Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
INSTITUCIONES DE LA REPÚBLICA EL GLORIOSO CUERPO DE ASALTO El Cuerpo de Asalto es, sin duda alguna, una de 3 as instituciones anilladas que más se toan distinguido en la lucha que mantiene el ¡pueblo español. Sus hombres, nacidos a la vida militar profesional al propio tiempo que la segunda República en España, nos iban demostrado con su infatigable arrojo y disciplina ejemplar que son merecedores del cariño ¡que en ellos ¡han puesto las clases ¡populares. Acaso por ello parece que lian sido perseguidos por la aviación fascista, Me recibe el comandante Gregorio Mallén Rustarazo, campechano y efusivo, espíritu de luchador forjado en el yunque de los íiijos del pueblo. Al ¿hacerle saber el objeto de mi visita se muestra sorprendido. Nada tiene que decir; es más: todo lo que pudiera manifestar lo considera consecuencia lógica de su cargo, cumplimiento estricto de su deber. Yo, ipor mi cuenta, puedo decir de él algunas cosas. Por ejemplo, su petición voluntaria de ser trasladado a Madrid en el momento que empezó el asedio a la capital de la República por el ejército invasor. Tres meses llevaba en el frente de Huesca. De allí salió para Barcelona en busca de un descanso bien merecido, y entonces fue cuando, comenzado el asedio fascista, solicitó ser trasladado al frente de Madrid. A los pocos días tomaba el mando de las fuerzas de Asalto que aperan en uno de nuestros subsectores. Algunos compañeros de Barcelona consiguieron seguirle ¡hasta aquí, incorporándose a una de las cinco compañías que manda, pues no querían separarse de él des- Grupo de guardias de Asalto. pues de varios meses de convivencia en el frente de Aragón. -Pudiera decirte- -me comunica- -que el Cuerpo de Asalto es uno de los más disciplinad O S. Yo, siguiendo- la costumbre de siempre, soy para ellos un- cámara? da más que un jefe. El comandante Rustarazo va a salir en a q u e l momento para la línea de fuego, y me invita a acompañarle. Durante el camino compruebo la verdad de lo que me manifestó disciplina y camaradería. Todos a su paso se cuadran, saludándole con resEl heroico comandante Gregorio Mallén peto y cariño. Rustarazo. -Ahí los tienes- -me dice, observando cómo un grupo se está afeitando en sus parapetos con tranquilidad y esmero- se encuentran como en su propia casa. El comandante Mallén Rustarazo me presenta al capitán Juan Roncero, que estuvo retirado del Ejército y en las persecuciones que tuvo que sufrir en el año 23 füé condenado a muerte. Al advenimiento de la República le puso en libertad el Gobierno pro- visional y se incorporó al Cuerpo de Asalto- recién constituido. En la misma línea de fuego está instalada la cocina destinada a las fuerzas de Asalto. Probamos el rancho, suculento plato perfectamente condimentado ¡legumbres con bacalao! Pregunto al comandante sus impresiones de la guerra. En su día hablaré; ahora, no. Solamente puedo decirte que, por mucho que intente el enemigo hacernos pasar malos ratos, no pueden compararse con los que les proporcionamos nosotros a ellos. -Pero dime algo. Por ejemplo: ¿qué método te parece el mejor para ganar la guerra? -Que cada jefe se ocupe con verdadero cariño de sus hombres. Mi obsesión es que no carezcan de nada. Una de mis obras, de la que estoy más satisfecho, es la creación de la clínica de urgencia, dotada de todo lo necesario, no solamente para los heridos, sino para los enfermos. Vista parcial de la clínica del Cuerpo de Asalto. Fotos Homar. (Continúa en la página 14.