Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
RECUtñDOS DEL PASADO ATEMTADO AL CONDE DE FLORIDABLANCA aa iiTi tJtt K con icrní c 16 n era u i j o ü r n t f J o r í d a W w m n Ü í p o r b iorprevfl ue 1 í produin tnn repenlina e mcíipfJ JirJo a 3 r t i: r iie rar A Rr. iv edid iJe b heridas, jue despuéi fe viú iiue no tt- nian mporlDnebn uÉrii ur dfíma M recoRÍcrxble en ÍHÍ bmos el rabalFeru i d l i a n í P. An rel L) ¿tbi E de J- cAn, une i T r v b en U Comp. iñiA ie Cafiallen- h V hici de N u c í a Orleán J dí- n Gft pjr, viíiMinde de Amíbl h nJicial (tipcci. rE ír en Ci lo d ij útcJduML cti el Keaf Silla, dJJirde í; e ti. iiubin asiuiTO? de carÁclcr par iciifar. Le condüjrrüii a b SecreinriJ de ív inda, c m a avuda del preíbllerO D, Jtifael Gavilin Carrahco. que taríibién hallabii preienle en- íl marncnTo de eonieief e el cflmeii, para p r c í l a r l f l o í ptlmcrüí ausilioir El ancor del alcnlndo, en la lucha ¡ue w iuvo c (tn el criado S ü i r c L te ínBríA. n el in rumcnío qiJe habb eíprímída can fa el eoiidc. n r ü v Kí ida rjüc jiifííaron por P 1 momento de -TniVL Ja L A l recobrar el conocimiento noridahUnía y ciiLcrar: e de püo, -envía e daiijcrjic jt -lAcerdoie ar? que le nd iiínl itnic I w Sacr menloi, íi nobTenientc riue olorRihu TiU perdón n que habia InTentado matarle. ÍLíiirp lanro llegaba b flulorldad campetcillP, que fu I b n a d pfira m lndr. Io p r j m c f a i d í l i (ienci, i3, presli el ücHncrienfe Jiu ptiinera decbracii n ani ¿el mariscal de c- rtnipüf D. Micucl de Trejo, que a la i- irún cslolia en Jri- tffjfwf fJ Pií acio, De ella r e t u j i i Ibmarie uan FabCo rerntn de naciünaliaú Trancen, natural de Osaun, y de cunircDla y ocho año de edail. Su hubo ntanera de eonse uir i uc e s p l i c i n el motivo lie la Bj- rttiwn. puri ue se encerri en el ¿TlerTcIo tná nbti: rutaH i i e n d D K a dar n i n guiiA respue? t. i. t l r c l i o car o de h eair- a PLI alcalde de Ca -a y Corle a quif n currcipojiJía iníTruIrla, pudo, en el cur o de vario dia? obicner del reo l; na conlcaiacion. ManifriHú ue hacb ya vcinlJTrü iñüi nuv rc? idiA en rccTitúrLo e pdi iol habiendo híibifado durante Ion pclnierOí un Buenos AÍTe y dcipuili, cerca de scinTe, en Madrid. L í n anleüedtnreí que fC pudieron averiguar de u conducu t modo de vivir, fueron delcsüblcs. Poco iJempo dcpué? de cociiraer itiainnioriioH abandona a l u cspota dejándola en nbaolulD deuiTif 4 rr j- uiA larde dJD en la nwinia de pre. Tiifir inentoriale a lo ministro? ufrccicndoles inienlfia imapínaríoK, Como no hacían íav de lU Absurda. pTOpo icionri, le e? stribia acu- ndnles de tiranoa y poco amazitef de Ei p ña. Sip profesión ní oficia, se li- noralki c mo afelid b H Mi neef idade lo caiíl na era ohvlicnlo para que ft cxpreia e liempre en lona ol echJo y hillanero. Kl pleno de i i Sata de aícaldc de CaKi y Corle, en b coriu ta í ue rte h l e n i t n c b tlcV A al Monarca, en CTimplirnfenlo de I M I r j vifierireiiH de Úl! Loi. ntemoriale ca l c ha niortiíieado. c j d o de nuchoí iñf a M Tiiiníjiiroí de E ladn de V M respiran un aire de I I- berlail el n d punihlc c ¡n- oTrnte; no pideCon la huurjhlad que e propia de uiio nae necetita y a ijuicn To le ísiuw en elfos bÉ í r t r n oece y ile lá cnonaj dt JícboiL ministros itribuyciidoíetc b accitfnei mití U i Y í dtda y el dfíp -tixuo mi, i injusto; proÜerc amenaiafl cQnlrj m vida V. en Hn, l o pinla con o t colofci mifl Icríibíe y d e í p r c c b h l e í -B l o i incnoriale ose. t í e w reconocido. él mismo, lo ft V M y a b R í y n a eicí. Sra. lenJa Príncipe ocuíuf u TOJIÍO, ni tectíar el caMW OV. te, Cfíi f de Plorídubíancii. letrílario Jjfiliaba í l sfio iJííO. L a Carie f i i c U l n ípcrclaríos riel Dt ii ho- -iiue prc íilJa FioridablaiTOt- de loda la iLvi lerviilumlfr iUlin. 1 y de H ilcr v m í a dr la nübje? que f o d r J l d 4 Jo Síjüeranüí, í- ú n aflejJ caKumbrr, d n r a n l í i U tíiilcj: i en los ÜíXios Reales. En b idañana del iB de j i i n Í O d rfnier minijErc AIÍÚ de Cu Eubitid nej que i cii piib 4 c r Pabeio, TvIne a í a despa- cho oítci Para líepJf n él h- iJiia de i i ir necearjamenre por u i ealfci n que d. iba acceio al marro del inEariTe D. Ani nio Ta? Ciul, y i iie era T 3 vea luij r de ir n iio üra Él ¡Éiflc del ediíício ddírtle r latun l i tuailoi IDA depjrlDTi itlcii mini A l lleRar FloridablanCd e oLtada por doi Iaca. yo a b puerU. de b residencia del 3 nfante, de erHre h -arijj r r o n a s Cíue W enconlrcibin en ai uel í t i r i j e e arrojó de íúbílo un hombce qoí tmpa iba un aima blhnea, y acuaieliendo por h espalda ií m ii; ne coberiiíinle, fe a- vc ¿dm puftal, ida e n tmüo en tono de exlrcma v i o l m c i a M n e ra c Lc picaro Se di- ponii o herirle por tercera v c i pero u i fie los d o i jervirlore ue le cuuodbbaitj llamado Juan Antonia uáref, caj- 6 jobre t i a íroor, dando con T en tierrBt eon lo qLJt itcni librú a jii jima d t la ni; ierte. Acooícc miento ü n inii íiAdo nO íiav flur dedr cjuc produjo e iufjefacc Jn í n loiirt 1 í y corrlú M I nolicía ccTi i- iíiri rapk ¡eí, líue a O Í ÍJOOJ rflomaiiív- el Alcázar t u í Inva- íido par el ciiJbli TO, i v i d o de eotiocír IDS deOllea de iuceso J S Tcfiiifn. ido el proce- o y firme el lalfn. sufrió la penJ de horca, s pe nr de que el boudsdCMD y liumaniíano conde de HorJilabUilcfl, no í 6l i tki- e m o i í f ó a, rle para manirTier b icurtcióo, 5 Ínn que pidió al Trdnjtwl b maydr benevolencia p i r a el rcf Tiuplt CKido; i d c m i al Rey que l coneediefa t i irdnTto, L A nrjíaliva de b cracia íumlo priocipjlmínlc en qne el delito flue perpeiraJo dentro íle la ntoiada reKia, circuoíL- inCia 41 UC Carloí IV- -ijuc nutica fué m í U i narlo- -con ÍderA- le uprenn qravtdad, i- pr flo esiíLlr pftcclente de tan j m B u b r y f í caihbTou audacia La elevada jerarijuia de la vicLmia, el TuKar o- T qutf c desarrolla ron I O Í bccboi cr ¡miuoAOt. 1 4 linjpatiai y el respeto que ep iodo el país disíruiaba e! excelso nnniílrú y lo in- ilo del caífl, en aqueltoi tienL oii en j o j que el acatainienio al principio de autoridad era inquebranlable, exiliaron -i b opinión y fueron nmlívo de l A i n i o cotnenlarío j Karlie i í cxplicalia el ofiRcii. flcTHÍníestiEi, dt ií nio. V o he teldJ delenidamontc lodaí ta actuaciones judicialcí en ninguna de TM pS finaS l e trnsluce qué cau a enipiij 6 el braio de PírcL La imagínadón popular, ijue con frecuen cía excede tus liniitcirdc b prudencia y diT b í en aEet íorfn b cfllunmia de que lo adveríarío de Fl ridabbnea hablan üido JoJ instr adores de b InfAme afrruió pero b 4 perdonas imparcíaleí que no estaban envc nenadas por el ap ii ionamicnio poljiico, reehaí ron de planq b malvada leyenda. Enlonccri DO juch. iban por el manilo nÚA que do. í grupo el Ibnt do de oi p o l i l b V que acáudlilailan FlorIdaHanca y Canipomaoe j- e nombrado de lo b r a g o n e í t i q u í dEHcia el conde de A v a n d j V era Ímpo? LU ra de precialrle pe i: 3 r que el calúlleto. -o procer araeoné: que habU dcnjO- Sirado lanía vecen? u valor en l. íi ifucrra de ItalLii, fuera capai de lan criminal prnpüsito, O l r o i creyeron que l ercl bahra oíiedL- cido a esliiuuloi ilc pHlrJolí mo (ara v c n r en b perdona del primer ecrelario del TJc pacbo In eneniÍKa írreconcilLibrc que ¿vle prufewba al réRJmcti rei oliKÍohnrii y i tnunfftnre en Francia, pero Un p- xo ennó (errei o la eüpecie, porque b e. xperjpníb dcmucaíta riUc loá que ilellnquen por amor a m paiA l ú confie. -an v proclaman in tennir a ninjirún ric pD Los m á n i t t i 1 c un ideal Tan nuKuito dienten orpullcJ i declarar qm: oliram n enardecido por el m i ai; iaifo? que iiiftíc ap iiouar al honibre v iiemptc han nmerlo cun abnej ada icrenidac! cpnvcnciilot de que cíimplian un lel er ineluctable: No fué urrancarlc una HOIA p bbra. y eoim. tío bulrn ICÍIÍRO, documcnlo i d reierencra que diera un ravo íle I U Í el l e c r c i o lü llevó a la wpullura el ínfelli a utircbíJo. lÍATALlO RIVAS I í l -ííüifl d AiMiifH fie f aífc y C o H í WihV A- irotltPl- A. nJO, (vutla rl- VHl H. M. n m i- nu- A (nn tM. Junn flhU IVrrr P -I di- IH. i HIA hrrldiu I Rr. -ona Sf Florl (UbUncíL- VrrMíy jiuci rJTM Nnci- nnaL-