Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIERC. aüES- -if- DS ASWTÜ VE ffg EClCf H: í) S A MACANA 1. PAG. 33. jió cidá. energ- ía. En el curso de, un año s abrieron 80.000 estaciones para analfabetos. Bl balance de doce meses es simplemente extraordinario: se lia conseguido que tres millones de rusos aprendan a leer y escribir. Fue necesario vencer obstáculos que ha. brían hecho retroceder a cualquiera. Falcaban escuelas; 1? mayoría de los maestros odiaba al nuevo régimen y so o cedía. ante la amenaza de compulsión. Luna. charski ha contado desr- ués la recepción quo le hicieron al encargarse del ministerio de Instrucción pública- -más fría que la nievo que caía sobre Moscú- y cómo su llamamiento al personal pedagógico quedó sin respuesta. Era preciso comenzar como si so tratase de edificar sobre el desierto. Por todas partes arraigada la. ¿mentira. Había que dcsha. cer la falaz educación zarista. Pero lo principal y lo primero era er. scüar al pueblo a leer. -Se organizó la lucha contra el analfabetismo en tciío el frente. Dentro del jSjéreito rojo condujo a rápidos resultados: unas estadísticas oficiales publicadas a mediados de 1323 dan por extirpado el analfabetismo en el Ejército. Los Sindicatos se encargan por su cuenta de combatirlo en sus propias filas; la jornada legal de trabajo prevé, dos horas libres paxa los obreros analfabetos, durante las cuales asistirán a las clases organizadas al efecto en las mismas fábricas. Así apren. dieron a leer y escribir en el curso do dos años un millón de obreros. Hasta 1922 la lucha contra el analfabetismo se prosigue sin desmayo. Pero vienen las malas cosechas primero, luego el hambre, y- aparejadas a ambas calamidades la ruina del Erario público, y el Cojhisariado de Educación se ve obligado a interrumpir su labor cuando la creía mejor encauzada. Apenas vencido el período de hambre y- restablecida- -en lo que cabio. -la normalidad económica con la introducción de ja nueva moneda, el Comísariado óe Edu. cación renueva su campaña. A fines de 1023 publica el Consejo de Comisarios del pueblo un decreto adicional al ya mencionado, fijando corno último plazo para acabar con el analfabetismo en Rusia el décimo aniversario de la revolución (1927) ¡Pero al mismo tiempo Luna. charski ve desatendidas, por fuerza mayor de las circunstancias sus continuas peticiones de dinero. Recientes declaraciones de Lunaeharski en Berlín y París parecen indicar que él no es de los que desesperan. Con sor enorme la tarea de concluir con el analfabetismo y de inculcar a 75 millones do seres humanos los elementos más rudimentarios del conocimiento, el comisario de Educación ha hablado del porvenir en ambas ocasiones en un, tono de confianza, que, a juzgar por las reseñas de los periódicos, no ha dejado de impresionar a auditorios que nada tenían d 3 comunistas. Julio ALVARES BEIi VAYO. La Mueva Rusia 1025. -Los obreros manuales disfrutan gratis de dos semanas do reposo al año, percibiendo íntegro su sueldo y pudiendo permanecer otras don semanas pagando 3 8 rublos; pero el tiempo reglamentario- no es igual para, cada profesión. lín el Instituto ele Trabajo, después de profundas investigaciones, íia fijado fechas según los desgastes físicos. Por ejemplo: los obreros tí el caucho y de pro Huctos químicos reposan dos mesas e igualmente los maestros y lor intelectuales. Voy; extrayendo estos datos, de la conversación. difícil, envuelta en grandes ademanes exaltados por la caii i. En el TÍ. Í 71 cón Rojo su espasmo místico ha llegado al máximo. Su entusiasmo pretende valorastodo detalle como trascendental con el cío- seo, sin duda, Se que nada escape a la Impresión de nuestra, retina. Ante mis preguntas no duda ni un instante. Las ideas muerden el idioma semidescondeido, vulnerando su impenetrabilidad, y, como sea, se explica: -Uno de los fines principales de estas casas de reposo es la ilustración del obrero. Durante su permanencia aquí están obligados a hacer un trabajo cultural, ya indivi- En la misma casa donde vive un amigo dualmente, ya en grupos, sobre temas de ruso que habla español y que me acomsu profesión. Para ello pueden, disponer de paña como traductor, acaba de ocurrir ua una biblioteca circulante de 83.000 volúme- pequeño incidente que aquí carece de, imnes, que sirven tínicamente estas maiportancia, pero que para nosotros la tiene. sons Además, diariamente, en un club esLTn niño, hijo de una familia vecina, llega pecial se dan sesiones de cine instructivo, a la escuela tarde. El Comité de asistencia, ya al aire libre, ya en el interior, según el formado, naturalmente, por otros escolatiempo, y cada dos semanas se presentan res, le pregunta los motivos que ha tenido cuatro o cinco obras por profesionales, apar- para retrasarse, y el chico dice que por la te de las preparadas per los mismos obre- noche llegó su padre a casa con dos o tres ros. No es una, vida quieta, no. En el estado amigos y estuvieron bebiendo y cantando. actual no hay que dormirse. Hay que do- Se despertó varias veces. Luego, por la minar la ciega ignorancia de la gente, na- mañana, tenía sueño, y ha seguido durcida bajo el zarismo. Abrirle los ojos a to- miendo. El Comité nombra, una Comisión, dos los horizontes. Sobre todo lo que res- que va a tratar de la cuestión con el padre pecta ai problema sexual y al. alcoholismo. del niño, no en su casa, sino en el lugar Besdc luego, en el régimen hospitalario hay de trabajo. La Comisión la forman niños una total separación de sexos. En las casas de nueve a once años. Se anuncian coma mijitas. están separados los dormitorios y ilc. 3 de juego. 1; Por, elr bosque- pueden ha- tal Comisión al Comité de fábrica, y el obrero deja el trabajo y sale. cer lo que quieran, pero en la caso, deben guardar una absoluta compostura. Hasta el- -Camarada- -le dice uno de los chicos- extremo de que las visitas se verifican en un El Comité de asistencia de la escuela tiene club especial y jamás en los dormitorios. que plantearte una cuestión grave. VeníaNo tengo por qué decirles que las bebidas mos a tratarla directamente con el Comité están rigurosamente prohibidas. Ahora vede fábrica; pero antes hemos querido esrán ustedes quizá, lo n ¿5 interesante de cucharte a ti. toda ia vivienda: la sala de la lucha antiLe exponen el caso. Le hablan del alcovenérca y antialcohólica. Tenemos un doctor para cada dos casas, encargado de dar holismo, que a él lo convertirá en un imbéconferencias alternas en favor de estas cara- cil, y de los trastornos que dentro de. EU casa produce su conducta. El Comité escopañas. En total, 19 médicos, pues existen 37 chalets por donde pasan 2.000 obre- lar no está dispuesto a tolerar que el caso ros cada quince días. Verán ustedes. se repita, porque es responsable del orden en la escuela. El niño debe asistir puntualUn saloneito no muy grande nos mete en mente a la clase y debe haber dormido lo el polígono do su excepcional interés. Magsuficiente, para encontrarse en estado de níficas reproducciones de miembros deforaprovechar el trabajo. Bl obrero so dismados por la sífilis y blenorragia. Carteles culpa. Los chicos insisten en tratar la cuesexplicativos de ia degeneración alcohólica. tión con el Comité de fábrica, y el obrero Cortes de tejidos catalogados en pequeñas suplica: cajas de cristal. Espeluzna mirar toda aque- -Dejad el asunto tal como está, camalla podredumbre humana. La voz del médico debe cobrar fuerza titánica de dios radas. Yo os prometo seriamente que no volverá a suceder. maldiciente. Los muchachos anuncian que si se repi- -i O reglamentación y previsión, o cote lo denunciarán al Comité de fábrica sin rrupción y acabamiento! ¡Elegid! escucharle. El obrero les agradece que no Nos despedimos a la entrada del jardín, mientras las parejas del acordeón bailan lleven la cuestión adelante e insiste en sus promesas. Los chicos vuelven a la escuela folklóricas danzas de bellos movimientos, y seguimos por las calles del bosque. Mada- y anotan el incidente y su solución para, el me Dmítrievna quiere hacernos visitar otras informe general, que deberán rendir en un casas; pero nosotros desistimos ante la persmomento dado. Para los chicos eso puede pectiva de ver la isla Elaguine, paseo pre- ser y es, de seguro, un juego más. Pero ferido del pueblo actual. son pocos los hombres que toman las cuesLos chalets van sueediéndese a uno- y tiones importantes tan en serio como los otro lado con sus escenas de paz y alegría. chicos toman sus juegos. Quizá en esa acPasamos sobre el Sredniaia Neva, pintado titud y seriedad de sus actuaciones hay de verde por los pinceles de, los juncos, y cierto placer de hacerlo mejor que los medimos el perímetro del islote, frente al mayores La, responsabilidad es aquí el abrazo salobre del Báltico. Parece abando- resorte fundamental de la organización. En nado, y, sin embargo, no hay un rincón, va- todas partes existen los camaradas rescío. En cada íntimo lugar, una pareja arru- ponsables cuyos nombres figuran a la calla sus amores, en franca impudibundez: beza de todas las actuaciones de carácter besos, abrazos, miradas tiernas... social. Así, la vida en toda la Unión SoIndudablemente, el amor ha de seguir viética- -la sexta parte del mundo- -és una por sus eternos, derroteros. No sirven ni maraña tupida de Comités, asambleas, mííra. bas, ni facilidades, ni transformaciones tines, Congresos. Desde el Comité ejecutivo por decreto. Prende como una sutil llama central de, los comisarios del pueblo hasta en la mocha de cs. da corazón, calentando el más modesto koljós de la montaña caua, sus expensas la, caldera del mundo. En casiana. Desde el Comité central del par Las Islas como en cualquier parque de tido hasta la célula y el Comité de fábrigran ciudad, aunque sea el Retiro de Ma- ca. Pero, además, la. actividad y el trabajo drid, con sus guardias moralistas. están saturados de conciencia social y políRegresamos al hotel saltando de isla en tica. El espíritu de esos pequeños escolair, ¡a, dando un largo rodeo. El día tira al res, que hacen sus deberes al mismo mar la última rebanada da sol con chispo- tiempo que el informe sobre la asistenrroteo de cielo y agua. En cada puente, -en- cia, que dibujan un perro en su cuaderno, volviéndonos más apretadamente, el círculo mientras esperan que se seque la tinta de de la noche x róxima. i.i ás estrellas arriba un gráfico sobre las actividades de la esy abajo. El soplo del ocaso peina, con dul- cuela, ese mismo espíritu organizador se zura de madre, las melenas del río. observa en todo. Esa organización avanza un paso cada día para no perderlo ya. En J. uis AMADO BIJAXCO la- vida, soviética no se conoce el lujo ma (De Ocho días en Leningrado 1332. terial. Es decir, cuando lo hay- -que lo hay, efectivamente- es para los niños. P ero- es necesario saber que existe e ir a verlo, por- Alejar de Madrid la población no com- que no está, a la vista. batiente es acercar la hora de la victoria definitiva sobre los invasores cié nuestra patria. Ramón J. SENDERA (De Madrid- Mpícú 1934.