Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A. B C VIERNES 19 DE JUNIO DE 1936. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 2 n LA SESIÓN DE AYER EN LAS CORTES para agradecer a la presidencia de la Cá- mará su actitud. El hecho de que considere que el telegrama tiene que ser apócrifo, irte basta para confiar. en. sus gestiones... Desde luego, me interesa, hacer constar primero, que el telegrama lo han publicado dos. periódicos madrileños de la mañana, con autorización de la censura; segundo, que el despacho es oficial, y. tercero, que no es posible simular iin telegrama oficial, que sólo puede transmitirse, como se sabe, por las líneas oficiales. El Sr. DIEZ PASTOR interrumpe, y las derechas protestan. El ministro de ESTADO: Después de las manifestaciones hechas por el presidente de la Cámara, al Gobierno no le toca más que esperar eí resultado de los esclarecimientos que se hagan, y si no fuese porque su silencio hubiera podido tomarse a descortesía, no hubiera hecho siquiera, desda luego, estás manifestaciones. Queda aprobada el acta. CALVO SOTELO DA CUENTA DEL QUE RECIBIÓ DEL DE OVIEDO Y PLANTEA UNA CUESTIÓN RELATIVA AL FUERO PARLAMENTARIO EJ presidente de Ja Cámara ofrece realizar inmediatamente los esclarecimientos propios de! caso. El ministro de Estado enterará hoy al Congreso del incidente de los barcos españoles en un puerto inglés, a que se refirió el martes en su discurso el Sr. Gil Robles. Terminada la discusión ds 3 proyecto de ley relativo al nombramiento de funcionarios para Jos cargos de Justicia municipal, se pide el quorum para ¡a aprobación definitiva. Ruegos y preguntas. El traspaso a la Generalidad catalana de unas obras déla Confederación Hidrográfica, del Ebro. La situación en las Islas Canarias Son las cuatro y media de la tarde cuando el Sr. Martínez Barrio abre la sesión. Una docena de diputados ocupa los escaños. En el banco azul, los ministros de Estado y Justicia. Orden del día Se lee una proposición de ley, que firma el Sr. SANTALO, de la Esquerra, pidiendo la concesión de una pensión para D. Artu- ro Vinardell. El autor la depende brevemente y se toma en consideración. Lo mismo ocurre con otra proposición de ley del Sr. MARCO MIRANDA, en la que solicita que se conceda una pensión a ios padres del periodista muerto, en Oviedo, don Luis de Sirval. Y otra del Sr. JAÉN, sobre concesión de pensión a D. Gonzalo de Reparaz. (Entra en la Cámara el ministro de Industria y Comercio. Eí Sr. Calvo Sotelo plantea una cuestión relativa al fuero parlamentario El Sr. CALVO SOTELO dice que, a la una de la tarde recibió un telegrama del gobernador civil de Oviedo; que ha sido ya publicado en dos periódicos madrileños de la mañana: Política y El Liberal. Ese telegrama tiene en su encabezamiento las frases de costumbre en los despachos- oficiales: Del gobernador civil de Oviedo al Sr. Calvo Sotelo, diputado a Cortes El Sr. Calvo Sotelo lee eí despacho a la Cámara. En él se dice que sólo un atolondrado o un inconsciente puede decir lo que el jefe del Bloque Nacional afifmó el martes en e! Congreso. Aquí, añade el telegrama el único anarquista peligroso es usted... Una carcajada habrá sonado entre los que conocen sus fantasías epilépticas... Etc. Después de leer el despacho, el Sr. Calvo Sotelo dice: Me limito a considerar, señores diputados, lo que ese texto significa para el fuero parlamentario, esto es, el hecho de que una autoridad gubernativa subalterna tome pie de lo dicho aquí por un diputado frente a frente al Gobierno para emitir juicios que son ofensivos. El pleito es, a mi juicio, de dignidad para el fuero parlamentario, y por eso lo pongo en manos del presidente de la Cámara. También lo pongo en manos del Gobier- no, por tratarse de una autoridad que de él depende. Nosotros dialogamos aquí con el Gobierno, no con las autoridades subalternas. Termina el Sr. Calvo Sotelo insistiendo en que el gobernador de Oviedo no firma el despacho con sus apellidos, que él desconoce, sino que dicho despacho esta re- dactado en estilo completamente oficial. ¡El presidente de la CÁMARA: En principio el presidente de la Cámara estima que ese. telegrama es apócrifo. (Rumores. Es- tima este presidente, señores diputados, que ese telegrama es apócrifo, y que no lo ha podido suscribir un representante del Poder ejecutivo. La presidencia de la Cámara hará las gestiones oportunas para saber si ese juicio que ahora emite es acertado como cree. El Sr. CALVO SOTELO: Me- levanto Con motivo de un ruego por escrito de! Sr. Gii Robles Al aprobarse el acta de la sesión anterior, el- Sr. CARRASCAL, de la C. E. D. A. protesta contra el hecho de que no se haya dejado publicar en los periódicos el ruego por escrito que el Sr. Gil Robles entregó ayer a la Mesa, y que aparece ayer en el Diario de las Sesiones. En ese ruego se corrobora, con documentos y pruebas, todo cuanto el jefe de Acción Popular afirmó en su discurso del martes, acerca de lo ocurrido a bordo de barcos mercantes españoles en un puerto inglés. Estos barcos abandonaron dicho puerto con tripulación y Policía de aquel país. El ministro de ESTADO lee las palabras que en la sesión del martes pronunció sobre ese asunto el Sr. Gil Robles, y ofrece traer a la Cámara hoy, a primera hora, y exponerlos a los diputados, todos los antecedentes del mismo y cuantas referencias oficiales haya en su departamento. El presidente de la CÁMARA declara que no habiéndose publicado el ruego del señor Gil Robles hasta el día de ayer en el Diario de las Sesiones, la censura no ha podido considerarlo con anterioridad texto parlamentario, y no caben, por tanto, reclamaciones. El Sr. CARRASCAL dice que, según ei criterio de la presidencia, tampoco podían publicarse en los periódicos las sesiones del Congreso hasta que hubieran aparecido en el Diario de Sesiones. Pero hay más, es que cuando el Sr. Gil Robles entregó el ruego a 3 a Mesa, se le ofreció autorizar la publicación del mismo en los periódicos, Si después se cambió de criterio, eso ya F ignora él. El presidente de la CÁMARA insiste, dil jiéndose ya, al Congreso, en que los textos parlamentarios sólo tienen carácter oficial hasta que se publican en el Diario de Sesiones, El restablecimiento de la Dirección genera! de Industrias Se pone a discusión un dictamen de la Comisión de Presupuestos sobre el proyectp. de ley convalidando el decreto que restableció la Dirección general de Industrias y concediendo créditos extraordinarios para atender a los gastos que ocasione su funcionamiento. El Sr. BERMUDEZ CAÑETE consume un turno en contra. del dictamen. El Sr. VERGARA, presidente de la Comisión, se extraña de la actitud del Sr. Bermúdez Cañete y le pregunta en nombre de quién habla. El Sr. BERMUDEZ CAÑETE: Hablo en nombre de la C. E. D. A. El Sr. VERGARA: Pues precisamente el representante de la G E. D. A. en la Comisión, Sr. Villalonsra, manifestó en momento oportuno que estaba conforme H el procon yecto de ley y sólo formuló al rr mo ligerísimas observaciones. El Sr. VILLALONGA reconoce la ver- dacl de lo que afirma el Sr. Vergara, y dice que lo que hace el Sr. Bermúdez Cañete es añadir un nuevo matiz a la cosa, mediante una aoortación nueva. ElSi- BERMUDEZ CAÑETE insiste en combatir el dictamen, y dice que antes de, hablar consultó con las voces jerárquicas, que son las que llevan la dirección de la minoría. Yo- -añade- que represento el sector que más se preocupa por las cuestiones económicas, no tengo más remedio que mostrarme francamente opuesto al dictamen. Queda aprobado éste sin más debate. Aumentos de plazas Sin, discusión se aprueba el dictamen de la Comisión, de Presupuestos sobre el proyecto de ley aumentando dos plazas de secretarios de. tercera clase en- el Cuerpo diplomático y concediendo suplemento de crédito para el abono de sueldos y gastos de, representación durante: elactuái tnmsír