Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES- 19 DE JUNIO DE 1936. EDICIÓN DE J- A MAÑANA. FACÍ, Ignoramos si se ha logrado una fórmula, aunque nos parece- bien difícil en un problema planteado de ese modo, ya que en él no caben términos medios. Pues si esto ocurre con este proyecto, hay otros en el orden del día que no salen a discusión porque los marxistas han anunciado tales enmiendas, que los republicanos se verían obligados a votar contra ellas, con el probable rompimiento de la mayoría. Así sucede, por vía de ejemplo, con eldictariien sobre el proyecto ampliatorio de la amnistía. El caso es qué la minoría de Acción Popular, bien enterada de las dificultades, se propuso demostrar ayer que todo eso del ritmo acelerado, de la copiosa labor legislativa presentada por este Gobierno, del activo trabajo a que se entregan los diputados de la mayoría es una patraña; y de pronto, el Sr. Gil Robles dio órdenes a. sus amigos políticos para que retirasen los votos particulares y las enmiendas al proyecto de reforma de la Justicia municipal, que se discutía en el salón de sesiones. Él efecto fue inmediato. Dio la orden a las siete de la tarde, y uri cuarto de hora después el proyecto estaba aprobado y no había dictámenes que discutir, con lo que la Cámara entró en ruegos y preguntas. No había asuntos, pero tampoco había diputados de la mayoría, porque en la, última votación que se celebró a duras penas se logró el número- suficiente, y los secretarios tuvieron que espaciar la operación para dar lugar a que los ministeriales fueran avisados. Mendi y lo prepararon para el viaje al Barrow... Una querella tuvo ayer lugar en el vapor español Gorbea Mendi, en Wórkington, entre sus tripulantes españoles y. los tripulantes ingleses que habían ido a bordo para sar cario a la mar. Los miembros de la dotación fueron inculpados ayer de haber intentado averiar la maquinaria cuando un maquinista inglés intervino, promoviéndose, una lucha en la que tomaron parte. 40 hombres. La dotación británica abandonó el barco y se negó a volver a menos de ir acompañada por la Policía, ya que, según manifestaron, los marinos españoles les habían amenazado violentamente con un cuchillo. En el mismo periódico se lee con fecha 9. de junio: A las cinco de la tarde la Policía entró en el Gorbea Mendi y en el Tom y se hizo cargo de los buques sin oposición de los huelguistas. Esta tarde el Gorbea Mendi, con los marinos ingleses, fue sacado del puerto, donde la Policía y la dotación substituta lo dejaron Noticias semejantes se leen en el Times, en el Manchester Guardian, etc. Pero para evitar que tales textos sean recusados, baste con citar la noticia publicada el 8 de junio por el órgano laborista Daily Herald: La Policía británica de Wórkington ha ocupado los. cinco vapores españoles que llevaron mineral a Inglaterra y cuyas tripulaciones se declararon en huelga, llevándolos hasta el límite de las aguas jurisdiccionales Conste, pues, que la afirmación del discurso era exacta, que los buques españoles fueron sacados de puerto por tripulaciones inglesas y ocupados por Policía británica, y que el señor ministro de Estado, que con tanta presteza interrumpió, no estaba enterado cíe la cuestión. Al dejar sentados estos extremos ruego la inserción de los mismos en el Diario de Sesiones para debida constancia. Palacio del Congreso, a 17 de junio de 1936. -José María Gil Robles. El ministro de Estado habló ayer brevemente con el Sr. Gil Robles y le anunció que a primera hora de la sesión de hoy se ocuparía de este asunto y leería a la Cámara los telegramas que recibió de nuestro cónsul, sobre el incidente. El Sr. Gil Robles le contestó que le pina; con- mucho gusto y que él aportaría también nuevos testimonios que corroboran cuanto dijo sobre este asunto en la sesión del mar tes. Puntos de venta kiosque l lace Neuve. 8 Place líe) Air. ü Route Malagnoa. O amepoulet (me lo Mt, Blanc) fi Place des ÍUpes. B tjiuai des Berg- aes. s Place acs Eaax Vives. a til) Point Plainpalais (Place) a Secheron (me de Lansanne) Ubr. Universelle (roe Mt, Blanc, Face Grande Poste) siciones, y quiero po ¡nerme al habla con los otros jefes de oposición para ir de acuerdo con ellos. Lo que sí puedo afirmar es que este asunto no quedará aquí. El Sr. Calvo Sótelo entró ent el salón de sesiones y pidió la palabra. En el extracto recogemos sus manifestaciones, así como la contestación que le dio el presidente de la Cámara y las frases que pronunció el ministro de Estado. El hecho de que el señor Martínez Barrio considerase el telegrama como apócrifo, tuvo el valor de una condenación, ya que significó que era tan monstruoso el texto de ese despacho, que no se le podía considerar verdadero. El incidente pudo considerarse liquidado aquí Un atropello contra el fuero parlamentario El Sr. Calvo Sote! o recibe un telegrama y en el acto plantea la cuestión en el Parlamento El ilustre jefe del Bloque Nacional, señor Calvo S ótelo, en su última intervención parlamentaria, y al Labiar del desorden en que vive España, se refirió a la región de Asturias, de. la qué dijo que parecía una provincia rusa, y que al frente de ella estaba un anarquista con fajín. El gobernador civil- de Asturias envió al Sr. Calvo Sotelo un telegrama, que el ilustre diputado recibió ayer, a la una de la tarde; pero el telegrama había sido publicado previamente en el periódico Política de ayer y en los periódicos de Oviedo, es decir, que había sido facilitado por. la autoridad asturiana a los informadores antes de cursarlo. Derivaciones del debate Otras notas parlamentarias del rhartes Texto del Diario de Sesiones Testimonio del Sr. Gil Robles A las Cortes. -En el curso de la discusión promovida ayer en la Cámara al defender la- proposición 110 de ley sobre orden público, el señor ministro de Estado interrumpió al diputado que suscribe, tachando de inexacta la afirmación referente al buque o buques españoles que, con tripulación inglesa y con Policía de esa nación, tuvieron que sex sacados del puerto de Workington. Interesa a la seriedad y prestigio del diputado que suscribe probar la veracidad del aserto con testimonios de la Prensa inglesa, tanto política como profesional, que no llevó ayer al texto de su discurso para no romper su unidad. En el número correspondiente al 8 dé junio en curso, dice Lloyd s List and Shipping Gacette La huelga de los marinos españo les en Wórkington ha sido dominada... El cónsul español en New Castle llegó y aseguró al Comité que actúa en la huelga que estaba autorizado por su embajador para obtener de las autoridades del puerto de Wórkington la substitución de las dotaciones si ellasse resistían a que se levantara presión. Marinos. locales embarcaron en el Garbea El Concierto económico y e Estatuto vasco. La Comisión contesta al Gobierno con una teoría peregrina He. aquí un tema que adquiere un primer plano de actualidad por las. circunstancias especiales en que se desenvuelve. Nos referimos al Estatuto vasco. Como se. recordará, el Gobierno, en un Consejo, deliberó acerca de la cuestión inherente a las relaciones que pudieran establecerse entre el Concierto económico que disfrutan las Vascongadas y el deseo de Ja región de poseer un. Estatuto. Se. entendió por algunos ministros que la concesión del Estatuto daba al pueblo vasco un régimen totalitario, -que no debía tener supervivencias de! régimen anterior. Es así que el Concierto económico es propio de un régimen especial, concordado entre las provincias Vascongadas y el Estado español, luego no debía figurar en el régimen estatutario, que debía ser comple- tamente nuevo en todas sus partes. Esta teoría, impecable en el fondo, fue! muy debatida, y, al fin, se acordó preguntar! a los elementos dirigentes del movimiento estatu tista vasco cuales eran sus aspira; ciones. i1 Al, llegar a la Cámara el Sr. Calvo Sotelo fue interrogado por los. informadores acerca del mencionado documento, y dijo lo siguiente: -En efecto, he recibido ese intolerable telegrama, que es una prueba más de la anarquía en que vivimos. Un gobernador, por sí y ante, sí, como si en España no hubiera un Gobierno ni un ministro de la Gobernación, se dirige a un diputado y le insulta porque cumplió con su deber, denunciando un hecho. Eso es gravísimo, y yo no estoy dispuesto a consentirlo, no por mí, sino por decoro y prestigio de la Cámara y de sus diputados. Jamás, en ningún Parlamento, se toleró que. las 1 autoridades dialoguen con sus miembros. Cuando un diputado denuncia hechos de una autoridad subalterna, es el Gobierno el que tiene que defenderla, y si no lo hace es que está conforme con la crítica. No sé el tramite que he de dar a este incidente, pero creo que. afecta a todas las ppq-