Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
En la Puerta del Sol se Han realizado obras importantes a fin de lograr, que todos los accesos de las tres líneas converjan en un gran vestíbulo- central, facilitándose así la comunicación no sólo de estas tres estaciones con la calle, sino de ellas entre sí, con lo cual se descongestionará tan céntrica vía, puesto que los viajeros podrán hacer sus transbordos sin necesidad de salir a la superfick. La estación inicial. de Sol a Embajadores se; prolonga en dirección a la calle de Preciados con el fin de encontrarse con la calle de- Mariana Pineda, en donde se ha consíruído una vía de m aniobra que va por toda La línea en construcción Sol- Arguelles Otra línea en construcción tiene la Compañía del Metro cuyas obras se iniciaron en los finales del año 935 i y se espera terminen a mediados del próximo año: la de SolArgüelles, que se dirige por Preciados, la plaza del Callao y Gran Vía hasta la plaza de España, donde tuerce en dirección norte para seguir a lo largo de la calle de Blasco Ibáñez, con sendas estaciones en cada una de las vías citadas, otra en Ventura Rodríguez y otra, final, en el punto de coincidencia de Arguelles con jos bulevares, y acce- sos en esta avenida y otro más al norte, frente a Altamirano. Existe el proyecto, ya definitivamente aprobado, de una nueva línea gue se llamará de los Bulevares, de más ae cuatro kilómetros de recorrido, que en Arguelles comunicará con la actual en construcción; en la estación de San Bernardo y. en la glorieta de Bilbao, con la de Vallecas- Tetuán, y en Goya, con la de Sol- Ventas. Así, sin salir del- subsuelo madrileño, cualquier viaje- ro podrá ponerse en relación con todas las zonas del centro y la periferia de Madrid. Ya tendremos tiempo cuando nos muramos Quién piensa ahora en meterse bajo tierra; ya tendremos tiempo cuando nos muramos dijo aquel isidro de faja al cinto y zorongo a la cabeza, cuando fue invitado a uri viaje en el Metro. Siempre hubo por parte de los mortales cierta prevención a internarse en los abismos de la tierra. Los trabajos más rudos y mejor remunerados fueron aquellos que realizáronse en las zonas profundas, en tinieblas, adonde no llegaba la luz solar; pero la vida moderna, cada día más cruel y beligerante, va inclinando o devolviendo al hombre a los medios cavernarios donde viviera en otras edades tan semejantes a las actuales en el tono agrio y brutal de las relaciones humanas. La guerra sumió al soldado bajo tierra en. los abrigos y trincheras del frente, y en los sótanos y galerías del Metro, a los habitantes de la ciudad de París. Se piensa ya en construir novísimas ciudades con defensas y abrigos antiaéreos, y casas francamente subterráneas para aminorar los efectos de los bombardeos de la Aviación. Una ciudad cruzada en sus cimientos por túneles de la amplia cabida que poseen los del Metropolitano servirá de obligado- -no digamos seguro- -refugio para librarse de los estragos de la guerra química, Celebremos, pues, la apertura de todos- estos ramales y túneles subterráneos, que, además de aliviar el cumplimiento de nuestras profesiones y oficios con el aliciente, de la puntualidad, tan precario en espíritus españoles, servirán en día que desearíamos muy lejano, de cómodo, abrigo e impune alojamiento para las asechanzas guerreras, JOSÉ ASÉNJO. Boca de entrada al Metro en la calle de Embajadores, ésta calle, sigue por ia: plaza de Celenque a la calle del Arena! en la que enlaza con la línea q u e viene de Ventas. La longitud de la vía que va á abrirse al- público es de 1.460 metros, y de 2.080 contando dichas vías de maniobra y enlace. La distancia de Sol a Lavapiés es de 942 metros, y de esta estación á Embajadores, 464, Se inicia su trazado por debajo del ministerio de la Gobernación, continúa por la plaza de Bena vente a 32 metros de profundidad, que es ia máxima alcanzada pGr íás obras del Metropolitano. Se ha procurado dar a las nuevas estaciones, en. sus decorados, unos tonos más claros y- alegres, en consonancia con el gusto y estilo modernos. Acceso a la estación de Lavapiés. (Fotos Duque.