Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A. B. MIÉRCOLES- P E J A O. DE. 1936, EPICIQN J) E LA MAÑANA. PAG, 19. LA SITUACIÓN POLÍTICA Y PARLAMENTARIA La jornada en JafCántara La mayoría no acepta ni unaisbla enmienda en el proyecto de ley de desahucios de fincas rústicas y Jo agrava incorporándole una propuesta del diputado socialista Sr. Gálarzá r Continuó ayer la discusión del proyecto de ley sobre revisión de desahucios de fincas rústicas. Escasa animación d u r a n t e toda la tarde. Sólo a d u r a s penas se consiguió el q u o r u m p a r a la aprobación definitiva del proyecto d e J u r a d o s mixtos, y en algunas votaciones nominales, d e las muchas que se solicitaron por la C. E D A apenas si e x cedieron e n dos o tres los cien votos, reglamentarios. Sin embargo, los diputados de la mayoría que asistieron a la sesión dieron pruebas, una vez m á s de su espíritu cerrado a cualquier concesión y a cualquier transigencia. N i u n a sola de las enmiendas presentadas a los diferentes artículos del proyecto logró éxito, y eso que algunas reflejaban u n evidente espíritu de justicia y eran tan, claras y convincentes que sólo por sectarismo p o dían ser rechazadas. A tal punto llegó este criterio d e l a mayoría, qué el diputado señ o r Daza, autor de varias enmiendas y de algunos votos particulares, anunció que r e tiraba todos los que quedaban por discutir y se ausentó del salón de sesiones. En cambio, el socialista S r Galarza tuvo la satisfacción de ver que se aceptaba u n a propuesta suya que tendía a agravar lo que pudiéramos llamar la parte punitiva del p r o yecto. L o que se aceptó por 1 a: Cámara fue sencillamente esto: que las costas de todos los juicios de desahucios que están en s u s penso, a u n k s de; aquellos entablados p o r falta d e pago; sean abonadas por los demandantes, y no sólo de esos juicios, sino de todos aquellos ya rematados con sentencia firme y cuyas costas fueron declarados de oficio. El. S r Giménez Fernández debió convencerse d e que sus llamadas continuas a la concordia y a la transigencia, no encuentran eco. L a mayoría del F r e n t e Popular h a log r a d o el P o d e r y lo ejerce sin mediatizaciones. L o s propietarios de la tierra no t i e aien: derecho a nada, ni siquiera a defenderse. Y el e x ministro de la C. E D A. que alegremente preparó el camino de este desbordamiento de justicia social vio, suponemos que con sorpresa, cómo todos sus v o tos particulares eran rechazados de u n modo ¡A DOS VELAS! ¡UNA PARA SAN MIGUEL Y OTRA PARA EL MISMO DIABLO... Fue tema general de comentarios en la Cámara la fase virulenta actual del pleito soí alista. Se daba por descontado ayer que. éí Sr. Prieto ha logrado una nueva victoria sobre el sector extremista que dirige el seíñor Largo Caballero y se aseguraba que á estos éxitos seguirán otros, incluso el dé de los organismos directivos del Se reúnen los jefes de minorías un acuerdo el sentido de considerar conyéí partido en implacable. niente la colaboración con un Gobierno reí ¿Es posible, -se preguntaba el Sr. Gimé- con el presidente de Ja Cámara publicano. nez Fernández- -que un propietario que dio para tratar de una comunicación Se insistía en que, el Sr. Prieto cuenta una fuerte indemnización a un arrendatario para sus planes con 47 diputados sociafis; para que dejara libre la tierra, por un condel Tribunal Supremo tas; es decir, con la mayoría dentro del trajo de conveniencia mutua, tenga que enA las cuatro de la tarde se reunieron los grupo. tregar ahora esa misma tierra y pierda la mr jefes de, minorías, convocados por el presiEl Sr. Largo Caballero se reunió en úná indemnización? Pues si. Es posible. Todo dente de la Cámara, para tratar de una co- de las secciones de la Cámara con los se es posible, Sr. Giménez Fernández. Ya lo municación remitida a las Cortes por el pre- ñores Araquistáin, Llopis, De Francisco y ha visto en la sesión de ayer. sidente del Tribunal Supremo, en noviembre otros diputados que le siguen, seguramente El Sr. Calvo Sotelo comentaba ante un de 1935, acerca de la inejecución de una sen- para tratar del pleito del partido y adoptar grupo de diputados y periodistas lo que es- tencia de la Sala de lo Contencioso de dicho resoluciones, que no pudo conocer la PrétiTribunal. Como- esta inejecución pudiera- en- sa, porque los reunidos se encerraron en u ria taba sucediendo en el salón de sesiones. -E s inexplicable- -dijo- -que los grupos trañar alguna responsabilidad para el entongran reserva. de derechas que están ahí dentro, en sus es- ces ministro de Hacienda, Sr. Marracó, el caños, contribuyan con su presencia a, esta ¡presidente, de la Cámara solicitó ia opinión 1 simulación. Quien quiera que so asome- des- dé los jefes dé minoría y sé acordó que an- Un manifiesto del Comité naciotes de remitir al. Tribunal de Garantías el. üe una tribuna al salón de sesiones creerá nal del panido expediéntense exponga a los diputados, por por la discusión normal entablada, que todo un tiempo prudencial, como ya se hizo en marcha perfectamente y que podemos entreA última hora de la tarde se supo en el otra ocasión análoga en tiempos del Gobiertenernos en estas cuestiones jurídicas o políCongreso que el Comité nacional del partido no de! Sr. Azaña, y que después se resuelva socialista había; lanzado un manifiesto pnía ticas, porqué fuera de aquí. no. ocurre riada ío que haya de haéersfc iáquktante. r r recomendar a las organizaciones la más es Pero, además, ya se ha visto que es inútil cuanto se haga por mejorar o suavizar un. proyecto. Un debate supone colaboración, aunque sea negativo. Los partidos de derecha debieran reunirse para hacer en el salón de sesiones una declaracion. de tipo poli- tico; la de que no contribuirán, de ningún modo, a una verdadera farsa. Y como consecuencia de este acuerdo, reservarse la facultad de fiscalización, pero ño colaborar de ningún modo en la obra legislativa, dejando íntegra la responsabilidad de ella a la mayoría del Frente Popular. Las discordias socialistas Ayer cambiaron impresiones en la Cámara los elementos que si guen al Sr. Largo Caballero