Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C AMARADA: En Rusia todo es interesante y me ha impresionado hondamente. Rusia es un volcán en erupción. Yo he tenido momentos en que he llegado a marearme. La gente va tan deprisa allí, que, aunque hemos convivido pocos días con ellos, comprendemos su empeño en llegar a la meta que se han propuesto. Hay una cosa que me emocionó mucho y me causó asombro: fue el desfile militar y civil del día 7 de noviembre en lá plaza Roja. Pero donde yo he admirado más a este pueblo es en su solidaridad hacia el heroico pueblo español y antifascista. Las cifras son asombrosas. Es preciso comprender bien lo que allí se siente nuestra lucha, que es su lucha, según ellos la llaman. No. hay en Rusia fábricas. Universidades, jolkos, regimientos, barcos... en fin, no hay un sitio donde no se trabajen horas extraordinarias para ayudarnos. Cuando yo veo esto pienso con tristeza que hay en España obreros inconscientes que lian querido rebajar la jornada de trabajo. Pero lo diremos muy alto para que lo sepa todo el mundo: cuando se nos presta esa solidaridad por un pueblo que tiene ciento setenta millones de habitantes, no se puede perder. Yo estoy, como todos los españoles lo están, muy contento de esa ayuda tan eficaz; tan agradecido estoy, que no encuentro palabras Para dar las gracias. De la única manera que se lo podemos agradecer es venciendo a la bestia fascista lo antes posible y uniéndonos férreamente hasta la victoria y después de la victoria. También esto le ¿justaría mucho a ese pueblo para mí inolvidable. Salud, hermanos, que con tanto ardor nos ayudáis. Salud, gran pueblo ruso. EMILIANO PASCUAL Del batallón motorizado ametralladoras. ue B impresionó más clue ranfe su estancia en Rusia? He aquí cómo contestan a nuestra pregunta algunos de los delegados españoles- -luchadores de los diversos frentes de batalla e integrantes de las distintas tendencias políticas y sindicales de la España antifascista- -que asistieron a las fiestas del XIX aniversario de la revolución rusa: AIUESTRA despedida en Lenin grado. Eran las siete de la tarde del día 28 de noviembre cuando subimos, bajo una lluvia de flores, a la cubierta del vapor ruso Sibería Era la última estampa soviética que iba a clavarse en la retina de nuestros ojos, ya que, dada la situación de nuestro país, no sabemos la suerte que la guerra nos deparará. Nevaba intensamente aquella tarde. No obstante, hombres, mujeres y niños permanecían impasibles ante la inclemencia del tiempo para ganar el honor de despedir a sus hermanos de España. Antes de levar anclas el barco, los cantaradas rusos empezaron a despojarse de sus pañuelos e insignias para entregárnoslos. Era la última ofrenda que en presencia nuestra querían hacer a los antifascistas españoles. Nosotros correspondíamos en la misma forma. Y era emocionante ver cómo se disputaban los pequeños obsequios que les hacíamos. Una insignia o un gorro de miliciano español es para ellos la prenda más querida en estos momentos. Después de veinticuatro días recibiendo las mismas emociones, sentíamos en nosotros una mezcla de alegría y pena imposible de descifrar. Pena, por abandonar un país donde tantas pruebas de afecto liabíamos recibido, y que es escuela abierta a la realización de los más nobles ideales; alegría, porque volvíamos a nuestra querida patria para sumar nuestros brazos y nuestra inteligencia en el combate contra la reacción y el fascismo. Diputado m 1- Áf: O, durante mi estancia en la Unión Soviética, francamente, no he dejado de recibir impresiones, no ya fuertes, sino fortísimas. Por cualquier lado que pasábamos, a cualquier sitio adonde nos dirigíamos, nos hacían estremecer de emoción los recibimientos, agasajos, etc. que se nos hacían. Pero yo- no qiiiero equivocar a nadie. Quisa por ser lo primero que pasé, a mí lo que más impresión me causó fue el recibimiento que se nos hizo en Odessa. Seguramente más de cien mil personas nos esperaban en el puerto con banderas, bandas de música e infinidad de carteles en ruso y español, carteles que aludían todos a nuestra lucha y a nuestra victoria, clara y terminante. Esto (lo confieso) es lo que a mí me causó más fuerte impresión, por. que, además, aquellos cantaradas lo hacían esto de una manera tan franca, que al pisar nosotros tierra soviética por primera vez hubo muchos (hombres y mujeres) que nos abrazaban, llorando emocionados, asesar de que varios soldados del Ejercito rojo tenían formado un cordón por donde nosotros teníamos que pasar, cordón que más de una ves se rompió para así poder llegar Itasta nosotros. Delegado del batallón Juventud Campesina, del frente de Guadarrama. LUIS ROMERO SOLANO a Cortes y delegado del batallón Nosotros. A PARTE de la gran potencialidad de su Ejército rojo y de su gran industria, la más fuerte impresión la recibí al contemplar el gran entusiasmo que aquel magnifico pueblo siente Por la causa del pueblo español. Toda la Unión Soviética vibra ante la epopeya que está viviendo nuestro pueblo. Yo he visto a niños en las escuelas, en las casas- jardines, seguir con ansiedad, ante el mapa, los molimientos de las tropas, y emocionarse hondamente con nuestros triunfos y entristecerse con nuestras pérdidas. En todas partes hemos visto el mismo entusiasmo, y es porque el pueblo soviético está convencido de que nuestra lucha representa toda la lucha del proletariado mundial por su libertad V emancipación. ¡Viva la Unión Soviética! RAMÓN MUÑOZ Del batallón ThaeUnann. CARLOS ELVIRA V a f Br