Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGQ- 13 DE DICIEMBRE DE 1936, EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG, acuerdos- y arreglos que hayan podido exismiembros de 3 a Sociedad de Ifaciones, ha tir entre los rebeldes y los Estados que les ¡sido reconocido por el Pacto. presten su. ayuda. Insiste sobre la necesidad Coiisideranflo que todos los Estados están de hacer eficaz la política de no intervenobligados a abstenerse de intervenir en los ción y mantener el establecimiento. de un asuntos interiores de otros Estados. control efectivo y eficaz. La resolución ha Segundo. Considerando que la creación evitado con gran prudencia la palabra mede un Comité de no intervención y los comdiación ya que podría producir en el puepromisos contraídos a tal objeto se inspiblo español, naturalmente, preocupaciones ran en los principios arriba anunciados. y reservas. En cambio, el- Consejo, -afirmaninformados de que dicho Comité intentó do una vez más las ideas que- rigen sus inihacer más eficaz sa acción por el estableciciativas, señala el peligro que la intervenmiento de medidas de control, cuya nece. ción extranjera en las cosas de España significan para la paz, expresando su sim: sidad aparece cada día más urgente, reéomierjfía a los miembros del Consejo patía por la iniciativa reciente de la Gran de la Sociedad de Naciones, representados Bretaña y Francia en el ssntido de alejar en e! Comité de Ijondres, que procuren por este peligro. Pero el Gobierno español, por otra parte, puede contar, si lo estima contodos los medios hacer ten riguroso cómo veniente, con la colaboración, del organismo sea posible el compromiso de no interventécnico de la Sociedad de Naciones, tanto ción y adopten las medida inspiradas para en la resolución de las cuestiones de caasegurar sin tardanza un control eficaz en rácter humanitario como en los trabajos la ejecución de dicho compromiso. de reconstrucción nacional que habrá que Tercero. Ver con simpatía la acción iniacometer. ciada ñor el Reino Unido y Francia para evitar el peligro que la prolongación del actual estado de cosas en España hace coContrariedad en los medios rrer a la paz y a la lhuena inteligencia entre lai naciones; y fascistas Cuarto. Keconocer que existen en relaGinebra 12, 12 noche. Todos los augurios de la Prensa fascista han fracasado ción con la presente situación problemas rotundamente. Sus Órganos de información de orden humanitario y es de desear que habían anunciado que los Estados sudamese ejerza una acción humanitaria directa y verdad en el más hre e plazo posible. ricanos no iban a asistir a, la reunión del Consejo de la Sociedad- de Naciones, que, Reconociendo además que para la reconsademás, amenazaban con reconocer al Gotrucción de España es de desear asimismo bierno de los rebeldes. Ninguno. de estos una asistencia internacional y jne se utilihechos, ha sido confirmado. La Prensa fascen para ello los servicios del Secretariado cista, en. sus últimos números, anunciaba general con la colaboración de los servicios que el- Consejo no había tomado ninguna técnicos de la Sociedad de Naciones. resolución, que seguramente renunciaba a toda proponiendo tánicamenPalabras del ministro de Estado te la intervención, un- Comité de juristas. creación de Como, se ve, todas estas- previsiones no se español han realizado. Ginebra 12, 12 noche. Después de 3 a lectura del proyecto de resolución, el repreEs natural, pues, que la resolución votasentante de España, Sr. Alvarez del Vayo, da por el Consejo déla Sociedad de Naciones hizo esta declaración: lio encuentre favorable acogida en la Prensa- fascista y sus agentes. Los diarios dé esta He aceptado complacido el último pámañana de Ginebra manifestaban, efectivarrafo de la resolución del Consejo de la Somente, su mal humor. ciedad de Naciones- -porque éste es el resultado de un cambio de impresiones entre La verdadera España se ha revelos miembros del Consejo. Tina acción internacional en territorio español sólo puede lado en el discurso de Alvarez existir, conforme a las prácticas constantes del Consejo en materia de colaboración téc. del Yayo nica, a petición expresa del Gobierno esGinebra 12, 12 noche. Sólo un periódipañol. co de Ginebra manifiesta claramente su Yo quiero, en fin, añadir- -terminó dicienopinión imparcial. Es Le Journal de Nado- que en la acción del Consejo en relations periódico- internacional, y que coción con la cuestión planteada el Gobierno menta está mañana el discurro que ayer español se reserva el derecho en el caso de pronunció nuestro, ministro de; Estado n que las circunstancias lo exijan, de pedir los siguientes términos: -al Consejo que continúe el examen de la La palabra del representante de la Recuestión. La resolución fue aprobada por unanimidad. -Febns. La sesión fue levantada a las seis de la tarde. El presidente anunció que probablemente el Consejo se reunirá el lunes, a las once de la mañana. pública española ha sido oída atentamente y ha producido honda emoción. Ha fijado el problema de tal. manera, que los Estados miembros de la Sociedad de Naciones se xen en la obligación de adoptar una decisión de acuerdo con los principios del Pacto. La palabra del ministro de Estado de la República española ha señalado a loa representantes que se encuentran en Ginebra cuáles son. los términos a adoptar para una resolución definitiva; pero el se ñor Alvarez del Vayo ha obtenido aún más, pues ha demostrado claramente que la petición hecha a la Sociedad de Naciones por el Gobierno de España estaba plenamente justificada. El tono moderado, los argumentos llenos de lógica del discurso del ministro español, han alarmado a quienes se oponen a una causa humana y justa. ¿Se esperaba, acaso, que el discurso del representante de España- fuese un discurso agitado, lleno de ataques brutales y ofensivos y de acusaciones poco fundadas? Es imposible negar que los enemigos de la paz han sufrido una gran decepción. El representante de la Esipaña. heroica y digna, ha sabido encontrar el tono que molesta a los enemigos de lá Democracia. La verdadera España se ha revé, lado a medida qué el señor Alvarez del Vayo hablaba. Todos, al finalíde su discurso, quedaron convencidos de que la. Sociedad, de Naciones no poctría, con su silencio. y pasividad, hacer posible la continuación de la guerra. La Generalidad de Cataluña y el éxito de Ginebra Barcelona 12, 12 noche. En la oficina del servicio de Prensa de la. Generalidad se ha fa. cilitado una nota acerca de la reunión de la Sociedad de Naciones. Dice que el Consejo ha aprobado por unanimidad una resolución sobre los asuntos de España que constituye un éxito para la Delegación del Gobierno legítimo. El primer punto de la resolución, se ha de entender como- una condenación explícita de la actitud de Alemania e Italia, que pretendían dictar a los pueblos de España la política interior a adoptar. También se ha de entender que condena aquellas declaraciones de Alemania e Italia que pretendían decidir sobre la forma de Gobiei iia que conviene a Cataluña. El segundo punto relaciona el Comité de no intervención, de Londres, con el control dé la Sociedad de Naciones. Y a n o podrán los alemanes eludir su intervención en España. Este resultado es altamente satisfactorio para el Gobierno de la República. En el tercer punto, que trata de la pacificación de España, conviene resaltar que la palabra mediación no aparece ni una sola vez, porque no puede haber, en r- eali dad, mediación entre unos insurrectos y un Gobierno legítimos y esto lo reconocen, oficialmente en la Sociedad de Naciones. El cuarto punto ofrece al Gobierno legítimo español, cómo en una corta y afortunada intervención ha destacado Alvarez del Vayo la ayuda de los servicios técnicos de la Sociedad de Naciones para fines humanitarios de reconstrucción del país. -Febus. Mas lleviadoya Consideraciones sobre la resolución del Consejo Ginebra 12, 12 noche. La resolución adoptada esta tarde por el Consejo de la Sociedad de Naciones puede considerarse satisfactoria para el Gobierno español en el terreno diplomático. En primer lugar, la resolución confirma que la situación internacional justificaba plenamente la iniciativa del Gobierno español para pedir la reunión del Consejo de la Sociedad de Naciones. Como resultado positivo de la reunión pueden señalarse los siguientes puntos: Primero. Afirma que las relaciones normales entre les pueblos deben mantenerse independientemente d. el régimen interior del Estado que los rige, lo que equivale a condenar de manera clara y categórica la intervención de Berlín y Roma en los asunto interiores de España. Segundo. Recuerda la obligación que ineumbe a todo Estado de respetar la integridad territorial e independencia política de los demás, y afirma que todo Estado tiene la obligación de abstenerse de intervenir en los asuntos interiores de otro, y, por último, rechaza la validez de todos los El Consejo de ministros SI TODAVÍA NO HAS CUMPLIDO CON ESTE DEBER- ENTRÉGALO ÉN Valencia 12, 11 noche. A las cuatro de la tarde se ha reunido el Consejo de- ministros en la Presidencia. Terminó a las siete. Ninguno de los ministros hizo manL testaciones, salvo el de Instrucción pública, que dio la referencia de lo tratado. -En la reunión ministerial- -dijo el señor Hernández- el presidente dio cuenta de las primeras impresiones que se reciben de Ginebra, después del discurso pronunciado por el ministro de Estado español. No obstante el ambiente favorable producido después de! discurso correcto y enérgico de nuestro- ministro, no es posible opinar hasta completar las informaciones ¿obre las sesiones posteriores y las gestiones que ha seguido realizando el señor Alvarez del Vayo. Se preguntó al ministro si el Consejo se había ocupado de la crisis planteada en el Gobierno de la Generalidad, y el ministro de Instrucción pública contestó negativamente. -Fetjtis. PRINCIPE- 15 o MADRID.