Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 2 DE JUNIO DE 1936. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 23, áa, sólo parte de la condena, por haberle afectado últimamente la amnistía. El Sr. Salazar fue llevado nuevamente a Ecija, costando grandísimos esfuerzos a la Guardia civil y a los motoristas, que le habían detenido, evitar que ls lincharan las turbas. A pesar de haberse dado a conocer como secretario del Sr. Prieto, y de ser, protegido por algunos coi- religionarios de Ecija, los grupos insistían en que el Sr. Salazar era fascista. Don Víctor Salazar recibió una herida contusa en la región occipital y un fortísimo golpe en la espalda. Fue curado en la Casa de Socorro de Ecija, de donde el señor Salazar salió protegido por la Guardia civil. También fue asistido de heridas graves D. Francisco Sánchez Caballero, de cincuenta y dos años; v D. Pedro Llamas, agente de Policía, de Sevilla, quien, al proteger a D. Indalecio Prieto, sufrió una herida de arma blanca en la cabeza. Los coches fueron constantemente hostilizados en la carretera. Agregó el Sr. Prieto que e taquígrafo Sr. Salazar salió en el coche del Sr. Umbría, quien equivocó el camino y se metió en la plaza del pueblo, donde estaban colocados, los- camiones y camionetas que las Juventudes habían utilizado para el viaje. Las Juventudes arrojaron sobre el coche del Sr. Umbría piedras y los bancos que en los camiones habían utilizado para sentarse. Una pedrada rompió el parabrisas, y un pedazo de cristal hirió en la frente al Sr. Umbría. Así y todo, logró ganar la carretera y avanzar; pero como la sangre siguiese brotando de la herida, paró el coche a tres kilómetros de Ecija, con ánimo de lavarse en un arroyo. No contaba- -agregó el Sr. Prieto- -coii que aquellas gentes habían emprendido la cacería en sus camionetas, y les dieron alcance. Acusaron al Sr. Salazar de fascista y se lo llevaron hacia Ecija. Fue recibiendo golpes kilómetro y medio, defendiéndose con las manos puestas sobre la cabeza. Gracias a la Guardia civil, que lo condujo a la Casa- Ayuntamiento, pudo salvar la vida. El Sr. Prieto agregó que al doctor Negrín le habían apaleado de tal suerte, que tiene el cuerpo lleno de cardenales, y que a no ser por la providencial aparición de una pareja de la Guardia civil, lo hubieran matado a pedradas y a palos. -Como a todos- -agregó- su intento era lapidarnos, como a sapos. A preguntas de los periodistas, dijo que el gobernador civil de Sevilla no había enviado fuerzas a Ecija porque los organiza dores del acto habían garantizado que no era necesaria su presencia, pues ellos respondían del orden. Cuando se enviaron los refuerzos desde Sevilla, pudo salir de la Casa- Ayuntamiento, en doflde estaba encerrado, el taquígrafo Sr. Salazar. Allí ni siquiera hubiera podido alegar gue era mi secretario, pues hubiera sido mucho peor. Alabó el Sr. Prieto la conducta de muchos correligionarios, a los que debe la vida. Se le preguntó quiénes eran los que habían organizado la cacería según frase empleada por el Sr. Prieto, y dijo que las Juventudes uniformadas con camisas rojas y azules, y al grito de ¡Viva Claridad! El Sr. Prieto terminó su relato diciendo que era una verdadera casualidad el que hubiera salido del trance. -No me explico cómo estoy aquí- -concluyó. LTn periodista que había hablado con el Sr. Prieto antes de que éste hubiera llegado al Congreso le preguntó qué repercusiones podría tener lo ocurrido en la propaganda que viene realizando. -Yo no lo sé. Ellos verán lo que hacen. Yo considero un deber hacer pública la trayectoria que sigue el partido, que es la que ha seguido siempre, y con ello mi conciencia queda tranquila. Lo que cuenta el Sr. Prieto de los sucesos Providencialmente, la G u a r d i a civil salvó la vida del taquígrafo Sr. Salazar Don Indalecio Prieto fue objeto de la general curiosidad en la Cámara, cuando llegó a ella en la tarde de ayer. Le rodearon numerosos diputados y periodistas, y éstos le formularon diversas preguntas acerca de los graves incidentes de que fue protagonista anteayer, en la ciudad de Ecija. -Muchas veces me he encontrado en situaciones apretadas- -dijo- pero como ésta, ninguna. Ha sido una cosa grave y fea. Desde el primer momento comprendimos Belarmino Tomás, González Peña y yo que se trataba de provocar incidentes en el mitin, siguiendo la táctica puesta en práctica en Egea de los Caballeros y en Bilbao por el Comité central de las Juventudes. Dio comienzo el acto y vimos el ambiente que había entre los asistentes. Gritos e interrupciones, vivas a Largo Caballero y a Claridad. Comenzaron las discusiones entre los grupos, no pudier. do continuar en el uso de la palabra Belarmino Tomás y González Peña; fueron cortados los hilos de la instalación de altavoces y, al fin, comenzaron las colisiones. Sonaron en el patio de caballos diez o doce disparos y acordamos tíar por terminado el mitin y salir de la plaza. Pero esto era dificilísimo, porque la puerta del patio de caballos donde estaban nuestros coches aparecía obstruida por los alborotadores. Decidimos salir por el callejón hasta encontrar una puerta que nos permitiera el acceso a la calle. Cuando se dieron cuenta de que abandonábamos la plaza, cayó sobre nosotros una lluvia de piedras y botellas de gaseosa, en forma tal, que sólo por un milagro salimos con bien de aquella brutal agresión. Una de las botellas se rompió en el brazo de uno de nuestros acompañantes, y le produjo una lesión, y alguno de los cascos me dio en la frente y se ha llevado parte de la ceja derecha. Me metí- -siguió diciendo el señor Prieto- -en un coche pequeño, de un sobrino de mi correligionario el Sr. Morales, con grandes dificultades, pues la pelea arreciaba hasta el punto de que el automóvil sufrió enormes desperfectos. Entonces el jefe de la Brigada social de Se villa, que había acudido al acto, y un guardia municipal del Ayuntamiento de Carmona, que estaba allí de paisano, subieron cada uno a un estribo, hicieron frente con sus pistolas a los agresores, dispararon al aire, y así logramos arrancar, no sin que antes se hicieran algunos disparos sobre el coche, que tiene dos impactos. Así salimos á la cá rfet era. Mitin marxista en Zaragoza Numerosos incidentes Zaragoza i, io mañana. Con asistencia de unas treinta y cinco mil almas, t V lu gar, ayer domingo, en ¡a plaza de toros de Zaragoza, el acto de afirmación marxista, en el que intervinieron, por las Juventudes niarxistas- leninistas, Santiago Carrillo, el diputado comunista José Díaz y el señor Largo Caballero. Estos fueron recibidos a los acordes de La Internacional y con ovaciones. Se hallaban, entre los asistentes, socialistas, con sus banderas, de las regiones limítrofes de Aragón y las agrupaciones de aquí. En los palcos había carteles alusivos. Después de presentados los oradores, hizo uso de la palabra Santiago Carrillo, que ensalzó la figura de Largo Caballercf, así como la unión de socialistas y comunistas, y llamó a los que discrepan de la política de Largo Caballero héroes de barraca, que recorren el país haciendo el ridículo José Díaz, diputado comunista, pronuncia un largo discurso. Hace larga historia del triunfo del 16 de febrero, que considera como propio del proletariado en las elecciones aquéllas, y dice que todavía los trabajadores están dispuestos a seguir adelante, por si el Gobierno republicano no da cuanto tiene que dar a los necesitados. Dice que el triunfo electoral impidió la consolidación del fascismo y de la reacción. Sigue historiando el triunfo de aquélla fecha, y en el ruedo y en el tendido 3 comienzan a menudear los incidentes, interrumpiéndose el discurso durante cerca de un cuarto de hora. Parece escucharse un viva a la F. A. I. y mientras, entre barreras, partidarios de arribas tendencias se dan garrotazos (de los que resultan cuatro heridos leves) uno de los asistentes. subido a los cables de la barrera, agita un pañuelo rojo y negro. Díaz se esfuerza en decir que si el mitin se interrumpe, saldrán ganando los elementos de la reacción. Por fin, st apaciguan momentáneamente los ánimos. Continúa el orador diciendo que los enemiqs de la República se encuentran en el Ijército y en la Magistratura. Esto- -añade- -debe hacerlo el Gobierno, porque si no, incurrirá en los errores del 31 de abril. Dice que Gil Robles y Lerroux. mientras gobernaban, tenían en las cárceles a miles de trabajadores. (Se escucha una voz que dice: Siberia Las celdas llenas deben de estar con enemigos de los trabajadores, ricos y fascistas, y se deba Evite usted la gripe tomando PASTILLAS BONALD SANATORIO HISPANOAMERICANO GUADARRAMA TELEFONO 53 Gran establecimiento para enfermos de aparato respiratorio. Clima de altura moderada (1.050 m. Capacidad, 76 camas. Tratamientos médicoSquirúrgicos. Precios, de 18 a 35 ptas. incluidos pensión completa, asistencia médica, análisis clínicos y bacteriológicos corrientes, baños, etc. Atendido por Hermanas de la Caridad. Médico- director: Dr. Romero Alonso. Cirujano oficial: Dr. Gómez Hita. Para folletos, reglamentos, etc. dirigirse a la Administración del Sanatorio. f Y EL ORGANISMO N- ECESITA... SAL DEFRUTA- ENO