Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL DÍA DE ZORRILLA El poeta Zorrilla, t! trovador católico d ¿España, ha tenido un homenaje de flores, ante su estatua del Campo Grande, en su tierra de Valladohd. ¿Será ya para todos los años venideros el JJia del Poeta este luminoso domingo de junio? Y además de las llores de todos ios jardines de Barcelona, de Valencia y de Granada- -sus ciudadesmusas- -no debieran faltarle las espigas doradas y las rojas amapolas de sus castellanas llanuras trigueras al poeta que escribió La sioga. Sería ia ofrenda simbólica de Castilla. Porque, acaso, en lo hondo de esta glorificación existe una ilusión de renacimiento. Es la misma Castilla que remueve las cenizas de su trovador con la esperanza delirante de que vuelva a cantar su lengua de oro. Ningún poeta español merece tanto que se enciendan lámparas en su sepulcro, como el que dio un soplo divino al mito satánico de Don Juan. Sobre el infierno del Burlador clásico, hizo aparecer la figura de Doña Inés, la más sublime creación de la poesía universal, o sea de la poesía católica. Con su ensueño lírico y religioso de la radiante novicia del alma arcangélica, llenó de esperanzas de conversión el averno donjuanesco, o sea la caverna úe los delirios humanos. Zorrilla escribió el más grande poema espiritualista, acaso sin saberlo, más por inspiración que por talento, oyendo las voces del más allá, como escriben los verdaderos poetas que son como iluminados... El sólo puso el instrumento maravilloso de su música. Su Don Juan, espadachín luciferino, había matado a todos los donjuanes y está siempre a punto de matar a su creador. El personaje es un símbolo eterno y el pobre poeta es ya sólo cenizas en un agujero negro. Pero aparte de su Don Juan, Zorrilla ha resucitado toda Castilla y la ha cantado por tierras y por mares cuando iba solo y pobre por las llanuras y cuando se embarcó en la carabela de la aventura, con el magnánimo Maximiliano, el emperador de la barba negra y de la negra estrella sobre toda su estirpe. Por dondequiera que caminaba el poeta con él iba Castilla. Todos sus versos son oro castellano y todos sus poemas dramáticos resurrecciones de su historia puesta de pie en los escenarios por lamagia de su cítara de juglar. El poeta vivió, como encantado en u na Castilla de hierro, de hidalguía y de alma católica y conquistadora. En donde no vivía jamás, fue en su siglo, que a pesar de ser el de las luces, estaba lleno de sombras para sus ojos. Ló que vagaba por el Parnasillo, por los escenarios y por los salones aristocráticos era un alma sonámbula vestida con un traje que no era el suyo. Parecía un ser que había retornado, nostálgico, de una Castilla en cuyo esplendor y fortaleza había vivido cuatro siglos antes. Los versos de Zorrilla, mejor que un artificio literario, parecían algo tan espontáneo y de tan de la Naturaleza como la música de los pájaros y de las fuentes y, en mayo, las hogueras de rosas. Su obra poética parece un carmen mágico que se derrama por España y América. Su tierra de Valladolid ha derramado flores ante su estatua en este Día del poeta Zorrilla. Es una lírica restitución, y al par esperanza de que el bronce que se eleva ante el Campo Grande resurja como un milagro la Castilla que él llevaba en el pensamiento, EMILIO CARRERE jarle, se agrava per un complejo de dificultades nacidas de las circunstancias físicas y una serie de anacronismos en las leyes rurales. La confianza pública ha sido repetidamente quebrantada por el mal gobierno. Todo sentimiento de cooperación se ha perdido por completo. Los remedios son claros para cuantos desapasionadamente miran el problema. Pero sólo pueden tener eficacia cuando un acertado esquema reconstructor que abrace todas la. perspectivas de las dificultades agrarias españolas sea proseguido sin intermitencias ni desgaire durante un considerable número de años Siguiendo este consejo evitaríamos el triste espectáculo de dictar reformas y contrarreformas sin eficacia ni umplimiento. ¡Cuántas lecciones no aprovechadas nos han venido de fuera! El V Congreso ernacional en favor de la vida rural, celebrado en el último mes de julio (Secretariat General. Rué de Joyeuses Entrees, 40, Louvain) nos confirma el incremento de los Sma. ll Holdings en los Estados Unidos; la difusión de la pequeña propiedad en Francia; los progresos llevados a cabo por Hungría; la formación di piccqla proprieta coltivatrice in Italia; la descripción de las reforzas en Luxemburgo; la extensión y consecuencias de las leyes en Checoslovaquia; los resultados, tocante a su relación con el paro, en Bélgica. De Inglaterra se nos informa en estos días por el Carnegie United Kingdom Trust de los esfuerzos que hace, mediante la parcelación de fincas, para la instalación de obreros parados. No otro es el remedio que preconiza M. Jean Perret: Le d i Chomage (Preses Universitaires de France, 1936) Notable encuentro cuanto dice acerca df! gigantismo agrícola y del monocultivo. Singulares agricultores, esos especialistas en trigo, algodón, maíz o tabaco, que ponen todos sus recursos en una cosecha única y se ven amenazados de hambre y de miseria en me- dio de sus campos de productos invendibles ¿Qué hay de común entre una agricultura racional, normal, honestamente concebida y organizada, y esas empresas impulsadas, sin fin agrícola, por el demonio del lucro y en detrimento de la nación? La población rural, tal como la concebimos, resuelve, gracias a la práctica de la cooperación, el problema que los economistas y los políticos se esfuerzan inútilmente en solucionar, a saber la vida sencilla y correcta para todo trabajador concienzudo. ¿Qué obra social y económico igualaría a la que podríamos hacer en España organizando la verdadera técnica de la vuelta a la tierra y rehabilitando el trabajo rústico? Conocida es hoy la personalidad de Henry Dorgéres, conductor de grane. s masas campesinas en Francia. Su libro Haut les fourches (Ettvres francaises) nos traza un programa que podemos sintetizar en una frase: República corporativa y familiar. No discrepa de esta conclusión Marcel Dupont al hablarnos de Les posibilites du relevement agricole en France en artículo que debe consultarse (Reww des Deux Mondes, 15 abril 1936) Los belgas, siempre prácticos, nos dan en un libro sobre Le Corporatisme (CoUege de la Sarte) un resumen tan acabado como instructivo de la organización social que por tal conducto puede lograrse frente a la atomística del siglo xix, rechazando, desde luego, el corporativismo de Estado, que tiene el grave defecto de olvidar que la materia que trata de organizar no es inerte, sino viva y libre, que no se deja aprisionar en camisas de fuerza Como tal se nos muestra en las 725 páginas del volumen de la Semana Social de Zaragoza, que ahora se publica bajo el título Problemas agrarios en España. Ni uno solo se olvida en ese conjunto de análisis y de experiencias. Para todos se indica solución viable y hacedera. Implantando lo que en tan magistrales lecciones se nos enseña, llevaríamos al campo vida y alma, riqueza, justicia y cariño. I Nos conducen hacia esa finalidad los proyectos de ley salidos ahora del Parlamento? Don José Vergara publicó en El Sol un impresionante trabajo acerca del problema de los yunteros en 1766, prueba de que estas cuestiones son rancias entre nosotros y que continúan siempre en pie. En la antigua vida concejil y comunera de España hay mucho que aprender para no incurrir en. errores ni fracasos que antaño se experimentaron ya. Sobremanera ayuda a ilustrarnos el hermoso libro de Julio Klein titulado La Mcsta, 1273- 1836, que traduce y publica con gran esmero la Revista de Occidente. En sus páginas se nos muestran no pocas fases de la civilización española Leyéndolas tendremos una más clara inteligencia del país en la medida en que éste puede ser entendido según ya advertía el cronista Morales en el siglo xvi. ¿Es que nos estará vedado conseguir la armonía en el campo? En modo alguno. No es ya época de decir con Napoleón III qus la pobreza dejará de ser sediciosa cuando la opulencia deje de ser opresiva Hoy, dcsgraciadamentej son todos opresores. Tampoco aceptaremos con Audruger que pocos pobres son dignos de llegar a ser ricos y pocos ricos merecen continuar siéndolo Con escepticismos y desfallecimientos no se educa a una soicedad. Mejor es que observemos con J. Simón que la mayor parte de los hombres viven al lado de la miseria sin verla Y esto es lo que hay que enseñar: a querer mirar y ver. Si lo hiciéramos, reconoceríamos con Blanqui que el medio más seguro de elevar la dignidad del hombre es ponerle al abrigo de la necesidad e inspirados en estas máximas gustosos iremos al campéi repitiendo, con Petit- Senn, que un corazón vacío de hiél vale más que una bolsa ilena de oro EL VIZCONDE DE EZA ¡SEÑORAS! CUATRO productos de calidad que no deben faltar en su tocador: CREMA SUNBEAM (embellece el cutis) ESMALTE SUNBEAM (uñas elegantes) BRUN SUNBEAM (piel bronceada) BRILLANTINA SUNBEAM pasta (el mejor fijador) No salgan a veranear sin surtirse antes de los cuatro maravillosos productos SUNBEAM. Kmplear productos SUNBEAM es embellecerse, acreditando refinado gusto. De venta: Perfumerías, Droguerías y Mercerías. A SAN SEBASflAN Caballero de Gracia, 46. Teléf. 22017. VIENA, PRAGA, BUDAPEST: 15- 31 julio, 850 pesetas. CASTILLOS RHIN, Selva Negra, Alsacia, 18- 26 julio, 420 pesetas. CAPITALES EUROPA, Olimpíadas Berlín, Praga, Viena, Budapest, La Haya, Berna, Bruselas y París, 28 jul. -26 agos. 1.450 ptas. OLIMPIADAS DE BERLÍN, 650 ptas. VIAJES BAIXAS, S. L. Rb. Centro, 33. BARCELONA TIERRA CON ALMA Meses atrás tuve el gusto de recibir la visita de Mr. H. G. Dobby, que venía a estudiar en España el problema de la tierra, Hoy me envía amablemente el fruto de aquel yiaie: Agravian problems in Spain (American Geogr aphical Society. New York, 1936) Está bien visto el problema: Acumulado durante siglos, sin esfuerzo directo para ata- SAN SEBASTIAN Hotel María Cristina DONDE DISTINGUIDAS FAMILIAS MADRILEÑAS TIENEN TA RESERVADAS SUS HABITACIONES