Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B c SAÉÁE ¡0 8 DÉ DE 19 6. EDICIÓN EN LOS FRENTES DEL GUADARRAMA CADA MINUTO TRANSCURRÍDO SEÑALA UN NUEVO DESCENSO EN LA MORAL DEL ENEMIGO 7 (Impresión- resumen de nuestro enviado especial Juan de Viilafranca. HOMBRES DE LA REPÚBLICA Hernández Sarabia A B C sabia desde anteayer que D. Juan Hernández Sarabia iba a ser, nombrado ministro de la Guerra, Por rasones. de discreción, de disciplina- -de la inarávillosá, discipliiia con que el puebto español comienza a ser ejemplo y admiración del mundo- acallamos la escrita cxtcriorisációíi de nuestra alegría. ¡Hernández Sarabia, ministro I ¡Al fin, al fin! Áljin, poraiie D. Juan Hernández Sarabia, sobre sus Hinchas virtudes tiene una superior a todas: lealtad. Lealtad a su jefe, por la que cortó sxi limpia carrera militar cuando aquél era, perseQ dido por; las hordas del bienio negro. LealtadxilaviiffO, per la que: supo disimular, con. la tranquila, sonrisa de los que tienen el corazón entero, las amurc urcis de los republicanos atropellados por. los salteadores de la República. Lealtad al régimen, que le, hacia exclamar, cuando los pobres de espíritu, y. los débiles de esperanza zozobraban: -Paciencia ¡Paciencia, que es el patrimonio de los fuertes! Le recordamos como miembro predilecto de nuestra- -hoy iesmcnvbrada por razón de deberes v ansias, republicanas- -peña- de Las Salesianos. Le recordamos como es: de re ¡ular estatura, magro, cara de cuadro del Greco ¡mirada serena, sonrisa, franca, sencillez de trato, serenidad de opinión... ¡Homb r e! Anteayer, en la Redacción de A B C republicano, cuando se supo que D. Juan lícrnández Sarabia iba a ser nombrado minis: tro de la Guerra, voló, de pupitre a. pupitre, calla dito y alegre, el grito de ¡Viva la Re- pública! Hoy i cuando la Gacjta ha confir- viado lo qtte sabíamos, repetimos ya en vos men cometido. 1 contra la Patria, contra la. No necesita el pueblo de Madrid y los Justicia y contra la: Libertad. del resto de España que viven dentro de la legalidad republicana que los enviados de Periodista herido en eí frente de la Prensa en los diversos frentes insistamos con machacona insistencia en lo favoGuadarrama rable de la situación a nuestra causa. Pero Ha resultado herido nuestro querido comes el caso que no podemos decir otra cosa pañero D. Emilio Pérez, que trabaja al serpor la sencilla razón de que no otra cosa vicio de una agencia de periódicos de Barocurre. 1 Cuarenta y ocho- horas de permati íicia en uno de los frentes, quizá el más celona. TonióVparte, bravamente, en eí asalto al cuartel. de la Montaña y ha luchado tamextenso, nos han permitido obtener una imbién repetidas veces en la sierra. Ahora, represión veraz de la marcha de las operaincorporado p. su regimiento, ha. sido herido ciones. 1- por los. rebeldes, también en aquel, frente. Sin que se hayan realizado operaciones Esperamos tener la satisfacción de recibir: de gran envergadura, porque el enemigo la, grata noticia muy en breve. de que Emiliof empieza a no dar la cara, nuestras tropas Eérez sé halla, totalmente, restablecido. i van obteniendo sus objetivos, con una eficacia- considerable y con el mínimo des. Un avión. menos gaste; El enemigo, desmoralizado por los re -Está comprobado, oficialmente que en. uno, yfeses sufridos en cuantos intentos ha. realizado de quebrar nuestras líneas, faltos de de los frentes de; la: sierra, una díf nuestras. ametrallador, as ¡antiaéreas, instalada, en lü- hombres, dé Víveres y de material, está. tras; pasando ya las puertas del fracaso defini- gar adecuado, derribó. un grari avión, de gar. adecuado, derribó un- avión enemigo, tivo. que cayó envuelto en llamas. Los palpantes Por el contrario, nuestras tropas, cada día perecieron carbonizados mejor pertrechadas, alimentadas inmejora bleme: ité déscaí adas, ¿oh unos cuadros de mando a. los que, no sólo se respeta, sino ciué se les quiere, llenas de un entusiasmo sin límites, están en condiciones cíe manifiesta superioridad. Sería suficiente para esto Parece- e s cribe Mundo Obrero- -que alla- justicia de lét causa que defienden; todas gunos colegas tratan de escapar a la medida las circunstancias apuntadas tendrán como general que restringe las páginas de los dia. resultado inmediato el total aplastamiento, de rios. La dhposición qtte restringe, el papel los. traidores fascistas. v de los periódicos debe ser cumplida cu toHemos hablado con prisioneros, paisanos, das sus extremos per- toda- las publicaciones. alta: de filiación izquierdista, fugados de las lí- ¡A cumpliría, sin excepción! ¿Hernández Sarabia, ministró de la De acuerdo. Lo contrario sería inacepneas; de; -fuego unos y de las ciudades sotable. -Guerra? ¡Viva la República! juzgadas, por los traidor. es otros. Sus maniféstacionés- nos producen una terrible indignación. El relato que IIQS. hacen de sus fechorías levantan un clamor de indignación. Si no, lo. hubiéramos vistp en el aspecto que ofrecen estos hombres, seguramente lo habríamos puesto en duda. Tal sa- ña, tan Guadalajara 8, 1 madrugada: Los restos de la columna de Valladolid y escasos de conciencia, tan faltos de. se nsw Soria, expulsados por nuestras tropas más allá de Sigüenza, quisieron sorbilidad humana demuestran estos relatos, prender a las fuerzas encargadas de la defensa de: dicha pobiáción. que cuesta trabajo creer, que personas que. Para ello iniciaron su ataque al amanecer, agrediendo con fuego de cañón se llaman de orden puedan, cometerlos. Y, sin embargo, tenemos las pruebas ante los Otro punto lejano de nuestra línea, para distraer hacia allá la atención de EL P A P E L Y; LOS PERIÓDICOS EN SIGÜENZA ES APLASTADA UNA COLUMNA ENEMIGA Cuarenta y nueve muertos y den heridos OJOS. los leales. Las noticias que sobre la situación de las ciudades ocupadas por los rebeldes nos dan estos fugados de ellas, no- pueden ser más beneficiosas para la causa de la República, y del Frente Popular. Carecen de fluido eléctrico, los víveres escasean, las fábricas e- industrias- están. -paralizadas- y toda la población civil reacciona por momentos, hasta el punto de haberse? registrado serios inc dentes con los fascistas y las fuerzas traidoras. El engaño, se ha prolongado Aa- lo bastante para q- ue ¡incluso personas impatizantes en principio con los- faccesos, empiecen a condenar su actuación La impresión del frente a Jas seis de la tarde de hoy, día 7, es francamente optimista. Desde Guadarrama hasta donde se halla el heroico Mangada se ha establecido un cerco invulnerable. Estas fuerzas, en comunicación constante, rápida, con todos los elementos: necesarios, irán, avanzando 1 y encerrando al enemigo en un círculo de fuego, 5 del qué. rio pod án, salir, y dentro del cual pagarán, bien brevemente, él tremendo cri- El enemigo, creyendo que no había sido visto, se acercó cautelosamente a Sigüenza; pero los nuestros le aguardaban bien prevenidos, y lé acometie 1 ron con tal furia que pronto hubo de comenzar a replegarse. A las diez de la mañana sus jefes lograron hacerlos avanzar de nuevo, pechó a tierra, prqtegidós por fuego de morteros y ametralladoras; pero no lograron acercarse a a ciudad. Y a las dos de la tarde volvieron a retroceder de nuevo ante él ¿empuj e de nuestra columna ferroviaria y las milicias. El jefe de ello ¿v ex capitán Rafael Sancho, quiso; conducir otra vez al ataque a los suyos, y entonces recibió varios balazos, que le dejaron muerto. Con ello la columna emprendió la huida, abandonando los tres morteros, ligeros con que sostuvo su ataque, seis ametralladoras, un fusil ametralladora, once camiones grandes cargados de cartuchería y cuatro automóviles de turismo, que se cree iban ocupados por personas que tuvieron cargo en el obispado de aquella ciudad. También se les ocupó una ambulancia de la Cruz Roja. En su. fuga los rebeldes abandonaron en el lugar de la acción cuarenta y nueve cadáveres. Se cree que debieron evacuar un centenar de heridos en otros camiones. Asimismo dejó unos 200 fusiles. Nuestras fuerzas, que son las mandadas por el fervoroso republicano señor Martínez de Aragón, cogieron algunos prisioneros y confían en, capturar mas quei se. han dispersado. por aquellos alrededores. -A. -B C.