Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 2 DE JUNIO DE 1936. EDICIÓN DE LA MAÑANA PAG. ai. LOS MÍTINES MARX 1 STAS DEL DOMINGO La mu titud no pcunite hablen Jos oradores qu EN ECHA, EL SR. PRIETO Y OTROS SOCIALISTAS, AGREDIDOS A TIROS Y PEDRADAS Asistió al acto el ex ministro de la Gobernación D. Amos Salvador. Varios heridos, entre ellos un agente de Policía. El Sr. Pritto dice en el Congreso que providencialmente la Guardia civil salvó las vidas del taquígrafo Sr. Solazar y del Dr. Negrin. En Ziragoza se produjeron ruidosos incidentes en el mitin en que intervino el Sr. Lirgo Caballero el cual fue interrumpido con hostilidad 1 El mitin socialista de Ecija A comenzar el mitin se vitorea al La organización sevillana hizo l vacío al acto Seiáii i, 5 tarde. Desde que se pensó en la Hebración del mitin socialista en la plaza de toros de Ecija, verificado en el día de ayer, en donde habían de hablar Indalecio Prieto, González Peña, Belarmino Tomás y otros, notóse que la organización socialista de Sevilla hacia el vacío a este acto hasta tal extremo, que la propaganda quedó reducida, a dos notas aparecidas en la Prensa local, cuando en cualquier otro acto hubiera aparecido propaganda de carteles, notas en la Prensa, etc. De los elementos de la organización afectos a Largo Caballero reunidos en la plaza de toros de Ecija había poca concurrencia y se notaba la llegada de elementos de la Juventud Socialista de Sevilla dispuestos a interrumpir el acto. Parece ser que Indalecio Prieto, al darse cuenta de la situación, se mostró partidario de la suspensión del acto para producir mejor efecto moral con la suspensión que no con la espera de sucesos, que hubieran traído trágicas consecuencias, dada la actitud de los ánimos. Desde las primeras horas de ja mañana habían ido llegando a Ecija camiones, procedentes de varios puntos de Andalucía, pero en número mucho menor del que se esperaba. Los camiones llevaban banderas rojas y sus ocupantes iban uniformados. Sr. Largo Caballero El ex ministro de la Gobernación Sr. Salvador asiste al acto En Ecija, entre otras personalidades, se hallaban el ex ministro de la Gobernación Sr. Salvador, algunos diputados, el presidente de la Diputación y el alcalde de Huelva. afecto a la tendencia de Prieto. De Sevilla salieron para Ecija numerosos agentes de Policía, pues se tenía la impresión de que algo desagradable iba a ocurrir. A las tres y media llegó, procedente de Sevilla, hasta donde había hecho el viaje desde Madrid, en. el expreso, el ex ministro D. Indalecio Prieto, acompañado de varios correligionarios y de los doctores Negrín y Fraile. También le acompañaba un grupo de jóvenes socialistas de la organización madrileña. Belarmino Tomás y González Peña se hallaban en Ecijfci desde por la mañana y habían estado visitando la finca que en explotación lleva colectivamente la Agrupación socialista de aquella población. Al comenzar el acto en la plaza de toros había unas 3. C 00 personas. El precio de la entrada era de una peseta. A las cuatro y inedia llegaron a la plaza los oradores, quienes durante todo el trayecto fueron saludados, mejor dicho, hostilizados con gritos de ¡U. H. P. ¡Claridad, ClaridadV y ¡Viva Largo Caballero! En la plaza de toros- se veían grandes cartelones con expresiones alusivas a la alianza de obreros y campesinos, a la unidad sindical y a las milicias del pueblo. Nutridos grupos de mujeres, uniformadas- -blusa azul y corbata roja- ocupaban varios sectores. Antes de comenzar el acto hubo un desfile de jóvenes uniformados, A las cuatro y inedia dio comienzo el mitin. Hizo la presentación de los oradores el diputado Sr. Barrios, que explicó la significación del acto. Declaró que se trataba de honrar la memoria de los que supieron cumplir en Asturias con un deber defendiendo al proletariado. Seguidamente comenzó a hablar Belarmino Tomás, cuya presencia ftiéacogida con gritos de ¡L H. P. 1! ¡Viva Largo Caballero! ¡Claridad, Claridad! Es para mí- -dice- -verdaderamente doloroso el espectáculo que ofrecen los camara ias de Ecija que a la entrada nos han recibido con gritos y actitudes provocadores. En esa actitud no debéis venir a un mitin organizado por el partido socialista. El griterío es imponente, y las palabras del orador se perciben con gran dificultad. En un momento en que Belarmino consigue ha cerse oír. añade: Vosotros gritáis, Viva Largo Caballero! Yo grito también con vosotros que viva; pero no es tolerable que deis esos vivas provocándonos a nosotros, i Podéis- -ana je: -discutir mi significación revolucionaria? Y me he jugado la vida, con un fusilen la mano, durante quince días éníAstúrias. ¿Tenéis derecho a hacer esto conxriigo y con González Peña? Nosotros podemos hablar tan alto como el que más, cuando se trata de revoluciópj El partido socialista no persigue a nadie porque piense de otro modo que sus dirigentes; lo que hacemos es por mandato de la organización en general. Yo traigo para vosotros un abrazo de los trabajadores asturianos, y será muy doloroso para ellos conocer la tiíud en que os habéis haríais mejor, colocado. Ni pagados por la burguesía lo Nuevos gritos estridentes, y vivas a Largo Caballero. Suenan algunos disparos, cundiendo la alarma por todos los sectores de la plaza. Ya se prevé que el acto no podrá terminar normalmente. Yo puedo hablar tan alto como el que más... -grita Belarmino; pero es imposible percibir sus palabras. En un momento de tregua se oye a González Peña: ¡Como el que más... ¡Como el que mí. Belarmino Tomás se dirige a un grupo nue se distingue por su actitud retadora, y les desafía a que se acerquen para decirle lo que tengan que decir. ¡El U. H. P. es nuestro- -sigue diciendo el orador, y no tenéis derecho a continuar en esta actitud... Se produce un acto de sabotaje y se cíjrta la corriente eléctrica, por lo que no puede funcionar el micrófono. Belarmino, en un gran esfuerzo y en medio de un gran escándalo- -se hace oír: Cumpliré la misión de daros cuenta de lo que fue el movimiento de octubre... Pero es imposible: las interrupciones arrecian, González Peña tampoco consigue liacerse oír. En unos tendidos, unas mujeres uniformadas se distinguen por sus protestas. Los ánimos están excitadísimos, y ya se registran algunas colisiones aisladas. En las afueras de la plaza de toros y en el patio de caballos, suenan algunas descargas cerradas. El pánw co es enorme, pero cuando se calman un poco los ánimos, el presidente suspende el acto. El Sr. Prieto y sus acompañantes salen precipitadamente empuñando las pistolas. Cinco heridos El Sr. Prieto y sus acompañantes se disponen a ganar la salida. Entonces algunos espectadores se descolgaron sobre el callejón por donde debían de pasar los oradores, y el momento es muy grave para éstos, que tienen que defenderse empuñando pistolas. Los policía y los guardias de Asalto luchan a brazo partido para proteger a Prieto, a Belarmino Tomás, a González Peña... que por fin consiguen ganar. la puerta bajo una lluvia de botellazos y pedradas, protegidos por gran número de policías. Hubo muchas pedradas y botellazos, avanzando algunas personas hacia Indalecio Prieto con el propósito de golpearle. El espectáculo es tristemente doloroso e impresionante por su feroz protesta. Ha habido cinco heridos, entre ellos un agente, al defender a Indalecio Prieto. A la salida continuaron las pedreas contra, los automóviles donde iban los oradores por la carretera, camino de Sevilla. Agresión al secretario del señor Prieto. Otros heridos Sevilla 1, 12 noche. El secretario del señor Prieto, D. Víctor Salazar Herrera, de veintiocho años, que vive en la calle de Cañizares, 3, en Madrid, ganó con dificultad el último coche de la caravana, y para defender su vida de las constantís agresiones de que era. objeto Itabo de hacer uso de su pistola. El coche partió velozmente, pero los grupos, muy excitados, exigieron a los motoristas que vigilaban la carretera, que detuvieran el automóvil donde iba i secretario de D. Indalecio Prieto, al que tachaban de fascista. Es de observar que el Sr. Salazar Herrera, con motivo de los sucesos de octubre, fue juzgado por un Consejo de guerra, que le condenó a seis años de orisión. cumolien-