Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL CONTROL OBRERO EN LOS ESTUDIOS CINEMATOGRÁFICOS DE LA C E. A. Una interesante película de la guerra en España Nos llevó a los estudios cinematográficos que la C. E. A. posee en la Ciudad Lineal el deseo de conocer una película rodada en las poblaciones y en los campos que sirven de escenario a la guerra civil que España padece. Una película que ha servido ya y ha de servir- -aparte su interés histórico- -para que a las multitudes de retaguardia les quede bien grabado e j esfuerzo entusiasta del pueblo, en los primeros días de su lucha contra el fascismo. Una película, en fin, qué será ovacionada por el público de todos los frentes. Recogieron las escenas, con evidente riesgo de sus vidas, los operadores Serafín Rodríguez, Antonio Martínez y Tomás Terol. Escenas de un valor documental extraordinario, en las que el espectador, un poco aturdido por el estruendo dé los cañonazos y las descargas de la fusilería, vibra emocionado al contemplar el coraje con qué el campesino, como el obrero de la ciudad, el soldado, el guardia o el marinero, disponen sus armas en línea de furioso ataque. Allá van, como un vendaval campo a traviesa, bien ajenos a que una máquina cinematográfica capta sus movimientos. Aparece en los aires un avión. JBs dé lo. nuestros, Pero hasta convencerse de que no es faccioso, el centinela engatilla su rifle y apunta... Por todos los caminos hormiguean en filas interminables los camiones transportando hombres pictóricos de juventud y de ideal, municiones y víveres. Y en la era, ol campesino, fusil al brazo, se da con ahinco a la faena. Respira tranquiló el espectador al aparecer en la pantalla un aeródromo, en el que forman un gran número de aviones. Y momentos después se pierde la vista en. unos talleres enormes de montaje de aeroplanos y de construcción de piezas. ¿A que seguir? Seréis muchos los que hayáis admirado ya esta película. Basta saber qiula O. E. A. continúa trabajando sin descanso y que no han de transcurrir diez días sin t u sorprenda al público con una nueva producción de enorme interés en estos momentos. i Acaso no se explique bien el lector cómo puede laborar a este tren y en estas circunstancias una compañía cinematográfica cuya producción supone un gran desembolso de capital. Ángel del Río, orientador técnico de la C E, A. nos eJtplica amablemente la nueva estructuración de la Sociedad. Los elementos capitalistas continúan aportando el dineroyneíiéisario para la explotación y para aquéllas modificaciones que en la mecánica s e a conveniente introducir, con arreglpí; los últimos perfeccionamientos técfílcosvV; s 4 Un Consejo, obrero dirige y administra el negocio. Se -trata, pues, de la intervención y cóntrój de los obreros en empresa no abandonada por los capitalistas. Ese Consejó; atiende no solamente a las reformas y adquisición de material, sino a las necesidades v; de los obreros. Asi, su primer- acuerdojhá sido el de aumentar los beneficios qué: á los obreros corresponden en un 25 por ÍOO, que forzosamente habrá de ser destinado al mejoramiento cultural del trabajador (adquisición de bibliotecas, pnsayoa técnicos, etc. en relación con sus labores deditro de la C. E. A. Fácilmente; se advierte qué magnífico porvenir espera a éstos obreros, que cada día se hallaran ¿más especializados y competentes, fío hace falta poner la vista en el futuro, porque ya se advierte una maravillosa, con junf ación en todas las sécelo- hes, unía perfección magnífica y, sobre todo, una gran alegría en el trabajo. Y lleva el Consejo cinco días tan sólo actuando Se preocupa ahora ese Consejo, formado por representantes de la C. N. T. y U. G. T con dos secretarios, de organizar el comedor colectivo, con cubierto único de. setenta y cinco céntimos, que los obreros abonarán con vales, que luego serán canjea- dos por dinero. Este comedor colectivo será regido, cada mes por un Comité de administración. No es, posible dentro de un trabajo periodístico entrar 1 en los pormenores y matices de esta espléndida organización, que sigue lá orientación sabia e inteligente del partido comunista, orientación trasladada al seno de la C; E. A. por el camarada Villalobos. Han escuchado las explicaciones facilitadas por, Ángel del Río, que a través de la interesante visita a las distintas secciones de éstos estudios demostró sus profundos, conocimientos técnicos, el simpático alcalde de Villa del Río, el militante socialista 1 Lamoneda y otros hombres sin- dicales, que no han podido por menos de manifestarse admirados ante él nuevo rumbo qué: siguen estos talleres, y que no por fuerza, sino por comprensión, habrán de seguir otros. El aire de la revolución ha madurado muchos frutos. ZA ABA