Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Por serranías de España. Las 500.000 toneladas dé producción de nuestra industria carbonera vegetal dan utilidad a muchos montes bajos y suponen, un valor en plaza de cien millones de pesetas, de los que 32 millones se invierten en jornales dé los hechureros. De ella viven én invierno más de 45.000 familias campesinas y o t r a s tantas viven todo el año de su transporte y comercio. Terminada de aterrar y. a punto de ser encendida, esta hornera encierra en su pansa esferoide urnas sesenta toneladas de leña, que se convertirán en cerca de once toneladas de carbón. LA INDUSTRIA DEL CARBÓN VEGETAL No es necesario navegar por el campo de la Historia para comprender que la fabricación de carbón vegetal es una de las industrias más clásicas y antiguas de la Humanjdad y que desde los tiempos más remotos, esta industria, inmutable a través de los siglos, ha sido la base del progreso y perfeccionamiento de la mayor parte de las industrias mecánicas y químicas. Si hace milenios que los chinos fabricaban carbón vegetal en hornos enterrados de manipostería, los egipcios conocían hasta la destilación en vaso cerrado mediante el empleo de tinajas de barro. Desde la fabricación de monedas, para la que necesitaban combustibles capaces de producir altas temperaturas, hasta la conservación de las momias mediante el empleo de destilados procedentes de diversas clases de leñas, son hechos que demuestran terminantemente la imposibilidad de haber realizado tales progresos, si no se hubiese conocido la fabricación del carbón vegetal. Industria tan antigua ofrece, además, la particularidad de haber nacido casi perfecta, ya que a través de los siglos ha venido conservando su primitiva técnica. Así vemos que Plinio describió hace cerca de veinte siglos un horno terrero de idénticas características a los que actualmente se constru 3- en. Y lo misino que los hornos son los carboneros: rústicos industríalos, campesinos de recia moral que viven en régimen casi patriarcal, y que con el orgullo de nuestros antiguos gremios, transmiten de padres a hijos la técnica de su profesión. El color de los humos de la combustión, la abundancia o escasez de éstos, el calenta- Toca a su fin la carbonización de esta hornera; así lo indican su achatmniénto característico- las bufardas abiertas en su vuelta de pie, v