrio áz una vida colectiva de respeto, libertad de conciencia y culto? La Democracia avanza en el régimen soviético a mayor velocidad que en los textos de sus códigos. Falta por hacer aún lo más. Por eso nos referimos al tránsito vivido hoy. Los rusos tienen aún el cíngulo puesto al cinto, la sangre de i s víctimas de la revolución enrojece todavía el dintel de su zaguán, en cuyo interior í? paz ha pedido plaza en el círculo de la nueva democracia del nuevo régimen. El respeto a los derechos individuales y los avances del régimen democrático encuentran complemento adecuado en la vida federal del Estado, constituido por una confederación de repúblicas ligadas por un pacto de convivencia ciudadana. Los soviets rusos han dejado de ser la 1 dictadura del proletariado para convertirse en la democracia del pueblo que proclama ios derechos del hombre como ley constitucional y el marco de una vida federal que regule la existencia de naciones libres y patrias diversas en la ciudadanía de un mañana próximo. Esa es la lección magnífica que el hecho ruso nos ofrece; más interesante y trascedental aún que la generosa ayuda de su cordial esfuerzo junto al nuestro, puesto al amor de la República democrática española. MANUEL DE IRUJO Ministro sin cartera. Representante en el Gobierno del partido nacionalista vasco.