Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-B C- DOMINGO- 7 DE FEBRERO DE 1937. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 11. país y expone cómo la rebelión conEL D I S C U R S O D E L tra sus propósitos precisamente, militar, lugar dará a y la PRESIDENTE DÉ LAS un cambio socialello político en es vida española. Para que sea posible preciso, antes que nada, ganar la guerra; y paCORTES ra ganar la guerra es indispensable, a su insensibilidad puedan Ileo- ar hombres qua pretenden dirigir los destinos de una nación. Aún es más increíble que la torpeza de ciertas clases sociales de la vieja España, no se haya aguzado un poco ante la terrible experiencia que está viviendo el país. Después de octubre habría sido sencillísimo orientar la democracia republicana, si hubiera habido un Gobierno de hombres sensibles y decentes. Tuvimos la desgracia, de que gobernara entonces el jesuitismo. Los jesuítas no son hombres, porque mataron en sus almas la vena lírica del sentimiento. Por eso pactaron con Lerroux el siniestro amancebamiento que ha forjado la guerra civil. Ellos permitieron a Lerroux administrar, a cambio de que Lerroux les dejara a ellos gotoeraar a España. Por entonces escribí un artículo titulado Caballeros, frailes y mendigos reflejando el ambiente del país. Aquel artículo se publicó en todas partes, menos en Valencia. ¡Ha tenido que sobrevenir una guerra civil y una revolución para que yo encuentre tribuna libre desde donde dirigirme al pueblo valenciano! Ha hablado don Diego Martínez Barrio, vez, que nos unamos en un esfuerzo común. presidente del Parlamento español, jefe, a Aauí es donde el señor Martínez Barrio pisu vez del partido de Unión Republicana, de la fusión de todos los partidos republipara ofrecer a la opinión pública española, canos, considerando que a la sazón las diy, singularmente, a la de su partido, su pa- ferencias que Jos separaron un día no cuenrecer personal y político sobre nuestra gue- tan, ya no existen. Por otra parte, al referra civil. Han sido sus palabras, como co- rirse al Gobierno actual de la República, el rresponde a su figura política, de gran pe- presidente de las Cortes subraya su autonetración, comedimiento y patriotismo. Lo ridad, lo asistido que se halla del aplauso que más caracteriza al señor Martínez Ba- del pueblo español. Pocos Gobiernos en rrio es su sencillez, su tono ponderado, su trances tales se vieron asistidos de la unaecuanimidad. Ecuanimidad que no oculta nimidad, de la colaboración, de la ilusión su pasión por la patria, por la República, que se presta al actual Gobierno de la Repor los principios humanitarios, ni ha de- pública y a sus representaciones más altas. jado oculta tampoco la indignación violen- Si en nuestra unidad moral creen poder ta cuando se encaró con la injusticia. Tales hacer una fisura para deslizarse por ella y dones, reconocidos por todos, le llevaron a ganar la guerra, los enemigos de dentro y ocupar la Presidencia de las Cortes a raíz los adversarios de fuera que se despidan de de las elecciones del IÓ de febrero, y des- la ilusión. Cada día que pase, el bloque de Fue sometida España a una censura imde entonces, antes de la sublevación, así los partidos y de las sindicales obreras frencomo después de ella, el señor Martínez Ba- te al fascismo será más prieto, y entonces, lo placable con el doble designio de que nadis que empezó por una coincidencia de proce- denunciara la inquisición del joven jesuíta rrio ha sido el presidente ejemplar, celoso los negocies del viejoateo. Jade los fueros y deberes del Parlamento, dimiento para salvar una situación difícil, ni turbara Historia del mundo, se ha dado en la piedra angular de la República. Su discur- se convertirá en una hermandad, porque en más, monstruosidad moral tan siniestra y una so tiene, pues, singular importancia. No ha- las trincheras, la bala del enemigo no dis- repugnante. bló en presidente de las Cortes; tampoco tingue del republicano o del anarquista, del Con otros hombres en el Poder, tras la socialista o del comunista, sino que con para exponer el parecer de su partido; an- sagrada comunión de la sangre de todos, re- la revolución de octubre habría seguido una rápida transformación social y económica tes bien, se dirigió a éste para revelarle su gándose en holocausto de la patria, van opinión acerca del problema que nos urge creando el vínculo indestructible de nuestra del país y una inclinación del ánimo al ola la generosidad a todos los españoles: vencer al fascismo, unidad, que permanecerá hasta que se logre vido yUna clase burguesapara con losyvencidos. inteligente paganar la guerra. victoria y que ojalá triótica, habría sacrificado a la paz de En su preámbulo ha señalado el señor la victaria esté lograda. siga después de que República sus más irritantes privilegios, la y la Martínez Barrio las características de la con una política de perdón, de trabajo, de sublevación militar, cuales son la deslealtad En todas sus partes está lleno el discurso austeridad y de justicia hubiera devuelto y la hipocresía. el sosiego a las almas y la paz a los hodel presidente de Jas Cortes de fervor repu- gares. Pocos días antes de la rebelión, los (ge- blicano, de conocimiento cíe la realidad doNo fue así. A la revolución siguió el desnerales más significados de la misma llega- lorosa de España, de fe inquebrantable en ban al Palacio Nacional para estrechar la el pueblo de seguridad en la victoria. Dis- enfreno, la impudicia, el martirio, el crimen y el tormento. Es verdad que no fue mano del Presidente de la República y ex- cursos así señalan, sobre todo, uno de los ron fusilados González Peña, ni Companys, presar de palabra su adhesión incondicio- factores más importantes para vencer al porque el relieve de su figura asustó a los nal al régimen. enemigo: la unidad firme, indestructible, de verdugos y les desplomó el astral de la. Nosotros, yo, entre muchos- -dice el se- los españoles antifascistas. mano; pero bajo ¡as bóvedas frías del presidio, en la soledad de las montañas, en la ñor Martínez Barrio, contrastando conducimpunidad del silencio, ¡cuántos y cuántos tas- hemos combatido al régimen monármártires ignorados padecieron muerte alequico, hemos llevado de pueblo en pueblo, vosa y cruel, por causa de la Justicia! -de corazón a corazón, nuestra voz de pro ¡Y luego quieren hacer creer- -a tanto Por Fernando Valera testa contra lo que el régimen monárquico fufi el perdón y la representaba; pero no se nos ocurrió jaSi hubiéramos fusilado al as llega su impudor- -que sus actuales desdigenerosidad origen de más simultanear nuestra prédica y propade los salteadores de Bancos, a chas! No sé ya si es sarcasmo o si es estulganda con halagos ante quien encarnaba la Gomales Peña, otro pallo nos ticia incurable. monarquía. No se nos ocurrió nunca ir a cantara. Una noche, en medio de aquel terrible Palacio para estrechar unas manos que pensilencio del invierno inquisitorial- -19 34- 35- (Queipo de Llano. sobre la tribuna improvisada de una mesa, sábamos destrozar. fue lanzada al munpueblo sed Luego de hacer historia de la formación do, Semejante blasfemia la emisora de Radio habléenalValencia. que tenía almasde piedad. días atrás, desde Era Miles se del primer Gobierno del Frente Popular, Sevilla. Mentira parece que a tal grado de tonaron en los salones, de el patio yamonen en la de la constitución de las nuevas Cortes, de la destitución del señor Alcalá Zamora, de la elección del señor Azaña para Presidente de la República (todo ello con elfinde destacar el perfil rigurosamente legal de las elecciones, las Cortes y las decisiones que correspondieron a éstas) pasa el señor Martínez Barrio a considerar problema d de la sublevación desde el plano internacional. ¿Qué se ha intentado resolver- -se En Cardiff rehusan trabajar incluso con aumentos de sueldo pregunta el presidente de las Cortes- -por parte de determinados pueblos al provocar Londres 6, 9 mañana. Comunican ae Cardiff que han sido inútiles cuantos esla rebelión militar de julio? Se ha tratado fuerzos se han hecho para que desistan Ce su actitud los marineros de los tres barcos de resolver uno de los muchos aspectos que sabe, declararon saber con interrogante trágico nos traía las ho- surtos en aquel puerto, que, como sedesuno se los facciososendehuelga al Se les que loa cargamentos de los barcos iban con a España. llegó a. ras del Tratado de Versalíes. No vale deofrecer una indemnización de- más del 50 por 100; pero la rehusaron. cir que no se quiere presentar cuenta y fac- La tripulación noruega del Sneland I abandonó el barco cuando estaba listo tura de coloniaje a los pueblos que no han para hacerse a la mar, y ya ha salido de Carel; camino de su. tierra. Los marineros finlandeses del Savonia llegaron a pedir que se descargase el tomado las colonias de determinados países. barco, puesto que iba destinado a una zona de guerra. Se trata de resolver en España un probleEn cuanto a la tripulación del barco danés María Toít: sigue en huelga y perma que no afecta de una manera singular manece a bordo. a los españoles, sino que aíceta a otros pueHE Vi. -sia, ae la actitud irreductible de estos marineros se hacen tenaces esfuerzos en Cardiff y New Castle para reclutar nuevas tripulaciones; pero nauta ahora no so blos, y aun cuando la factura d coloniaje ha conseguido encontrar gente dispuesta a zarpar para España. -Gyt. no hayamos de pagarla nosotras, quiere cobrarse al respaldo de nuestra tragedia para Tampoco se trabaja para los rebeldes en Oran que uno de los aspectos del Tratado de VerOran 6, 11 mañana. Los obreros del puerto e han negado a trabajar en las gpesalles sea rectificado. raciones de carga del vapor italiano Silvia que se disponía cargar cían; one. i ara Con gran ponderación se refiere el presiel Marruecos español. El barco tuyo que marchar si: el cargamento y sin c bonear, dente ¿e te Cortes a la transformación del Fafera. LA MALA SIEMBRA LOS OBREROS DEL MUNDO SE A CARGAR FASCISTAS