Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DÍA 24 DÉ SEPTBRE. DE 1936 NUMERO SUELTO 15 CENTS. Jg V m DIARIO ILUSTRADO. AÑO TRIGES 1 MOSEGUNDO, N. 10.397 g g jg SUSCRIPCIÓN: MADRID: UN MES, 3,50 PESETAS. PROVINCIAS: TRES MESES, 12. AMÉRICA Y PORTUGAL: TRES MESES, 12,50. EXTRANJERO: TR 5 MESES, 30 PESETAS. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN SERRANO, 61, MADRID. APARTADO N. 6 43 LA H O R A D É CRIMEN SU Por Fernando Valera Cuanto más pensamos en las causas de la terrible guerra civil que sufre España, más grave nos parece la responsabilidad de cuienes la provocaron. Jamás hubo en la historia del mundo una clase social tan necia o tan egoísta como la que detentó hasta hace poco la hegemonía económica y social en nuestro país. La tolerancia de las izquierdas españolas fue con ellos tan excesiva, que casi rozó los linderos de la traición a la República. Habían sido respetadas las personas y conservados los privilegios. La Iglesia siguió disfrutando riquezas y honores. Los propietarios cobraban sus rentas, la alta Banca mandaba sobre los Poderes públicos, los. grandes monopolios seguían repartiendo fa- bulosos dividendos. Verdad es que el triunfo del Frente Popular representaba el anuncio de un cambio más o menos remoto del rumbo de la política republicana; pero tan tímida aún en sus aspiraciones, que con ligeros, sacrificios de lo superfluo respetaría la posición privilegiada de los afortunados. Provocar en estas circunstancias la catástrofe de la guerra civil y social, es una insensatez; más que una insensatez, un crimen. Tienen perdida la guerra, y con la guerra todo lo que quisieron conservar con avaricia insana de usureros; pero aunque nos hubiesen ganado la guerra, habrían vis- to menguadas sus riquezas y su bienestar, como consecuencia del empobrecimiento general del país, en mucho más de lo que el EL CONSEJO DE MINISTROS DE AYER Frente Popular les había exigido. Con la diferencia de que en un caso su ruina no beneficia a nadie, y en el otro, su pequeño sacrificio habría contribuido a elevar el nivel de vida de los desposeídos, a mejorar la situación general del país, a crear, en suma, un ambiente de paz y de armonía, fruto y simiente a un tiempo mismo de la Democracia. Horrendo ha sido el crirhen de las derechas. Más horrendo si se tiene en cuenta la hora elegida para perpetrarlo. En el único discurso que pronuncié ante este Parlamento, ya les dije y demostré con razones y datos que nadie pudo rebatir, oue el del Gobierno, había que tener cie o de pasión o de sec- El embajador de Méjico visita al fuedecirjefe los periodistas el cual se limitó a a que acudiría al tarismo el entendimiento para no advertir Palacio Nacional a las diez y media de la señor Largo Caballero que nuestra economía marcaba desde hacía noche, para despachar con su excelencia. Ayer tarde, a las cinco, se reanudó el años una curva permanentemente ascendente, sin perjuicio de los pequeños zigzagueos Consejo de ministros, que había empezado Hay muy buenas noticias de los provocados por la crisis mundial y por el anteayer. frentes dice el señor Uribe Al entrar los ministros, a la hora citada, cambio de régimen político no hicieron manifestación alguna a los pePoco después salieron los ministros de Para conocer la situación económica de riodistas. Marina y Agricultura, Sres. Prieto y Uribe. un país, nada tan engañoso como fiarse de Momentos antes cié comenzar el Consejo último, interrogado la situación monetaria. El patrón moneta- acudieron a la Presidencia los jefes del Es- Este les contestó que había por los periodistas, muy buenas, norio no quiere decir nada. Los índices ver- tado Mayor del Ejército. ticias de todos los frentes. Poco después acudió también a la Predaderamente importantes son la producción- -De mi departamento- -añadió- -he traíy la población; esto es, el hombre y la ri- sidencia el embajador de Méjico en Espa- do un decreto de alguna importancia, pero ña, el cual celebró una conferencia con el no puedo hacerlo público todavía, hasta que queza. presidente del Consejo, Sr. Largo Caba- lo firme el Presidente de la República. Y es irrefutable que desde mucho tiem- llero. po la población de España viene aumenCesantías y reorganizaciones tando de un n ¡odo normal, hasta triplicar- El presidente anuncia que despa. Después salieron los ministros de la Gose en el decurso de un siglo. Cuando la pobernación, Industria y Hacienda, que no hiblación aumenta, es señal de que el suelo cieron manifestación alguna a los inforchará con su excelencia madores, y, finalmente, salió el secretario del produce. lo suficiente para sustentarla. En Los ministros permanecieron reunidos Consejo, D. Jesús Hernández, que dio la reotro caso, emigraría o se consumiría. Más hasta las diez y cuarto de la noche. ferencia en la siguiente forma: oblación es signo de mayor riqueza. El primero en abandonar la Presidencia- -Hemos tenido un cambio de impre- Pero no sólo aumentaba la población, sino también su longevidad y su sanidad; En los últimos años había descendido la mortalidad infantil en proporciones casi portentosas. Y por lo que se refiere a la producción de riqueza, basta ver las estadísticas oficiales de los últimos veinte años para advertir el persistente y continuo incremento de todas las. producciones fundamentales del país: el cereal, la fruta, el aceite, la patata, el vino, la ganadería, la carne y la leche. En más de dies mil millones de pesetas se evalúa la riqueza agrícola y en cérea de cih- co mil millones la ganadera que había llegado a producir anualmente España. Añadid a esto la minería, la riqueza pesquera y forestal, el incremento de valor que da a los productos, naturales la transformación industrial y. el desarrollo comercial, y tendréis una producción de veinticinco mil millones de pesetas. Pero aun había otros síntomas indicadores de 1.1 prosperidad económica de España la circulación del correo había ascendido en diez años de seiscientos a novecientos millones de objetos anuales. Más correspondencia quiere decir más tráfico, más movimiento, mayor riqueza. En diez años las Cajas de Ahorro experimentaron el siguiente aumento: de 1.800.000 a 3.800.000 imponentes, y las cantidades depositadas pasaron de poco más de mil millones a más de tres mil quinientos. En el momento de estalla! la guerra, terminaba de alcanzar el ahorro español la cifra de cuatro mil millones de pesetas. En diez años se ha triplicado el ahorro y el seguro. Por eso he venido sosteniendo que nuestra revolución- -como todas- -era indicio y consecuencia de la expansión espiritual y material del país. España buscaba un nuevo régimen social y político, porque, habiendo crecido la nación, el antiguo traje le venía pequeño. Lo que había en España no era pobreza, sino falta de equidad en la distribución económica. La producción y la riqueza eran mayores; si a. todos 1 no llegaba la justicia de ello, acháquese a injusticias en el reparto de los beneficios. Pues bien; en este instante de plenitud, cuando el país podía iniciar grandes Empresas económicas y sociales, cuando había medios y empuje para realizar una política creadora, construyendo pantanos, edificando escuelas, adecentando la vivienda, repoblando los montes, mejorando los cultivos, seleccionando los ganados, desarrollando las industrias, incrementando el prestigio y el poderlo internacional de la patria; en esta hora en que iba a alumbrar la gran España humana, buena, cordial, generosa, próspera y fuerte; en esta hora perpetraron el crimen de asesinar a la nación con una guerra civil, hija de la soberbia y del egoísmo, que retrasará algunos años el nacimiento de la gran España. A tanto llega la perfidia eligiendo la hora del crimen nacional. Menos mal que tras íá guerra viene la revolución, y con la revolución, un estallido de fuerzas vírgenes de la raza, que restablecerán rápidamente el estado de plenitud en que se hallaba nuestra patria, cuando ellos juzgaron que era llegada la hora de su crimen. EL GOBIERNO. APLAZA LA PUBLICACIÓN Los ministros cambiaron impresiones con el Estado Mayor DE SU ANUNCIADA DECLARACIÓN AL PAÍS