Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MAtiRIDD 1 A 17 DE J U N I O DE 1 9 36 NUMERO SUELTO 15 CENTS. g gf) SUSCRIPCIONi MADRID, UN MES, 3,50 PESETAS. PROVINCIAS: TRES MESES, 12. AMERICA Y PORTUGAL: TRES MESES, 12,50. EXTRANJERO TRES MESES, 30 PESETAS. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 61, MADRID. APARTADO N. 43 ABC DIARIO ILUSTRADO. AÑO TRIGES 1 MOSEGÚNDO. N. 10.316 0 LOS JEFES PARLAMENTARIOS DE DERECHAS, PLANTEARON AYER, CON ACOPIO DE DATOS CONCRETOS Y CON SERENA OBJETIVIDAD, ANTE LAS CORTES, LA AUTENTICA SITUACIÓN DEL ORDEN PUBLICO EN ESPAÑA Los señores Gil Robles, Calvo Sotelo, Ventosa y Cid habran en nombre de inmensas multitudes adolecidas de esa situación. El presidente del Consejo, en su réplica, arremete contra la burguesía y Ja clase patronal. Un discurso demagógico de la señora Ibarruri aplaudido por ¡as izquierdas republicanas. El Sr. Gil Robles pide que cuanto antes se discuta la llamada represión de Asturias. El Gobierno obtiene 207 votos de Jos 473 que componen el Parlamento. Las derechas se ausentaron en b oqu: de! salón Antes del debate Expectación desusada. La Cámara ofreció un aspecto animadísimo desde las cinco de la tarde. Dentro y fuera de ella, porque las colas ante las puertas de las tribunas eran muy nutridas. El Gobierno dio órdenes terminantes para que no faltase uno solo de los diputados que figuran en el Frente Popular. Los partidos de derechas, sin haber cursado tales órdenes, apenas si aparecían con bajas. Se dijo a primera hora, y este rumor fue puesto en circulación por elementos de la mayoría, que el Sr. Gil Robles había desistido de la defensa de su proposición. La noticia era totalmente inexacta. El jefe de la C. E. D. A. al llegar a la Cámara, manifestó que tan pronto como le concediera la palabra el Sr. Martínez Barrio desarrollaría su discurso para el que estaba preparado con datos y cifras irrefutables. El Sr. Gil Robles sostuvo una breve conversación con el señor Calvo Sotelo y se supo que el jefe del Bloque Nacional intervendría también. Esto aumentó el interés de la tarde de tal modo que cuando el Sr. Gil Robles se levantó de su escaño para pronunciar su discurso, el salón de sesiones presentaba animadísimo aspecto. En el banco azul se hallaba el Gobierno en pleno. norias parlamentarias de oposición. Frente a ellos, se alzaba una mayoría agresiva, exaltada por su pasión y respaldada por el propio Gobierno, en un ambiente propicio e interesado, dispuesto, desde el primer momento, a que la crítica y la fiscalización no encontraran cauce adecuado. Pero la razón no tiene más que un camino, y es inútil que se intente cegarlo. Francamente, como adversarios leales, los cuatro oradores de derechas, que sienten junto a ellos el latido de inmensas multitudes atropelladas y vejadas en sus sentimientos y en sus intereses, hablaron como legítimos representantes de inmensas muchedumbres, sin que velaran sus pensamientos y sus juicios consideraciones de índole secundaria. La santa indignación que en ellos ha provocado. el panorama actual de España prestó a sus intervenciones trazos tan vigorosos, que repercutirán, indudablemente, en todo el ámbito del país. El Sr. Gil Robles comenzó su discurso con una alusión a la nota oficiosa del propio Gobierno el pasado viernes, que subrayó, sin proponérselo, la situación del país. Difícilmente hubo Gobierno alguno en España que, como éste, haya contado con tales medios coactivos y con tantas ayudas parlamentarias. Las derechas, patrióticamente, dieron facilidades al Gobierno que se constituyó después del 16 de febrero, en la Diputación permanente de las Cortes, que era de signo contrario, pero que era respetuosa con la voluntad popular. Desde entonces los Gobiernos del Frente Popular no han tenido trabas. Ni en la Cámara ni en el orden gubernativo. Leyes de excepción, suspensión de garantías, estado permanente de alarma, presión de la calle... ¿Qué más ha podido apetecer el Gobierno? Una documentada y enérgica actuación conjunta de Jas derechas Lo que dijeron los jefes de las derechas en su auténtica representación de la España que trabaja y sufre Magnífico triunfo el de las derechas parlamentarias en la tarde de ayer. Todo lo que agobia y angustia a los espíritus españoles ue sufren como propias las desdichas de la Patria, tuvo ayer una enérgica exteriorizacióu en los discursos que pronunciaron los señores Gil Robles, Calvo Sotelo, Ventosa y, Cid; es decir, kü jefes de las cuatro pi Este número está visado por la Censura El Sr. Gil Robles leyó una estadística que produjo extraordinaria impresión, estadística que va desde el i6 de febrero al 15 de junio, y, según la cual, han siJo destruidas ciento setenta iglesias, se lian cometido doscientos cincuenta y un asaltos, ha habido doscientos sesenta y nueve muertos, 1.287 heridos, 215 agresiones, 138 atracos, 23 tentativas de atraco, 09 Centros destruidos, 312 asaltados, 113 huelgas generales, 228 parciales, diez periódicos destruidos, 33 asaltos a periódicos, 148 bombas que explotaron y 78 sin explotar. ¿Quiere decirse que desde que ocupa el Poder el Sr. Casares Quiroga este estado subversivo y anárquico ha remitido? Desde el 13 de mayo al 15 de junio, inclusive ambas fechas, hay 36 iglesias destruidas, 34 asaltadas, 65 muertos, 230 heridos, 24 atracos, nueve Centros políticos arrasados, 43 asaltos e incautaciones, 79 huelgas generales, 92 parciales, siete clausuras de Centros y 47 bombas explotadas. ¿Detalles? Un día unos ingenieros, entre ellos uno de nacionalidad extranjera, son secuestrados varias semanas en el fpndo de una mina. Los coches son asaltados en las carreteras para que sus ocupantes contribuyan al socorro rojo internacional. Se da el caso bochornoso de que el Automóvil Club de Inglaterra no garantice 1? entrada de los automóviles en España. En el puerto de la Luz, en Canarias, no puede repostarse la Escuadra española, y en- cambio un buque extranjero por la fuerza. lo consigue. ¿A qué seguir? En Palenciana un guardia civil es llevado a la Casa del Pueblo y degollado. El Gobierno italiano tiene que intervenir cerca de unas tripulaciones revolucionarias españolas en el puerto de Genova. En Tánger... El Sr. Gil Robles, valientemente, fue señalando, como con un cauterio, estos incidentes, y el ministro de Estado se creyó en el caso de oponer una negativa a las manifestaciones del orador, originándose un cuerpo a cuerno en el que- Gil Robles llevó la ventaja, porque el Sr. Barcia no dio razones de su negativa y en cambio el Sr. Gil Robles insistió una y otra vez en la- verdad de sus afirmaciones. Para el Sr. Gil Robles el aspecto político tenía tanto interés como. el del orden pú-