Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNES 26 DE OCTUBRE DE 1936. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 9. LOS MINEROS ASTURIANOS Y LAS COLUMNAS VASCAS OBLIGAN A RETROCEDER A LOS FACCIOSOS, OCASIONÁNDOLES GRANDES PERDIDAS EN EL SECTOR DE TARDIENTA SE OCUPAN TRES NUEVAS POSICIONES DE LA MAYOR IMPORTANCIA ESTRATÉGICA las hutaban: IMPRESIONANTE RE- había ocurrido; pero nunca que me el pue- mi ves ¿Qué has gritado? Yo pregunté a bieran asesinado. Quise entrar en ¿Pero, vosotros no sois fascistas? No- -me milicianos blo. loco de desesperación, odio LATO DE UN EVADIDO y de Estaba Mi único deseo era ver a de mu- al servicio contestaron- somos pueblo. de la República y del dolor. mi Yo grité ¡Viva la República! y, abrasándome al que tenía más cerca, les supliqué que no me mataran, que era un obrero como ellos y que venía equivocado. Me creyeron, y hoy me han bajado a este pueblo, en donde el teniente, y el practicante, y las muchachas enfermeras, y todos me han cuidado y atendido. ¡Si en los pueblos de Cas tilla supieran esto... Pero están engañados por los papeles y atemorizados por las felonías de los jovenzuelos fascistas. ¿Pero los fascistas no están en el frente? -No. Tuvieron que llevárselos porque na más sentir un tiro, salían corriendo, dejándose los fusiles y los cartuchos. Ahora los tienen en los pueblos y en las poblaciones grandes para poner orden. Pero lo que hacen es fusilar sin tasa. Son de lo más malo que hay. A los maestros los persiguen con saña; sobre todo a los jóvenes. No les importa que sean mujeres. Muchas y muy interesantes cosas nos dijo este hombre, que ha perdido, por el odio de un bandido sin corazón, a tantos y tan queridos seres. Nosotros no Podemos darlas a la publicidad. En las actuales circunstancias fe discrección mata- -lo sentimos como pe- riodistas y lo acatamos complacidos como hombres de izquierdas interesados en la victoria inmediata y total- -un éxito periodístico. (De nuestro redactor militarizado en el jer y mi hijo, y después, matar, matar, destrente, Juan de Aillaíranca. cuartizar entre mis manos a tanta alimaña A diario se presentan en nuestras líneas dañina. Mi amigo me hizo ver claro. Volví fugitivos de las poblaciones que, para su al camino y ya no tuve otra idea que la de desgracia, aún están en poder de los facllegar al lado de los rojos y unirme a ellos ciosos. Todos ellos nos han contado detapara buscar la ocasión de dar satisfacción lles y hechos que revelan hasta qué grado a mi dolor y a mi odio. han llegado en su crueldad los enemigos de- -i Cuándo te presentaste a nuestros caEspaña, de la Libertad y de la civilización. ntaradas? Este de hoy, llegado a nuestras líneas ex- -El treinta, por la tarde. A Punto estuvo tenuado moral y materialmente, ha colmaque no me mataran. do con su relato nuestra indignación, nues- ¡CómoI ¿Si a todos se les recibe y se tra sorpresa: y nuestro asco hacia esas fieras les atiende? aue así sac -n su espíritu de venganza, sus- -Es que a mí me habían dicho- -y esto fracasados sueños imperialistas y su- odio lo dicen en todos los pueblos- -que vosotros secular al pueblo laborioso y honrado. Desvais todos con camisas rojas, Por que hay pués de asistido por el inteligente practicomunismo en España, y como yo al llegar cante del hospital de sangre cantarada Fran- a las cumbres desde las llanuras de Segocisco Gomes Yunta, incorporado a las milivia, dando un rodeo por todos los pueblos, cias desde los primeros momentos de la subno vi camisa roja alguna, creí que había levación, el fugitivo nos cuenta su odisea. ido a parar a sus manos otra vez. Me es- -Me llamo Esteban Liras Rosas y tencondí bajo una piedra, y, cabalmente, sogo veintiséis años. Soy nacido en Navas de bre la Piedra que me servía d e cscondriio Roa, provincia de Burgos... se subid un cantarada y le oí decir: No debe- ¿No temes- -le interrumpimos- -que al estar muy lejos. Lo acabo de ver por aquí publicar tu nombre los facciosos ejerzan Yo entonces, temeroso de que me descurepresalias en tus familiares? brieran y me dispararan sin oírme, salí y Sus ojos se nublan de lágrimas, y con me presenté a ellos. Y como creía aue eran temblores en la voz responde: los fascistas grité un Arriba España En- -Ya, no. Las ha, n ejercido antes de estonces vi con espanto que se echaban los fucapar yo. Mi anciano padre, inofensivo por siles a la cara y, apuntándome, me pregunsu mucha edad, murió fusilado. Mi compañera y un hijo de tres meses corrieron la misma suerte. Y los mandó fusilar quien menos podía yo sospechar: un cuñado mío, dirigente fascista, que desde que yo rondaba a mi compañera, de moso, me la tenía jurada. A ella no sé quién la mató. Pueda qué él también, porque tenía entrañas de liiena. Y mi pequeño murió en los brasas de su madre, que no quiso separarse de nuestro hijo. t n poco adormecida por las crueldades (Conferencia telefónica de nuestro corresque. oímos y por last que hemos presenciado ponsal en el frente de Aragón, Fernández tenemos la sensibilidad. El relato de este Aldana. desgraciado ha puesto lágrimas en nuestros Barbastro ojos y un nudo de emoción nos ha subido corrido ayer 26, 1 madrugada. Hemos remañana todas del pecho ala garganta, que ños impide, no ciones del sector de Huesca, nuestras posicomprobando ¡tablar, respirar siquiera. la Inactividad de nuestros soldados. SolaContinúa: mente pequeños tiroteos, como aletazos de- -Hace unos días salí hacia la provincia los que están vencidos, son las señales de de Ser ovia con mi carro llevando vino, que la luclia que ya tenemos ganada. Una brees ¡Í oficio. A mi Paso por los pueblos era ve visita de la aviación facciosa lia. quecontinuamente molestado por jovencillos ar- rido levantar el espíritu de la ciudad cermados y con el pecho lleno de cintas de los cada, sin conseguir animar a los dominalos hombres que cuicolores antiguos de la bandera y crucifijos dos ni atemorizar a ciudad. Huesca puede v medallas. Yo nie sometía a todos sus re- dan de cercar a latomada por los léales, darse por ciudad gistros y a todas sus imposiciones. Ya sabía lia tenemos a tiro de fusil, y, además, su yo lo que hacen con los que se resisten. Es- población está en una situación difícil. tuve ausente de mi pueblo varios días, y Hoy mismo, oyendo la radio facciosa de cuando reárese un amigo salió a las afueras Huesca, liemos comprobado esta afirmación, y me dijo que no entrara, que me buscaban ya que en un mal disimulado optimismo, para matarme. anunciaba que habían recibido unas peque- ¿Pero tú- -preguntamos- -te habías sig- ñas cantidades de comestibles. Por otro lado, nuestro ataque de artillería del panificado como hombre de izquierdas? sado día debió deprimir- -Todo el pueblo sabía que yo era un en- te a la población civil, al extraordinariamenmismo tiempo que tusiasta de la Federación de Trabajadores causó importantes destrozos, ya que la misde la Tierra. Y mi padre, de los primeros ma radio facciosa recomendaba hoy a los Q %i e formaron en Sus filas. De ahí la opo- vecinos de Huesca que vivieran en casas sición a. que yo cortejara a mi difunta com- que ofrecieran posibilidad de derrumbarse pañera. que debían abandonar sus viviendas. Por ello, Huesca es ja una ciudad que puede Sig ic considerarse completamente- -Le pregunte, por mi familia, y al no sus habitantes, que, con lasdominada, pues fuerzas peracontestarme me imaginé aue algo malo, les EL HAMBRE Y EL TERROR SE ADUEÑAN DE LA POBLACIÓN CIVIL DE HUESCA Han fracasado los esfuerzos de los facciosos para romper el cerco puesto a la plaza da s para defcKderios, superan a la población normal, deben haber comenzado a sentir el hambre, toda vez que el único medio de comunicación que pudieran tener, sólo les permite recibir diariamente, con dificultad, pequeños convoyes, insuficientes pai a las necesidades de sus habitantes. El coronel Villalba, con quien hemos hablado esta noche, no parece mostrarse muy impaciente por conquistar rápidamente la ciudad. Quizá piensa cu otros objetivos más importantes que aseguren, no Ja toma de Huesca, sino la consolidación definitiva de nuestras posiciones en dicha ciudad. No debe creer interesante el mando conseguir un efecto moral inmediato, que después podría acarrearnos pérdidas mate ríales de importancia. Por el contrario, parece pretender ir a la toma de Huesca en las mismas condiciones que logi ó poner la bandera republicana cu Siétomo, Monte ¡tragón y Estrcchoquinto. Por otra parte, los facciosos hacen esfuerzos inútiles por romper nuestro cerco y ayudar a los sitiados de la ciudad altoaragonesa. En el sector de Tai- dienta lian buscado esta salida, que les lia costado muclias vidas de moyos y hasta la de un jefe respetado por los áskaris el capitán Honorio Garaizábal, un joven oíicial de prestigio en la mehala de Tetuán, natural de Logroño. Por la documentación encontrada a los moros caídos, se ha demostrado que la leva la lia hecho Franco recientemente, pues la mayoría figuran alistados