Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿Qué le impresionó más durante su estancia en Rusia? He aquí cómo contestan a nuestra pregunta algunos de los delegados españoles- -luchadores de los diversos frentes de batalla e integrantes de las distintas tendencias políticas y sindicales de la España antifascista- -que asistieron a las fiestas del XIX aniversario de la revolución rusa; í: f: i f gp- é St. fe s i mayor impresión fue el contemplar el cariño, el amor y la simpatía que el pueblo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas siente por nuestra causa. Hubo momentos para nú de verdadera emoción. Uno de ellos fuá el día que visitamos la fábrica que inició la ayuda a España, Las Tres Montañas, donde trabajaba la compañera que inició la suscripción para nuestra cansa. Esta mujer, todo nervio, todo actividad y todo cariño, habla defendido con las armas su. propia revolución; día lloraba al oír mis palabras y yo sentía en ¡ni corasón herido el recuerdo de nú compañera maltratada. mis hermanos prisioneros y mis hijos alejados de mí. Miles de personas que asistían al acto se levantaron de sus asientos con los puños cerrados, y con rabia e ira gritaban: ¡Cantaradas españoles: no estáis solos. Con vosotros y con la causa que defendéis está todo el pueblo de la U. R. S. S. como igualmente to, dos los trabajadores del mundo. La victoria será vuestra Otro de los momentos emocionantes para mí fue el día de la visita a un grupo escolar, donde se encontraba una ¡oven de Polonia, huida del fascismo de dicho país. Como teníamos la costumbre de hablar en todos sitios que visitábamos, así lo hicimos aquí. En- este pequeño mitin, invitada por varias compañeras rusas, tomó parte esta joven. No llevaba cinco minulos hablando, cuando un llanto profundo cortó su palabra. ¡Recordaba a sus padres y hermanos, sacrificados por las hordas fascistas de Polonia! Lloraba sin consuelo. Yo también recordaba, y me emocioné. VICTORIO CASADO FERNANDEZ Presidente Agrupación Socialista y alcalde popular de Navalmoral de la Mata (Cáceres) JE; mis impresiones en la Unión Soviética diré que todo es bello en aquel país. Es de admirar que no existe ningún obrero sin trabajo; no he visto ningún niño desatendido ni ¡nal vestido en aquel país; los niños son el especial cuidado que tienen, tanto en su salud como en su- cultura. Las escuelas, tan perfectamente organizadas, donde el niño, además de la cultura ¡eneral, puede al mismo tiempo adquirir la profesión o carrera por la cual sienta afición. ¡Qué dichosos son los trabajadores de aquel país, que tienen como premio la cultura y la felicidad de sus hijos! Otra de las cosas que son objeto de mi admiración es el Ejercito rojo, por su gran organización y su gran disciplina. Ejercito al cual se sienten dichosos de pertenecer todos los jóvenes de aquel país. Con un Ejército como ése estoy segura que la paz no será nunca perturbada. Todo en aquel país es bello: sus fábricas, sus escuelas, sus niños, sus mujeres, tan luchadoras y tan femeninas, que. con un valor sin límites supieron colaborar por la libertad de su país y la felicidad de sus hijos. ENCARNACIÓN SIERRA f- N la Unión Soviética hay mu 1- chas cosas que emocionan. Para mí, quisó porque en España no se ha insto nunca, lo más intere sante es la absoluta coincidencia del Gobierno con el pueblo. Nuestro primer encuentro con Rusia, en el barco que desde Aneante nos condujo a Constantino pía, el retrato de Stalin, de Molotov y de otros gobernantes de Rusia ocupaban el puesto de honor; en Odesa, en la más pequeña aldea, en Moscú, en Leningrado, en todas portes, retratos y pinturas de los hombres que dirigen la política soviética. Un obrero stajanovista que nos invitó a su casa nos h- iso sentarnos en un magnífico sofá, delante del cual un enorme cuadro de Stalin ocupaba ran parte de la pared. No hay mitin, conferencia, reunión, fiesta, etc. donde no se dé un viva a ¡os comisarios del pueblo o a los hombres del partido comunista, sin que los reunidos, como un solo hombre, lo coreen con entusiasmo y respeto. El día del desfile en la plaza Roja, iodo el pueblo de Moscú en perfecto orden pudo mostrar a ni Gobierno, Delegaciones, diplomáticos, etc. la muestra de su industria, de los progresos realizados en ella, de sus proyectos. Y todos, absolutamente todos, enviaban al Gobierno una alegre sonasa, un efusivo saludo que les salía del corasón. Yo me preguntaba: ¿Qué hay de la tan explotada dictadura contra el pueblo? Las sonrisas de los trabajadores Inicia sus hombres ponían muy claramente la respuesta. JOAQUÍN SANTOS Delegado de los talleres de precisión de Artillería.