Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 7 DE FEBRERO DE 1937. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 12. calis. Los periódicos nada dijeron de esto a. sus lectores, porque yo estaba entonces anatematizado por la ortodoxia republicana. Y le dije al pueblo la palabra del bien: Esos que hablan de suplicios, tvsos que atormentan a los hombres y levantan otra vez el cadalso de la venganza pública, olvidan que su religión tomó el nombre de un condenado a muerte. Vosotros, que sois pueblo, clamad como yo io hago desde aquí, hasta que se conmuevan las piedras y se agite el alma de España. Y decid al Poder público que estamos ahitos de sangre. ¡No más penas de muerte! Ni de las que se dicen, ni de las que se calían. No más sangre, que ya la siembra de la venganza de hoy anuncia la cosecha de la guerra civil para mañana. ¿Recordáis alguno de los que leéis estas líneas las lágrimas que secó en muchos ojos el aire frío de aquella noche? IC 1 pueblo era bueno y respondió a la voz de la misericordia. El pueblo es bueno y habría respondido con alegre confianza a una política humana y decente. Y la paz hubiera hecho vibrar en cada corazón un himno fraterna de resonancias nunca oídas. Pero los caballeros y los frailes- -Lerroux era de los caballeros- -apalearon sin piedad a los mendigos. T ahora I03 mendigos No son, los del corazón virgen e ingenuo que iioraba aquella noche invernal al conjuro de una voz dulce y piadosa; son los dolores, los odios, las simientes de ira que sembró en ellos las manos frías y crueles de sus verdugos. Y los que tenemos dulce el corazón porque hemos sufrido mucho, por nuestros males y por los males del Universo, hemos tenido que contemplar en la impotencia el florecimiento de la mala cimiente sobre la tierra aterida de la patria. Comprendíamos que un torrente fatal de sangre inundaba las conciencias y cegaba la fuente de la piedad en los corazones. Por eso hemos callado y llorado en silencio. L- siembra terrible de Caín estaba dando su fruto. Empero estos días el aliento profético no- hierve en la garganta y nos tiembla en el salterio, clamando por llegar a la conciencia de los hombres. La cosecha de Caín ha sido ya recogida hasta ei último grano, y el pueblo comienza a sentir su propio y verdadero ser, acero de humanidad que se derrite fácilmente al fuego do las lágrimas. D E C L A R A C I O N E S DEL MI N J S T R O DÉLA GOBERNACIÓN Un poco de historia. Las derechas españolas no se resignan a perder, Armando Guerra sigue siendo un cronista germanófilo. El proletariado ganará Ja guerra. Unidad perfecta. La improvisación de un gran ejército. Seguridad en el triunfo Un periodista francés, Jacqucs Revenge, que ha permanecido más de dos meses en la España republicana y que se ha interesado vivamente por todas la cuestiones- -políticas, sociales y militares- -que se le han planteado al Gobierno legítimo de la República al estallar la guerra, piensa publicar una serie de artículos sobre los diferentes aspectos que ofrece la guerra y la revolución. El primero de dichos artículos lo consagra a la entrevista que obtuvo del ministro de la Gobernación, Ángel Galarsa, quien ha redactado las siguientes declaraciones para la Tribuna des Ñations La República del 14 de abril de 1931 pecó de candor. Quiso ser una revolución política no sangrienta y realizar una revolución social sin perjudicar los intereses de las clases privilegiadas. Estas no supieron apreciar la generosidad republicana; bajo pretexto de ciertas persecuciones religiosas- -que no existían- -se esforzaron por salvar sus privilegios, unos económicos y otros de clase. Se aliaron Lerroux, con sus radicales, y Gil Robles, con sus fuerzas. El pacto fue el siguiente: Lerroux cubría con el pabellón del republicanismo histórico la misión de salvar los privilegios de las clases ricas, y Gil Robles, en compensación, permitía a Lerroux y a los radicales toda clase de negocios a expensas del Estado. Un sector de los que seguían a Gil Robles era netamente fascista. Gil Robles prefería la vía indirecta al asalto; por si éste se hacía necesario ocupó la cartera de Guerra, y desde este puesto preparó el actual movimiento. Tu eres pueblo revolucionario, creador España estaba formada por 11 a inmensa fie un mundo nuevo, sin injusticias, sin mayoría de campesinos y artesanos, maodios, sin crímenes, sin guerras y sin san- yoría miserable, que vivía mal, y por una gre. Comienza ya a cimentar tu mundo, minoría- -alta burguesía, alto clero y gedespertando el genio de la misericordia, nerales afortunados- que vivía como los que es el verdadero inspirador de la huseñores feudales. La República no supo manidad renovada. Se acerca el día del nivelar estas diferencias: se lo impidieron triunfo guerrero; alborea la mañana roja Jos egoísmos de las clases privilegiadas hasde la paz. ¡Que el nuevo día te encuentre, ta el punto de que éstas se apoderaron de! oh pueblo bueno, con las manos limpias Poder durante el segundo bienio (1934- 85) de sangre y el corazón lleno de dulzura pa- La explicación de este triunfo electoral rera cantar tu canción de paz y de amor a side en el hecho de que la gran masa, hamtodos los pueblos de la tierra! brienta, había perdido su fe en la RepúYo sé que eres piadoso, oh pueblo bueblica: no votó o fue obligada a comprono, cuando la tiranía no te envenena el meter su voto. Por su parte, las derechas alma; porque recuerdo las lágrimas que votaron movidas por el fanatismo clerical. cuando te hablé de amor vi florecer en El Presidente, Alcalá Zamora, fanáticamuchos ojos, al aire frío de una noche de mente religioso, estimuló al ministro de la invierno. To sé que eres piadoso, y llamo Gobernación Rico Avello, quien favorecía a la humanidad que llevas en el fondo indesde el Poder el triunfo de las derechas. sobornable de tu conciencia revolucionaria, Pero España no era fascista. Las derey te digo que agotada la cosecha de Caín, chas gobernaron tan inconsideradamente hora es que vuelvas a tu verdadero ser, reque el pueblo no vio otro medio de salvanunciando a la mística del terror, tras de la sión más que la revolución violenta; la clacual se cierne siempre la sombra negra del se media simpatizó con ella, movida prinimperialismo. cipalmente por el hecho de que los proDel mal sólo puede venir el mal. El vino ductos agrícolas no se vendían, o porque de Ttx Humanidad nueva se pudriría en los su precio no era remunerador. Los escánodres viejos de la violencia. La sombra no dalos del partido radical, que se convirse enciende con la sombra, sino con la luz. tió en un semillero de apetitos, sobrepaEl odio no se acaba con el odio, sino con saron toda medida. Las derechas no fueron el amor. He ahí unas viejas verdades que ni inteligentes ni honradas. permanecen siempre sobre las ruinas de En 193 C, los electores votaron a favor de todas las Repúblicas y de todos los Imoctubre de 1934; pero quizá con el sentido perios. conservador de evitar nua revolución si la reforma social y económica podía realizarse en un régimen de democracia burguesa. Así triunfaron los republicanos de izquierda (equivalentes al partido radical sociacensura lista frencos) los socialistas 7 los coran nistas. Las derechas españolas- -como siempre- -no se rccJsnavon a perder. Acudieron a la violencia: atentados contra los hombres de izquierda y ruidosos tumultos en las grandes manifestaciones popularos. IsiEiediatamente. y con gran cinismo, sus portavoces declararon en el Parlamento que el Gobierno ic izquierdas no garantizaba el orden ea la calle. Entró en aplicación lo que Gil Robles había preparado cuando fue ministro de la Guerra. Gil Robles, en 1914, era germanófilo. Como Calvo Soteio perteneció a la Redacción del periódico más germanófilo que había ea España: El Debate El cronista do guerra de este periódico era Armando Guerra; según él, los alemanes avanzaban a diario y su victoria iba a. ser aplastante. Hoy Armando Guerra es el cronista oficial de Frasco en otro periódico: KI Adelanto en Salamanca. Actualmente se encuentran al lado del Gobierno legítimo la masa laboriosa, la pequeña burguesía y los elementos intelectuales. Con Franco se encuentran el clero, los militares fascistas y la gran buguesía. Esta, por otra parte, comienza a lamentarse, pues sabe que aunque resulte victoriosa no recobrará jamás lo que ha perdido, y por otra parte ya sabe que no vencerá. La clase trabajadora, el proletariado, ganará la guerra. Ella nutre las filas del nuevo Ejército, que es auténticamente popular, y ella dirige, además, la vida del país. Lo que las derechas no tolerarían en tiempo de paz lo han hecho efectivo durante la guerra que han provocado. A partir de ahora no se podrá gobernar en España sin contar con las organizaciones políticas y sindicales del pueblo. Cuando la guerra haya terminado, i orientación política y social de España se determinará de una manera democrática. v El país votará, y lo que decida ¡a mayoríu será eí régimen de mi país. Com es natural, la decisión no será unánime; pero indudablemente la minoría sabrá colaborar con la mayoría. Si esto no fuera así, se implantaría la dictadura de la mayoría. Las diferentes regiones de España pedirán todas su autonomía. De este modo se irá hacia un régimen federal, que hará más fuerte la unidad española. Por ser éste mi modo de pensar, he presentado al Consejo de ministros un decreto que instituye una autonomía provincial muy amplia y flexible. Deseo que sea la escuela política de los futuros estatutos gubernamentales. El Frente Popular, fortalecido hoy por los Sindicatos obreros, ofrece ciertas diferencias entre quienes lo componen, pero implica una unidad de miras: vencer. Durante la lucha la unidad prevalecerá sobre las diferencias. Si hace algunos meses se hubiera hablado de esta unidad tal como existe hoy, nadie hubiera creído en ella. Indudablemente, el día que siga a la victoria habrá todavía unidad para que sea el pueblo quien- -por medio del sufragio- -decida sus propios destinos. Indudablemente que en tal momento cada uno defendei- á sus propias soluciones. To preconizo la solución socialista, por serlo y por considerarla como la mejor solución. Si se tiene en cuenta el hecho ele que el levantamiento sorprendió al Estado sin medios de defensa organizada, se comprenderá que fue preciso improvisar esta cieíensa. en todos sus aspectos. Se ha improvisado tin Ejército; pero hoy día es el más fuerte de todos los qsie ha habido en España; i ué preciso, además, improvisar la organización de las fuerzas encargadas del orden público, ya que las que existían con anterioridad constituyeron, junto con las milicias populares, los elementos de- resistencia contra los primeros ataques de los rebeldes. Hoy las fuerzas de policía son suficientes para que el Gobierno pueda asegurar que es él quien manda. En todo el territorio leal hay lo necesario para comer y vestirse. Los ca- APos han sido sembrados y se han recogido las cosechas. En las fábricas se trabaja y; la pro-