Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
miento de las paredes del horno y. las conssólo transcurridas veinticuatro horas con el tantes deformaciones que éste sufre a me- carbón al descubierto, -aumenta éste de peso dida que la operación avanza, son las reglas en un 4 ó 5 por ico. Se debe ello a la gran en que se basa la técnica del hechurero o avidez que tiene el carbón para la humedad del fabriquero. ¡Ah! pero quien crea que y los gases atmosféricos. eon esto le basta para dominar la profesión, El rendimiento en carbón no suele pasar se equivoca: le falta todavía lo más impordel 17 al 18 por 100. Exigua cifra, si se tietante el instinto del hechurero, que, más que ne en cuenta que la leña de encina anhidra aprenderse, se hereda de generación en gecontiene, aproximadamente, un 50 por 100 de neración, v carbono y que, aunque la leña que se carboAunque para la fabricación del carbón El encañado de una hornera, de operación nice tenga un 25 por 100 de humedad, siemvegetal se empiezan a emplear hoy los hor- difícil, y de la que depende en gran parte el pre queda un 37,50 por 100 para cai- Dono; se pierde, por consiguiente, durante el pronos metálicos, casi la totalidad del carbón rendimiento en carbón. ceso de fabricación, alrededor de un 20 por vegetal que se produce en España procede de 100 de carbono, que se consume como conlos hornos terreros. secuencia, entre otras causas, la imposiLos hornos terreros, carboneras u horne- mente primero con céspedes que se colocan bilidad de mantener uniforme de temperatula ras, pueden ser verticales u horizontales, se con la hierba hacia dentro y después con una ra en el interior de las horneras y de la carboniza únicamente con horneras vertica- capa de tierra húmeda de 4 a 10 centímetros desigual repartición de las corrientes de aire les, sólo de este tipo nos ocuparemos a con- de gruesa, bien apelmazada y reforzada por en las bufardas. la parte alta. tinuación. La densidad del carbón obtenido y, por Ya hemos dicho lo que se llama aterrar y La elección de sitio donde ha de emplaconsiguiente, su calidad, es proporcional a la zarse la hornera, si bien ha de hacerse por chasquear, la hornera, y sólo nos queda es- temperatura de la combustión; si a i So la economía en el transporte de la leña en lugar perar a la mañana siguiente y al hacerse de densidad del carbón es de 0,300; a 1.500 próximo a la corta y, a ser posible, en el día, si no hay viento fuerte ni parece que lo eleva a 0,400. centro de ésta, exige, para un buen ren- ha de hacer, encender. En las primeras horas se La calidad del carbón obtenido en los dimiento en el carboneo, que se haga en del encendido, los gases que se desprenden hornos terreros, cuando la operación ha sido lugar abrigado del viento y de la hume- son densos y blanquecinos y el horno suda; por consiguiente, la cochura dad, bien por los- accidentes del terreno estos gases son debidos a la vaporización de bien llevada y, es inmejorable, y se dice que ha sido buena, o por el arbolado circundante; el suelo la humedad die la leña, y al condensarse en el carbón canta, cuando, tirando un pedazo ha de elegirse ni muy arcilloso ni muy si- la cubierta de tierra es cuando se dice que líceo, ya que en el primer caso la corrien- suda. A continuación, el humo toma color encima de la pila, da sonido metálico. La importancia de esta industria en Este de aire que se estableciese sería muy dé- amarillento, pica a los ojos y huele y sabe bil y nos daría una hornera fría, y en el se- ácido, como consecuencia de un principio de paña es actualmente extraordinaria. El Estado- no puede permanecer indifegundo, por el contrario, la corriente de aire destilación de la leña; en esta fase se- refuersería muy intensa y el, carbón se pasaría. Se za la cubierta. del horno y continúa la car- rente y de espaldas a sus problemas. Desprocede después a preparar el suelo, lim- bonización con este cerrado, hasta: que el graciadamente, así ha sido y es, hasta ahopiándolo de raíces y piedras, cubriéndolo humo es de color gris, momento en que se ra, y bien reciente está, la injusta preterición después de una capa de cisco molido y pror abren con. el mango de la. pala agujeros en de no haber incluido el carbón vegetal en la curando quede con una forma lo suficiente- la cubierta, que se llaman bufardas, por so- reciente subida del arancel, y que hubiera mente cónica para que tengan- fácil salida plar o bufar el aire al salir; éstas sirven, tenido una inmediata repercusión en la inlos jygos acuosos que se desprenden durante como es fácil comprender, para llevar la tensificación de las explotaciones carbonecombustión al sitio donde se abren, y debe- ras y en la disminución del paro, obrero en la quema. rá empezarse por la vuelta de cabeza, conti- nuestras serranías. Una solera preparada por primera vez da nuando de arriba a abajo hasta la vuelta de FERNANDO NAJERA siempre un rendimiento en carbón inferior en pie. En cada bufarda, el humo sigue las faun 12 a 20, por loo al que produce una solera- ses que ya hemos citado, y cuando sale, azul vieja. claro, es señal que toda la leña que se en- P U B L I C A C I O N E S La naturaleza del suelo tiene también- mu- cuentra encima de ésta sé ha carbonizado por cha importancia, si se tiene en cuenta que completo. AGRÍCOLAS con la tierra procedente de éste se ha de forLa vigilancia de las. horneras es constanmar la- cubierta de la hornera, -y que no con- te, y en el último período es frecuente que La oveja churra de Tierra de Campos. vienen para ésta tierras demasiado arcillo- por secarse demasiado la cubierta de tierra, En homenaje al que fue predaro perito sas, -pues aunque son muy buenas, desde el se resquebraje, lo que exige tapar rápida- agrícola que enalteció su profesión, D. Grepunto de vista de su compacidad e impermeagorio Matallana Revuelta (q. e. p. d. ha las céspedes y tierra bilidad, tienen el gran inconveniente de que mente para grietas con queme el carbón. hú- reimpreso su excelente estudio sobre la gaque por la acción dsl calor, se contraen, apelma- meda dieciséis ano se días dura la carboni- nadería lanar castellana, la Asociación de De veinte zan y agrietan, en vez de ir cediendo poco a zación de una hornera, y al terminar ésta, se Peritos agrícolas del Estado. Merecido tripoco, como sucedería si constituyense- n una tapan todas las buf ardas y se deja que du- buto por las dotes del autor y por el interés cubierta elástica, a medida que la hornera del tema tratado con verdadera maestría, apague. se va deformando, según avanza la combus- rante tres o cuatro días sela extracción del tanta, que al honrar de esta manera la meNo queda ya más que tión. Las mejores tierras son las sueltas, ca- carbón, operación sumamente delicada, de- moria del compañero llorado, es la propia lizas o silíceas, mezcladas con cisco en pol- bido a que el más pequeño descuido puede colectividad la que recibe distinción. El exa vo o tierra negra quemada que provenga de encender el carbón recién descubierto y men de tal explotación zootécnica y los daotras operaciones; los alquitranes proceden- consumirse rápidamente; esto obedece a que tos experimentales de quien investigó en el tes de operaciones anteriores dan a la tierra el carbón recién apagado es una substancia libro de la realidad campera y en el labocondiciones óptimas para este fin. por la gran ratorio hace siempre actuales y provechosas Se empieza entonces la construcción del extraordinariamente inflamable, para con los las enseñanzas deducidas de este trabajo. fuerza de absorción que tiene horno, a cuya operación se llama encañar, gases, y que obrando casi instantáneamente Hacia la solución del Problema del castacolocando en el centro de la solera tres o y en reducida superficie, determina una ele- ño. -El prestigioso ingeniero agrónomo don cuatro palos bien hincados en el terreno y se- vación de temperatura capaz de encender el Pedro Urquijo Laudaluce aborda en este parados de 30 a 40 centímetros, que tendrán propio carbón. valioso folleto el estudio de la enfermedad la altura de aquél y que van a formar una denominada tinta y No ignoran los carboneros este fenóme- mientos. Documentado, sus adecuados trataespecie de chimenea, por donde se enciende sencillo y completo, y de poder vigilar con eficael fuego, sitio que se conoce con el nombre no, la con objeto procuran hacer ésta de no- resulta de sumo interés para nuestra agricia operación, de calderilla. Es necesario ahora ir colocando che, para ver con facilidad los carbones en- cultura. alrededor de los palos anteriores las ramas cendidos, y apagarlos, inmediatamente. Dos nuevos. folletos de D. Luis García o troncos de pie, y con la parte más gruesa Guijarro. -Con la Sacado el carbón, se separan los tizos o que, tratándose de actividad y competencia hacia abajo, para facilitar la forma de esfe- trozos de leña mal quemados, que se destisu autor, corren pareja, roide da revolución que tienen las carbone- nan a otras horneras, y se procede a pesar presenta el Sr. García Guijarro a su regreras a esta primera capa se llama vuelta de Ahora bien, comete fabri- so de una estancia en los países de Europa abajo o vuelta de pie. Después viene otra ca- aquél. la inocentada no pesar el ningún recién Central dos nuevos estudios de interés exquero de carbón pa o capas, que se llaman vueltas de enmecepcional para los productores nacionales. dio. y, por último, una tercera o cuarta, que sacado de la hornera; saben muy bien que Titúlanse Las frutas de agrio en el merse llaiv- i vuelta de cabeza o de cofia. Si las cado checoslovaco y Checoslovaquia como horr. a; son pequeñas, de 200 a 300 arrobas, mercado de grasas animales y aceites vegesólo tienen dos vueltas, y si son medianas, tales La Unión Nacional de Exportación hasta 1.000 a 1.200 arrobas, suelen hacerse de Agrícola que las ha editado enriquece contres vueltas; si son grandes, de 1.200 arrobas, siderablemente su acervo con estudios sintése hacen de cuatro vueltas. ticos acertadamente orientadores de V. agricultura y del comercio patrios en l e cae Las vueltas deberán hacerse lo más apretanta preponderancia tienen las materias otadas posibles, y. antes de cubrirlas se las da bre las que recae la sagaz observación del un repaso llenando toctos los huecos con los La carbonización avanza según un tronco conocido publicista, digno de felicitación que restos de la corta. Ahora queda la operación sinceramente le tributamos. -J. M. S. de cubrir la hornera, lo que se hace general- de cono invertido de base. cada vez tna- yor.