Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DÍA 8 JPÉ AGOSTO DE 1936 E 1 ARIO 1 LUSTRADQ, AÑO TRI GEO. STAOS EGH N. 10.357 SUSCRIPCIÓN! MADRID, UN MES, 3,50 PjSSETAS. PROVlNClASs TRES MESES, 12. AMÉRICA Y PORTUGAL: TRES MESES, 12,50. -EXTRANJERO: TRES MESES, 30 PESETAS. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 61, MADRID. APARTADO N. 43 ESPAÑA, En virtud de un acuerdo adopDE LA L 1- tado 6 n una reunión habida en 1 ministerio de Industria y La humanidad. civilizada, los hom- Comercio, ABC no constará más bres libres y cultos, han visto con cla- que de 16 páginas mientras due ridad qué se litiga hoy en, España. De ahí ese clamoreo enorme de adhesión ren las actuales circunstancias. NUESTRA espiritual y ayuda lícita que nos llega de todas las naciones. En balde los facciosos lanzaron a los cuatro vientos falaces- hipocresías. El mundo no se ¡dejp. engañar. Ha visto, claro como la luz del día, que lo de aquí no es sino una ofensiva; contra la democracia- del occidente europeo. Un impulso frené- tico, igual en todo al que efectúan unossitiados para abrirse camino entre los: sitiadores. v. lín; duelo a muerte entre; cierta concepción 1 absolutista, que sucumbe asfixiada por la enemistad de los pueblos libres, -y el espíritu de progreso que tiene en ¡la España republicana utio. de sus mejores- reductos eu- pueblos libres tendernos las manos cofi vehemente impulso de fraternidad, la convicción del triunfo se agiganta. España no puede ser fascista. España sabrá salvar la civilización política de la Europa libre. encuentra él ejemplo que es preciso, evitar: el de la flecha del partho. Los rebeldes en derrota, a la desesperada, huyendo como el partho, acaso sean capaces d e enviar sobre Madrid la flecha última de la traición. Y el Gobierno, que todo lo vigila y a tqdo atiende, quiere, prever ese caso; por si se produce, no verse limitado a tener que la- mentarlo. YA SÉ CONOCE AL VERDADERO FACTÓTUM DE MARCH Todo el inundo sabe qué es y qué representa el hombre que, con Franco, Fanjul y Mola, preparó desde. él Ministerio de la Guerra, en ei bienio, negro, todo; lo que ahora ensangrienta, a. España. Y al verle tan unido al banquero de los facciosos, la jenr te se pre gimtaha: ¿Cuál ha sido el nexo de. unión entre. la Compañía de. Jesús y ei siniestro personaje de Mallorca? La Ltíkiiere el gran semanario pari siense, lo. hatr 0 veladq: al. describir, el, cuartel general que tiepen los fascistas, a la sombra de Juan MarcK, en el, Gran Hotel del bulevar de Capuchinos: March tío ¡leva: por sí sólo el tejemaneje de sil ofensiva contraía República: Se trata de, un vie. jo. casi decrepitó- -escribe La Lurniere -Por ello le es físicamente, imposible desenlpeñar todos los cometidos que demanda su empresa Pero- tiene junto a él un personaje, en calidad de eminencia gris. Consejero y lugarteniente, que recibe la correspondencia y a los visitantes. Que responde por el amo y tiene -conferencias telefónicaj en su nonibré, con toda Europa: Palma de Mallorca, Barcelona, Londres, Berlín. Es riioriseñór Palpier, el obispo de la Misión católica española en Francia. Y no es sólo un secretario, sinc el factótum Es el hombre d, e los jesuítas, y a buen seguro qiie dirige, en nombre de ellos, la sedición española. Ya se conoce, pues, el agente de enlace entre la. Compañía de Jesús y- Juan March, pues qite el- ex ministro de la Guerra cedista, no es; sino, hechura hiiinilde de los elementos, extinguidos en España por el artículo 2 de- ía Constitución. Ño es que ahora, casualmente, Marchi y Gil Robles hayan coincidido Gil Robles, después de desempeñar aquí la función. -que le asignaron sus jefes, hace lo que le: ordena la Compañía. Y como está se halla en estrecho enlace con March por medió de monseñor Palmer, he ahí por. qtíé Gil Robles lió- ido. en pos de March á, Lisboa en el- freccasqd- o asunto délos -cuatro trimotores; giie quisieron con -praraUí cuando les fue imposible ultimar él asunto en Burdeos. Ahora, conocida la intervención directa del prelado Palmer en el gran negocio, sangriento: que desenvuelve March, ya se explican- también, -otras miichas cosas: que dondequiera estén los obispos con los rebeldes, que actué e el. Guadarrama, una co lumna sediciosa de clérigos y seminaristas navarros, que se erice las iglesias de ametralladoras y cañones antifyéreo. s; bajo ei pa béllón negro. con vivo rojo del fascití indí- LA F L E C HA PARTHO DEL -Van dos. noches con medidas de precaución centra posibles visitas nocturnas aéreas en Madrid. Esta noche proseguirán las me. ropeos... ditlas, agregando alguna ni las La conciencia universal ha discri- precauciones ya tbmácfeis más. Pero noches ni- las de minado muy bien que esto no essim- sucesivas, tienen. por. qué alarmar, al vecinpie episodio interno de una nación. Vé- dário madrileño. alas; ciarás que. aquí se litigan intere- H a y que decir, en: honor a: la verdad y en ses comunes al. patrimonio. universal; justicia: para el pueblo de Madrid, que el ende civilización política. Que el gólpeí sayo de defensa contra problemáticas visitas faccioso asestado a la voluntad colee- aé. reas- np alarmó, a. nadie. El primer, efecto ftjé- él. de acatamiento ciego 1 a; la orden. del tiya de nuestro pueblo 1 es algo de mu- ministro de la Gobernación; el segundo, una cha trascendencia párá los otros paí- vez -cumplida la ordén, de diripsidad; Y lo ses democráticos. En la lucha del fas- mismo ésta noche qué. las que, subsigan como eismp contra el espíritu de los tiem- las; precedenses, lps madrileños pasarán por pos, España es un combatiente al que la experiencia sin inquietud. se busca destruir para que otras ruPrecisamente se Hizo ej primer enrayo en tas- queden abiertas al asalto contra momentos de mayor optimismo respecto al la Libertad. Y esto lo advierte el mun- próximo desenlace de la contienda. Las notido. Y por ello, España, soldado de la cias de todos los frentes eran satisfactorias, que, llegaban de la Libertad y- del orden democrático, tie- y siguen siéndolo. Las acusaban, el pronto sierra de! Guadarrama ne tras sí el todopoderoso estímulo dV cierre hermético entre dos fuegos de los la adhesión mundial. facciosos qué mantienen en. las crestas sus E n ese aspecto, los fascistas espa- avanzadas, ya en situación Se, difícil resisñoles- -civiles, -mñitares, eclesiásticos- -tencia. Todo era confortador para las fuerhan perdido ya la batalla, como pier- zas- leales y la población civil. Y en- ese amden sin excepción las del frente. Se los biente de alegre confianza se, les, dijo a los ha conocido, pese a todas sus impostu- madrileños que tenían que realizar. una pruela realizaron. Pero como ras. Sé los ha desenmascarado, a des- ba precautoria, y un precepto. ritual, sin dar quien cumple con pecho de las villanías con que algunos al hecho, importancia alguna. grandes periódicqs extranjeros, pingüe- Versdad es. que pueblo como el madrileño, mente cohechados, esforzáronse en el que no da nwportaíicia- al gesto heroico con. embaucamiento de sus respectivos paí- que esta rés ondienclo a la súEversión álevo- ses. Y el mundo enteró, con noble irh- s. a ie la casia militar, nó poiiíi concedérsela -pulso, acude en conforto y auxilió de al móvil de unas órdenes encaminadas. a su; deferísa costra esta caballerosa España, que hoy cum- aéreas nocturnas. problemáticas incursiones concedió; pero ple uno de sus rii. ás grandes, puros y cumplió la orden, Y. no se laafortunadamente porque, bellos cometidos históricos. ¿Qué má- i para lá República, sus defensores han aprenyor prueba, de la justicia de nuestra: dido elacaf amiento a una disciplina y tienen causa, invencible que esos testimonios 1 eotifiah zá, plér. á en el Gobierno. Por eso de ardiente solidaridad humana y de- las órdéhes se cumplen sin. discusión. L Los fechos, por otra parte, dieron, la ra mocrática? ¿Cómo, pues, no sentirnos más y zón al pueblo: nada acpntedó. Tampoco su- cederá nada esta noche ni las sucesivas, más seguros. de la. yictpria? Lo está- nii tras se! vdespüegá tódo -el. sistejiiá- áe, p fe- bámos antes, por la ¿enorme, irresis- í cauciones ctíntra- improbables visitas aéreas. g e n a -i: tibie pujanza con que el pueblo acuEntonces, j pof qué. ge; somete al vecinda- Lo Palmer aclara, dió a la defensa de su patrimonio cí- rio de 5 íadtid: vá! e; tá prueba? puntosde monseñor Y, España, toma much os nebulosos b u vico. Ahora, cuándo vemos a todos l s Sencillanietífé, porejue ya en ia Historia se nota.