Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Informaciones y reportajes tina nueva línea del Metropolitano acercará los barrios de Lavapiés y Embajadores al centro de Madrid. La línea en construcción a Arguelles y el proyecto de los bulevares Es más, entonces los escasos vehículos- ia bicicleta, el coche el propio ferrocarril- -empleábanse como riiedio de exhibición, de p a s e o y de lujo, y quien lo usaba ya se s a b i a que no tenía prisa pero ahora el ciudadano de una capital cerno Madrid precisa de los nuevos mecíicc de locomoción, no como un regalo o descanso, sino para satisfacer su; má; perentorias obligaciones jornalera; sea obrero o patrono, funcionario, industrial o capitalista. Necesita estar en el curso de un solo día, a veces en una sola mañana, en tres o cuatro puntos distantes entre si varios kilómetros. La multiplicidad de tenciones fue exigiendo la creación de nuevo; órganos de Komoción v transporte, o viceversa; ia existencia de estos nuevos medios de comunicación y enlace permitió la concurrencia, de opuestos oficios y complejas obligaciones para hacer frente a los gastos y deberes cada día más apremiantes e imperiosos de la vida. Estación de So! en la nueva línea. Otro Madrid bajo tierra Las viejas capitales de Europa que, como Madrid, tienen planteados a flor cié tierra problemas de circulación, debido al visible crecimiento de i población que lleva consigo el de su tráfico urbano, tienen que buscar en el subsuelo nuevas vías de expansión y respiro para dar cauce holgado a esos ríos de caudal humano que se desbordan y chocan para hallar salida cómoda en su limitada superficie. No se puede andar por Madrid se oye decir con frecuencia queriendo expresar así los tropiezos y angosturas, las dificultades en suma que hoy se ofrecen a las muchedumbres viandantes para, trasladarse de un punto a otro de la capital de España. A los madrileños y sus huéspedes de tipo provisional y flotante se les ha quedado chica lar ciudad que fundara Felipa II, ampliada después por celosos monarcas o regidores, como un traje al muchacho que diera un inesperado estirón. Y ha sido preciso sacarle ja tela recogida en la? costuras de la americana o en los bajos de los pantalones. Y esto es lo que se ha hecho con Madrid: buscar bajo tierra, horadando en fus cimientos, nuevos caminos e improvisar otra ciudad subterránea que no solo facilita el paso de esa población desbordada y sobrante, sino que lo encauce v aligere para satisfacer también esa fiebre inemieta y dinámica que anima a las multitudes actuales. Porque Madrid, con sus actuales vías y limites urbanos, no resultaría pequeño para los madrileños de finales de siglo aun en el supuesto de que su población fuera la misma de hoy. Los afanes y las prisas de nuestros abuelos tenían un ritmo más reposado impuesto por el tono pacífico y sobrio de ia vida ciudadana, la 1 obligada carencia de los medios de traslación o el signo rudimentario y primitivo de los de transporte. La nueva linea de So! -Embajadores Madrid, pues, casi puede decirse que se ha duplicado en sus vías de relación. Como. si el trazado urbano de sus calles y plazas se hubiera proyectado yerticalmente sobre una capa del subsuelo, así se nos ofrece esa nueva ciudad subterránea que ha creado el ferrocarril metropolitano. Sobre las líneas, ya existentes que enlazan ios barrios céntricos con los más apartados y populosos, se va- a inaugurar otra muy importante, en brevísimo plazo, que unirá la Puerta del Sol con los madrileñísimos barrios de- -Lavapiés y Embajadores. i La nueva línea Sol- Lavapiés- Embajadcres resuelve con ventaja este problema de comunicaciones acercando al centro de Madrid zonas y núcleos de población que hasta parecían tan distantes y alejadas de toda convivencia urbana. Para ir de Sol a Embajadores se precisaba casi un cuarto de hora aún haciéndolo en pies ajenos y rápidos. Cea la nueva vía subterránea se empleará so a t mente tres minutos. El nuevo trazado dispone en su recorrido de tres estaciones: Sol, Lavapiés y Embajadores. La estación de Sol es la tercera de las construidas bajo esta céntrica vía v ha sido orientada en dirección norte- sur, por tanto paralela a la primera, es decir, a la de Tetuán- Cuatro Caminos, y explanada a igual profundidad. Ha sido preciso llevarla por debajo de la número 2 (Ventas- Quevcdoi. a la que cruza casi perpendicularmente. Es primera vez que se acometo ei: oí i- bz- uco arduos empeños Gráfico- itinerario de la nueva línea Sol- una obra ne tanleve interrupción sin Gücimí hai; -do la más en el serviEmbajadores. cio de la línea del Metro que va por encima.