Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 9 DE F E B R E R O DE 1937. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 12. torio iMOYilizaíesio a. los liomfares útiles de veinte a csaresla RSOS, bien en la Tsssuaraja, bien en la retaguardia; pero todos han Je ap ar su esfues- no para lograr la victerja; pero todos, todos, toaos. (Muy bien. Aplausos. Porque nosotros no comprendemos que iiaya españoles de dos clases ante la invasión extranjera. Españoles de, una sola clase! Bien cogiendo el fusil para marchar al írcníe o trabajando en la retaguardia: pero 110 consentir que algunos, en nombre de su moral política o de lo que les dé Ja gana, realicen los actos que quieran. A éstos iiáy que decirles: Tú no haces esto, porque si lo haces eres un traidor a tu causa y a tu país. (Aplausos. Solicita la cooperación de los pequeños industriales y campesinos y explica cómo se ha de adaptar el marxismo a España, citando, en apoyo de su tesis, párrafos de Lonin. Concluye con ia. s siguientes palabras: Esta interpretación del marxismo impuso en la Unión Soviética, en 1 D- 21, la adopción de la Nueva Política Económica, a consecuencia de lo cual se acusaba cíe reformista a Lenin. Reformista, ¿por qué? ¿Porque la situación obligaba a dar un pequeño viraje en la marcha ininterrumpida hacia el socialismo? Aquí, en ICspaíía, ¿queremos con la socialización (le la industria cellar al peqizeño Jjurgti s eii mano 3 del enemigo? Pues eso, no, no y no, y, íraacaraieníe, quienes propugnan por tal cosa no saben lo que conviene. Después intervinieron diversos representantes do entidades y agrupaciones, hizo Perla el resumen del acto y se proyectó la película ruca El circo NUEVAS NORMAS PARA LA CELEBRACIÓN DE ACTOS PÚBLICOS Valencia 8, 12 noche. El ministro de la Gobernación ha diris ido una comunicación a las Directivas y Ejecutivas patronales, a los Sindicatos, a los partidos políticos, etc. indicando las normas que regirán en lo sucesivo para la celebración de actos públicos. Jjos que vayan a celebrarse en locales cerrados tendrán jt e obtener In autorización correspondiente del director de Seguridad, en Valencia; de los sofeevisadorcs, en las capitales; o de los delegados del Gobierno y alcaldes, en los pueblos, con cuarenta y ocho lloras Je anticipación. Las manifestaciones o actos en lugares abiertos deíroráa los organizadores oblenei el permiso con una antelación de setenta y los horas. Ningún acto público podrá anunciarse por radio. Espera el ministro de la Gobernación que todos comprenderán las razones que obligan a estas medidas y se someterán a ellas voluntariamente. -FcbüS. En provincias El señor Companys interviene en un mitin pro Komsomol Barcelona 7, 4 tarde. Organizado por el Comité central pro Komsomol so ha celebrado en el Gran Price un mitin de homenaje a la U. R. S. S. El local estaba repleto de público, y la multitud que había en ios alrededores escuchó los discursos por medio de altavoces. Al entrar el Sr. Companys y el cónsul de la C E S. S. fueron recibidos con aclamaciones y vítores por la multitud. El Sr. Companyc ha abierto el acto, diciendo que aunque su deseo era limitarse a ocupar la. presidencia, tenía que hacer unas manifestaciones, para expresar su adhesión al homenaje en honor de la Unión Soviética, llevando un recuerdo a los heroicos tripulantes del Komsomol victimas de su generosidad, al traer a España, con peligro de sus vidas, productos alimenticios y juguetes. Cometieron el delito de llevar a cabo una misión de asistencia social, y los facciosos y sus colaboradores de la solidaridad internacional de bárbaros no se lo podían perdonar, y al regresar a su país fue torpedeado el Komsomol pereciendo sus tripulantes. De Jos crímenes del fascismo, este del hundimiento del Komsomol es un asesinato repulsivo que ha venido a estrechar la solidaridad que nos une con la TL R. S. S. Este país generoso que desde el primer momento nos ha prestado su concurso, en la lucha contra los enemigos de la República y de la Libertad. Por cito, estamos obligados a agradecimiento cierno al pueblo soviético, que nos aeomxxiñ era nuestra ludia y siente conio propios nuestros dolores y alegrías. Sa colaboración inestiiiKilílc es para isosoli os usi acicate que nos anima a perseverar en 5 a lucha emprendida llanta la consecución do la victoria, jue fiera la tic Iti Democracia y la (leí DC- CCJIO. ción de cada sindical bajo la presidencia de i u i s Oompanys, que es el eje t! e esta unión. Volvió a hablar el señor Companys, Quien dijo que quería recoger las palabras de estrecha compenetración y unánime acuerdo pronunciadas por los representantes de las dos Centrales sindicales, y propugnó por la estrecha unión de todos los trabajadores, que se precisa en estes momentos de intensa lucha contra el fascismo. También intervinieron brevemente Antonio P. Ramón, por el Frente de la Juventud, y Antonio Sbert, por la Esquerra, los cuales testimoniaron su afecto a la Unión Soviética y la necesidad de mantener el bloque antifascista para hacer efectiva lo antes posible la victoria. -Febus. Barcelona 7, 4 tardo. Esta mañana, en el cine Colisévm, ha dado su anunciada conferencia, acerca del tema Concepto del federalismo en la guerra y en la revolución el ministro de Justicia, T Juan Lopes. Ha recordado la historia federalista de la C. N. T. que se tradujo en la hostilidad perenne contra el poder absorbente del centralismo. Dijo que había llegado la hora de liquidar la polémica, que no podía tener ningún resultado práctico ni para granar la. guerra ni la revolución. Que era necesario que todos los sectores antifascistas se pusieran de acuerdo sobre lo escrito en la Constitución de papel y lo escrito por el pueblo, para escoger ésta o la otra Constitución. Refiriéndose a la participación de la Confederación Nacional del Trabajo en el Gobierno, ha dicho que so equivocan los que piensan que esta participación do la Confederación significa que haya hecho dejación de sus principios o abandonar su táctica, ya que, por el contrario, puedo afirmar que frente al concepto estatal, lo que ha triunfado, lo que ha sido noble en la lucha contra el fascismo han sido los conceptos, revolucionarios de la C. N. T. Terminó haciendo un llamamiento a la 17. G. T. recordando que en el Oongrero que celeoró la C. N. T. en Zaragoza, antes tío la militarada, se acordó una proposición ae unificación de las dos centrales sindicales, a la que- -agregó- -no se lux contestado por los organismos responsables de la IT. G. T. Exhortó a ésta partí que lo haga cuanto antes, a i in de que la victoria pobre el fascismo puetto or administrada y dirigida por el proletariado español. -Febus. Conferencia del ministro de Justicia Después de estudiadas las diversas ponencias, hizo uso de la palabra el Sr. Ruiz Funes, que dedicó un elogio a los combatientes y se congratuló de que dentro de las filas ds Izquierda Republicana haya hombres de capacidad constructiva. Analizó la guerra, y dijo que no es una guerra civil ni internacional. E. una guerra extraña. Cuantos nos encontramos en la retaguardia debemos estar íntimamente unidos para aplastar al enemigo, aunque de momento abandonemos nuestro ideal, porquo de momento no hacemos más que conceder una tregua, para después volver a luchar cbn más ahinco por nuestros idearios respecti- r. vos. Dedicó un saludo a los Sres. Esplá y Just y un recuerdo a la persona que representa la República española. (Gran ovación y vivas a Azaña. El Sr. Just, ministro de Obras públicas, se refirió a la afirmación de que los republicanos están tomando posiciones, pues ello no es cierto. En todo cr. so defendemos tes. posiciones que teníamos. No comparte el criterio del Sr. Ruiz Funes, y opina que ésta es una guerra civil de hace cien años, un episodio de esa guerra, como lo son ia Constitución de Cádiz- el levantamiento de los apofvólieos, el levantamiento carlista. Después disertó sobre obras hidráulicas, y dijo que, como miniatro, se comprometía psra que antes do un K 103 comiencen en esta comarca las obras necesarias para llevar a los terrenos alicantinos el agua cju 3 necesitan. Finalmente, habió el Sr. Espía, ministro ce Propaganda y Prensa, que dijo que estaba emocionado por la promesa del ministro de Obras públicas. Hizo historia del republicanismo üel pueblo alicantino, al que considera como el más honesto de todos los republicanos. Cuando logremos la victoria final será el momento do analizar la conducía de todos lo: republicanos, y estoy seguro do que las nuestras no tendrán ninguna tacha. Terminó con un saludo a los correligionarios y muy especialmente a loa que luchan en los frentes de batalla. Se dieron vivar, al Gobierno, a la República y a Madrid. -Fcbus. Jerónimo Bugeda en un acto de afh mación socialista Una gran ovación acogió las breves palabras del Sr. Companys. A continuación, el repi esontaníe le la C. N. T. Joaquín Corit ss. propugna r oi J; 1 estrecha unión do las ¿ior, CoíriiT. les sindicales. Dijo i e la C. X. T. y la V. G. T. deben caminal 1 cu pc- rí eeto acuerdo, pase lo ííue pase. Jorge Menajoác, (le la TT. G. T. dijo que el acto que se celebraba significaba la períceta nnión. de todo el proletariado, al tomar parte en ci mismo una representa- Alicante 7, 4 tarde. Esta mañana, a las diez y media, se celebró en el teatro Principal, atestado de público, la sesión d- e clausura do la asamblea provincial de Izquierda Republicana, con asistencia de los ministros Sros. Just y Esplá y el ex ministro Sr. Ruiu Funes. Presidió el acto Lorenzo Cazbonell, quien dedicó un raludo al Presidente de la República, al Gobierno legítimo y a los pueblos ruso y mejicano, así como a todos los grupos antifascistas. Ruiz Funes, Just y Esplá en una asamblea provincial de ízauierda ubi Repul i can a Castellón S, 2 tardí. Ss ha celebrado un acto de afirmación socialista, a o rgo del subsecretario de Hacienda, Jerónimo Bugeda. Comenzó diciendo que no hay que hablar tanto de revolución. I,o que liace fí lta- -dijo- -en ganar Ja guerra. Toflo lo demás son ilusiones si no se ganara; veríamos entonces a caos que tanto habían de revolución levantar la mano y someterse al tliclador. ío es hacer obra revolucionaria quemar los registros de la propiedad y los documentos recaudatorios en las Delegaciones de Hacienda. La revolución no puede hacerse en un país pobre. La economía no se maneja con discursos. Hay que tener disciplina y obedecer al Gobierno. Yo emplazo a los organismos sindicales para que así lo hagan y subiremos la economía. En mis viajes al extranjero he podido apreciar que el ambiente internacional lia mejora ¿lo a nuestro favor, y acabarán entregándose las naciones democráticas al Gobierno legítimo, si se le obedece, si hay orden y disciplina. Si así se hace, ese día lia-