Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 29 DE MAYO DE 1936. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 32. en el espacio reducido de que disponen y hay en ello un peligro virtual para los Estados menores. Acerca de una pregunta sobre si las aspiraciones nacionales o étnicas debían ex- cluirse del programa de la Conferencia, la negativa se impone, aunque limitando la faLa ponencia sobre Cambios pa- cultad de someter ciertos casos particulares al examen colectivo. El delegado alecíficos mán desea relevar que si la fórmula de En el local de la Federación de Asocia- cambios pacíficos se considera como intanciones Españolas de Estudios Internaciona- gible, ciertos problemas étnicos se omitiles (Medinaceli, 6) tuvo lugar ayer, a las rían cuando la conferencia sobre la seguridiez y media, la primera sesión consagrada dad colectiva ha demostrado que nuestra al estudio Cambios pacíficos tema sobre reunión no se ocupa sólo de la supresión el que discutieron la mayoría de los dele- de los síntomas, sino que desea tratar las cuestiones fundamentales. El criterio nagados a esta conferencia. cional socialista observar El presidente señala dos puntos que es que los cambios de Alemania hace se ocupa pacíficos de que preciso tener presente en el espíritu; 1) de- la Conferencia tienen un precedente en la be acentuarse el estudio de los hechos y los. cambios por la y si aplazar para fecha posterior el estudio de vida real: afrontar el problema fuerza, camde los los procedimientos; 2) el análisis de la ac- queremos, pacíficos, titud de ciertas naciones conservadores con bios racial que hay que afrontar el probleha estado relegado relación a los problemas de cambios pacífi- maun segundo hasta hoy Le contestó míster término. cos, así como la actitud de los Estados que a que los fines de piden reivindicaciones. Los problemas de Webster, quien dijo los de reorganizaresta el cambios pacíficos que figuraban en el rap- Conferencia no son port de introducción del profesor Bourquín mundo, sino de estudiar todos los problede mercados, etc, comprendían tres adjetivos: económicos, so- mas territoriales, las dificultades, buscarpara después de ver un ciales y territoriales. De estos problemas la posible cambio, pacífico. Conferencia estima que ha de hacerse un estudio previo de las cuestiones de fondo, dejando los juicios de valor y las cuestioLa sesión de la tarde nes procesales para otra ocasión. A las tres y media, de la tarde se celebró Interesantes por demás son los problemas territoriales que afectan a todas las partes ayer la segunda sesión, consagrada al tema: del mundo y que, como observaba míster Cambios pacíficos Continuó la Webster, no significan necesariamente cam- M. Bourquin, discusión de la ponencia de analizándose los problemas bios territoriales, ya que muchos de sus de procedimiento y estimándose que habrán problemas podrían resolverse sin alteración de examinarse por los diversos grupos y por territorial. Las cuestiones de población, mi- el Comité de expertos con la debida conegración y colonización deben s. er examina- xión, que se facilitará por medio de un indas en función de los problemas internacio- tergrupo nales, es decir, en relación con la paz y la nante, perodel que formarán parte predomino exclusivamente, juristas. seguridad colectiva. Para el ponente el problema de los medios Así como es posible el que esta Confe- pacíficos de solución de los conflictos inrencia llegue a un acuerdo sobre las causas ternacionales entraña dos aspectos qué al fundamentales que pueden alterar la paz, mismo tiempo significan dos dificultades: la donde más divergencia se encuentra en los existencia de pretensiones de modificación pareceres de las distintas delegaciones, es del statu quo y el hecho de que se opongan en lo relativo a la cuestión de procedi- resistencias a dicha modificación por parte mientos. de algunos Estados. La oposición de tales Entre las causas económicas productoras pretensiones y resistencias es la determinande tensión internacional, la Conferencia se- te de todo conflicto, que tiene de ordinario ñala la necesidad de considerar al lado de dos clases de motivación, una de tipo ecola circulación de las personas y de mercan- nómico y otra de tipo psicológico. Dentro de cías el problema de fa circulación de capi- ellas se incluyen problemas tan diversos y tales, cuestión que pasa a estudio del Co- trascendentales como los de población, matemité de Expertos, con lo cual se daría un rias primas y colonización, para llegar a la sentido más amplio al estudio de los mer- solución de los cuales hay que partir de juicados pasando a estudiar, no sólo las cau- cios valorativos. sas que directamente provoquen un peligro En intervenciones de los delegados señode guerra. res Manning, Webster, Berber y otros se Pasando a, la definición de la palabra co- plantea una discusión sobre si es necesario lonización el rapporteur general declara que partir de juicios valorativos para la verdadela colonización no puede separarse del pro- ra apreciación del problema, o si, en virtud blema democrático y del de las materias del carácter científico de la Conferencia, sólo primas, y aunque estudiado por separado no han de tenerse en cuenta los hechos sin caer deben perderse de vista las relaciones de en juicios subjetivos y personales que poeste problema por los anteriormente men- drían entrar en terreno de lo político. Se cionados. trata, pues, de. intentar una valoración de los En el examen del párrafo siguiente, re- aspectos que contribuyen económica o polítiferente a la interpretación de la frase mer- camente, a que surjan conflictos; pero ello cados y distribución de materias primas con sujeción a un criterio de justicia que se acuerda el considerarlo en sentido am- sin caer en un juicio político no se contente plio por encima de las Asociaciones que se con una enumeración de causas, sino que se han hecho a este criterio, en el sentido de haga, además, su valoración. considerar los mercadas como mercados de Él profesor de la Universidad Central don materias primas. El criterio británico es de Antonio de Luna sostiene que no basta exaampliar aún más el estudio de los merca- minar los problemas concretos sin tener en dos, ya que hay p. roblemas de cambios pa- cuenta un punto de vista axiplógico; puesto cíficos en los cuales éstos juegan un papel que no se trata de pronosticar lo que pasaimportante, como, por ejemplo, en el caso rá, sino lo que debe pasar, y si dejamos a la de un territorio en el que se acomodan una puerta la. justicia, entonces haríamos mejor gran población, como consecuencia a un en enmudecer y ceder la palabra a la histocrecimiento del comercio exterior. Por otra ria y a los políticos. parte, ciertos países se han lanzado a una El economista español Sr. Perpiñá Grau política comercial que puede conducir a con- examina los tres órdenes de problemas a traflictos pueblos gigantes pueden encontrar- tar (población, materias primas y colonizase en la imposibilidad de estirar sus piernas ción) bajo los tres determinantes de la po- LA IX CONFERENCIA DE ALTOS ESTUDIOS INTERNACIONALES lítica económica de todo país (orden económico, natura! orden político y orden económico privado) Ello lleva la conclusión de examinar los procedimientos de solución de conflictos internacionales ateniéndose a la política y al interés privado, donde se encontrarán las verdaderas causas de los conflictos y por tanto los principios valorativos e ideas motrices de las políticas económicas. Si dichos principios valorativos están de acuerdo con los de derecho, no hay problema si en desacuerdo, el problema más que solucionarse se remite a la vía jurídica para ser resuelto con arreglo a derecho o mediante soluciones de concordia. A continuación la discusión gira en torno a la conveniencia de incluir o no en el programa de la Conferencia. las cuestiones nacionales y étnicas. Se producen interesantes intervenciones en las que destacan los delegados Berber y Ferrari; este último hace interesantes observaciones sobre el problema de los mandatos. Finalmente se acuerda un criterio ecléctico, ya que la Conferencia del año anterior sólo señaló las cuestiones de población, materias primas y colonización; pero no con un criterio exclusivo, por lo cual se podrá eventualmente añadir las cuestiones nacionales y étnicas. El problema de los mandatos se aplaza para la reunión del año próximo. Se levantó la sesión a las. seis y media de la tarde. El tema se continuará tratando mañana, sábado. INFORMACIONES DEL PALACIO NACIONAL Visitas Han cumplimentado al presidente de la República D. Alberto Lumbreras, secretario general de la Liga Española de los Derechos del Hombre, acompañado de una delegación de esta Liga; D. Carlos Esplá, subsecretario de la Presidencia del Consejo de ministros; el embajador de Italia, acompañado del Sr. Puccini; D. Juan José Cremades, subsecretario de Obras públicas; don Manuel Aguirre de Cárcer, embajador de España en Roma; M. Mauretíe, representante de la Oficina Internacional de Trabar jo, acompañado del Sr. Fabra Ribas; don Manuel Muñoz, diputado a Cortes, y don Enrique Balmaseda Vélez, gobernador civil de Málaga. NOTICIAS DE LIBROS Y REVISTAS Informaciones y juicios Guía de balnearios españoles: -Hemos recibido la Guía Oficial de Balnearios españoles editada por la Asociación Nacional de la Propiedad Balnearia, que contiene datos muy útiles para la estancia y alojamiento en los principales establecimientos de aguas minero- medicinales, incluyendo la situación de los mismos, vías de comunicación y acceso por feí- rocarril y carretera, clima y altura sobre el nivel del mar, análisis químicos, características de las aguas y enfermedades para cuya curación se recomiendan, duración de las temporadas oficiales y condiciones y precios de alojamiento en los distintos hoteles y fondas. Esta obra, q, ue es de gran utilidad para los médicos y público en general que concurre a los balnearios y a quienes sin haber asistido nunca a los mismos deseen informarse de las posibilidades de estancia y veraneo en estos establecimientos, se entrega gratis a quien lo solicite en las oficinas de la Asociación, Carretas, 3, Madrid. La muerte magistral y profundo en sayo de Victoriano García Martí. 2 Tei ia del V 4