Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Madrid, 19 de marzo de 1937 JORNADA DE GLORIA AÑO XXXIIL NUMERO 10.560. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 61. TELEFONO 51710. NUMERO SUELTO, 15. CÉNTIMOS DIARIO REPUBLICANO DE IZQUIERDAS Director: E LF ID I O ALONSO EL EJERCITO DE LA REPÚBLICA PONE EN F R A N C A H U I D A EN GUADALAJARA, A LAS TROPAS D E ITALIA Y SE APODERA D E CIEN HOMBRES, SESENTA CAMIONES Y VALIOSO MATERIAL BÉLICO Entre a? ruinas de los edificios volados en la Ciudad Universitaria perecen centenares de rebeldes. Nuestras fuerzas asaltan y ocupan los edificios. En Pozobíanco son rechazados iodos los ataques ád enemigo, que sufre grandes pérdidas cer los fascistas francesas PARÍS, HOY. COMO parapropiciaslaasituación, provocando el tantear MADRID AYER Los sucesos provocados anteanoche en Clichy por grupos fascistas pertenecientes al partido social francés colocan a París en situación parecida a la que atravesó Madrid en los prolegómenos del movimiento militar. Un Gobierno liberal- y transigente puede dar lugar, llevado -por su Buena fe, a que hombres, que preconizan ideales de violencia se manifiesten. estrepitosamente con objeto de ambientar las situaciones brutales de la acción directa, que permitan imponer sus deseas, minoritarios a la mayoría del país, que Ips dérrota con el ejercicio legal de la 1 expresión de su voluntad. El hecho que en estos días agita a la capital de Francia tiene antecedentes de triste recuerdo en nuestro país, y sería pueril por nuestra parte sentir el morboso placer de presenciar con deleite la tragedia que se presiente en la democracia francesa, con la que tenemos vínculos de solidaridad indestructible. La huelga general de protesta del proletariado parisino es un firme aviso al Gobierno francés para que corte en saco las maniobras reaccionarias de los grupos audaces e inciviles- pero, al mismo tiempo, representa la llamada dé atención a M. Blum respecto a los. acercamientos, cada día más. peligrosos, con elementos ajenos al Frente Popular. La necesidad de hacer uní política de rearme ha motivado en Frauda que se desdibujen determinadas y singulares conductas de algunos de sus hombres representativos, dando lugar a que se diluyan en la apremiante defensa, nacionai las substancias dogmática de los grupos carscífrlz- xlor. Estas condicionen lir. ¿debido pareserio conflicto que agita a París en estas horas. Ante la reacción popular, el Gobierno anuncia que será implacable en la T n Ejército popular, surgido de la T entraña nacional al mágico conjuro de un ideal común de libertad y Justicia social; un nuevo Ejército, con tierna veteranía de ocho me ses, con manólos que surgen improvisados, en pugna de emulación heroica, única y lógica selección afirmativa de la valía del Frente popular de la República democrática. Vn Ejército que constituye la nación en aranas, primero contra las ambiciones y traiciones de las tres castas que ansiaban seguir domeñando y hundiendo a los españoles en esclavitud y vilipendio, ahora contra el vil invasor de nuestro territorio, contra un ejército aguerrir do y entrenado, motorizado y potente, con sus divisiones encuadradas por jefes y oficiales de carrera, con éxitos bélicos recientes en tierras africanas; este Ejército del pud blo ha tenido ocasión de enírentai- se con el otro, al servicio de una idea de regresión y egoísmo y de imperialismo de bárbara iüegemonía. ¡Magnífico resultado del ideal contra la ambición! Ahí están grabados imperecederamente dos nombres de baldón para el odioso íascismo: ¡Trijuequc! ¡Brihuega! El resplandor de nuestro trSunío iluminará hoy España, y su IÜZ ahuyentará las nieblas que impiden ver claro en algunas naciones de Europa. revisión y castigo de los mandos responsables. Es posible que si Francia acude a tiempo se salve de alteraciones que liquiden su vida de paz. Nosotros, que estamos sufriendo las consecuencias de todas las perfidias, lo deseamos fervientemente. NUESTRAS TROPAS ENTRAN EN BRIHUEGA P O N I E N D O EN F R A N C A H U I D A AL EJERCITO INVASOR, QUE SUFRE ENORMES P E R D I D A S DE H O M B R E S Y M A T E R I A L Nuevos prisioneros. E n t r e los muertos aparece un teniente coronel. Un genera! italiano perece al huir Ei general Miaja da cuenta de la triunfal jornada de ayer El general Miaja, al recibir por la mañana a los periodistas, les manifestó en tono humorístico- refiriéndose a las explosiones oídas en Madrid a primera hora: -No ha pasado nada; hemos tenido una pequeña traca esta mañana. Nuestras fuerzas han volado una parte del Hospital Clínico. -y a -esta hora continúa la operación. De los demás frentes, no sé nada, porque aliara voy. a inspeccionarlos. En efecto- el presidente de la Junta delegada de. Defensa, acompañado del Estado -Mayor del Ejército de operaciones y de uno de sus ayudantes, -marchó a- la provincia de Guadalájara, de donde regresó a las nueve de la noche. No podía ocultar el general, el glorioso defensor de Madrid, la satisfacción que le embargaba. Recibió a los periodistas y les manifestó que la jornada había sido en extremo brillante y de satisfactorios resultado: -cu JOS sectores del norte de Guadalájara. Las tropas de la República- -dijo han 1 ciunpíklo b i i! an: ¡si: -mfnenté los c- bje- t vcp r; r. e e les hab an señalado. Ccrnintó h noí nnc nuestra Aviación y ¡as baterías antiaéreas habían derribado un avión Junkers y otro Heinkcl, y también que nuestros aparatos habían obligado a las fuerzas rebeldes a aceptar combate. Después, el general Miaja habló del victorioso avance de nuestras tropas en la provincia de Guadalájara, y dijo que se había cogido al enemigo gran cantidad de materia! de guerra, en la que figuraba enormes cantidades de cañones, ametralladoras, fusiles ametralladores, más- de sesenta camiones y. ciento y, pjco prisioneros. En suma- -terminó diciendo- que nuestras tropas han infligido una seria derrota a los rebeldes. Cómo fue atacado Brihuega por nuestros heroicos soldados No queriendo el general Miaja hacer. un relato de la victoria de ayer, requirió a un jefe del Estado Mayor de operaciones iei Ejército del Centro para que diera a los periodistas una referencia de las operaciones de la tarde y primera hora de la noche de ayer en Guadalájara. Según- esta referencia, Brihuega fue atacado por nuestras fuerzas tjor- tres puntas a la vez. r Las alturas que dominan ía citada población ai- carreña fueron tomadas por las trocas leales. Las batería; republicanas desencadenaron un intenso fuego, después de