Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EN LA MARTA DE ESPAÑA Los peleteros madrileños dan una nota de alto sentido social convirtiendo su industria de lujo en industria de guerra do el año 35 a una importación de siete millones y medio. El obrero (peletero fue ¡desplazándose de los talleres, donde las bases de trabajo no Je permitían vivir, y Sé refugió en sus ¡domicilios. El año 36 se mejoraron las bases de trabajo, y el obrero comenzó a reintegrarse a los talleres; mas entonces surge la sublevación militar, y esta industria puramente de lujo se ve en el despeñadero, hacia el abismo, y entonces estos hombres se encaran con la realidad, espoleando sus inteligencias, y al abrir la Junta de Compras un concurso para vestir a los milicianos del Ejército del pueblo, triunfa el gusto artístico de estos trabajadores, logrando el encargo de El armiño, por cuya nítida piel se han cometido tantas Infidelidades y tantas locuras, y que simboliza en esta industria el testimonio de su florecimiento mercantil. En el hotellto de la calle Zurbano, domicilio actual de los peleteros colectivizados, se respira un ambiente social tan interesante, que bien puede tomarse como modelo. La nota primera que queremos registrar en esta información es la del tributo de sangre que los compañeros peleteros han rendido a la causa, consignando en su cuadro de honor los nombres de TOSE GÓMEZ, FÉLIX GARCÍA y ANTONIO ACEVEDO, muertos gloriosamente en los frentes de batalla, sacrificados por sus ideales. Es tan grande la proporción de muertos con el número de asociados, que bien puede enorgullecerse de su colaboración a la causa revolucionaria esta simpática colectividad en el cumplimiento de sus deberes militares. Jóvenes, sencillos, atentos e inteligentes, estos elementos directivos, al irnos mostrando- su labor realizada y sus proyectos (para el futuro, cautivaban paso a paso nuestra simpatía de tal forma, que llegamos a encariñarnos con sus problemas. Habló el compañero (presidente, en cuya charla se transparentaba la visión de otros horizontes, no obstante su plena juventud. La industria de la peletería alcanzó el máximo desarrollo en plena Dictadura, pues el año 28 llegó la cifra de importación a catorce millones de pesetas. Tuvo un descenso al cambiar el régimen, llegan 18.000 prendas, satisfaciendo tanto la confección, que fue luego elevada a la cifra de 25.000. Y he aquí a las bellas peleteras confeccionando cazadoras para el Ejército, poniendo en cada puntada un poco de calor y ¡de ilusión como aliento a la causa proletaria. Debido a este rasgo decisivo, no sólo han resuelto su problema de vida trescientas familias, sino que la industria lia cobrado nuevos ¡bríos, por derroteros sociales y económicos de gran envergadura. En marcha, pues, la transformación de ía industria, qus, san perder su propia bellas peleteras madrileñas en el taller colectivo posan para la información del número de Rusia de A B C, y así es de placentera su risueña alegría. fisonomía de lujo para el mañana, sea en Jos momentos presentes fuente de trabajo y de riqueza, ensayan actualmente con éxito franco el empleo de las pides de cordero curtidas, con la lana hacia el interior y teñidas a l duco al exterior, con las cuales confeccionarán mifl canadienses a prueba de temporales y de tina elegancia como hechas por peleteras. Esto es posible debido a una gran fábrica de curtidos que controla la Sociedad, en la que funciona la maquinaria más perfecta, importada iprecisaniente de Rusia, y en la cual pueden curtirse cuantas pieles sean necesarias a las demandas del Ejército. La vida trashumante del peletero, que sólo tenía asegurada su existencia de septiembre a enero, adquiere ya perfecta estabilidad o permanencia debido al concurso que todos y cada uno de los asociados prestan a las decisiones del Comité y de la Directiva. Destaca con caracteres simpáticos el hecho de que para lá colectivización de la industria acudiera sin cortedad ni pereza cada uno de los asociados cpn sus propias máquinas y herramientas a formar el taller colectivo que entona la canción del trabajo en él bello hotelito de la calle Zurbano. Al hablar de la marta zibelina, del armiño, del astrakán, del petitrgris y de todos los animalitos exóticos que con su piel embellecen sus figuras las damas de todo el mundo, recayó el pensamiento de todos en el pueblo ruso, cuyo mercado de pieles de lujo es el primero de todo el mundo, y entonces el presidente nos rogó que hiciéramos constar de un modo expreso el efusivo saludo que los peleteros madrileños rinden al pueblo ruso, al que admiran y quieren. En el modo de expresar este encargo se apreciaba que, en efecto, latía sincero entusiasmo hacia Ja U. R. S. S. ERNESTO En el salón de prueba de I a Marta ele España se reúnen algunas elementos de ambos sexos de la ¡Sociedad de Obreros Peleteros.