Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL PELIGROSO TEMA DE LALANASTASIA No liemos áe decir aquí lo qué creemos de la, censura de Prensa en relación con la saltó de los pueblos. Se ha dicho muclias vece. s la misma cosa y lo probable es que nuestra opinión, no le interese a nadie. Pero sí queremos dedicar un artículo en- elogiorde la censura como clima favorable al progreso de las buenas letras, si ese artículo es posilte. La libre expresión de ideas conduce fatalmente a la vulgaridad. No hay sino leer en estos momenos Ja Prensa española que sufre del privilegio de la vía franca, para comprender hasta o, ué punto esta franquicia reduce a términos inconcebibles. la necesidad de ingenio. Ofrecer liebre por liebre nunca ha de ser una obra de arte de la cocina; esto queda para los que sólo pueden disponer de gato cuando se espera en la mesa al más veloz y aerofluyente de los roedores. Al fin y al cabo la literatura se nutre de eufemismos y el periódico no es sino literatura de urgencia. Y fue, precisamente, porque un periódico había prohibido la palabra suicidio en sus columnas, por lo que alguien que escribía en aquel diario y tenía imprescindible (necesidad de comunicar la noticia de que un caballero había puesto fin a sus días, alcanzó la- conocida y maravillosa fórmula: el caballero había presentado su dimisión de contemporáneo, con carácter irrevocable. Nadie podrá decir que no está bien... Los periodistas debemos bendecir a la censura, que no es de ahora sino. de todos los tiempos. Gracias a ella se pueden leer estos dos. magníficos párrafos del Journal des Debats, publicados en ocasión de la vuelta de Napoleón a Francia, desde la isla de Elba: 20 de marzo de 1815. Imposible. calcular hasta dónde puede conducirnos la ciega empresa de Bonaparte, si Francia se deja invadir, conquistar y esclavizar por. este aventurero corso, a quien acompañan un puñado de bandidos extranjeros y algunas hordas de desertores... ¡Ah, pero este oprobio y esta desgracia no nos serán adjudicados por el destino! El gran pueblo que ha triunfado del mundo no se someterá al reyezuelo de islote del Mediterráneo que acaba de abandonar, sus costas como un fugitivo y c ¡ue ha desembarcado en nuestro suelo comoun pirata. Francia será salvada pbr Francia o Francia dejará de existir. Y antes el caos que la vergüenza dé caer de nuevo bajo el po der de tal verdugo. -21 de marzo de 1815. La familia de los Borbones ha salido de París esta noche; se ignora por ahora su ruta y su destino. La capital ofrece hoy el aspecto de la seguridad y del júbilo. Los bulevares llevan una- muchedumbre inmensa, que espera con impaciencia la llegada del Héroe y de su glorioso Ejército. El Emperador ha cubierto doscientas leguas de Francia con la celeridad de! íelámpago. entre multitudes llenas de admiración y. de dicha por la vuelta de Napoleón y por la certeza de un porvenir rabiante. Es posible que el Journal des Debats en 1815 exagerase un poco; que exagerasen los Borbones y Napoleón cuando menos. Partiendo del criterio de que la censura noose establece para reducir al silencio todo lo que no sea una oda interminable a la situación, sino para estimular la capacidad de escamoteo 1 en los hombres de pluma cotidiana, que es por lo visto un noble anhelo de la democracia, 1 la censura debe afanarse en dejar libres algunos resquicios para que pueda salir al aire la sutileza. Dé lo contrario, tendremos que creer que. el- propósito. es otro y que no se- trata de enriquecer el- eufemismo- y la. gracia de la historia periodística de run. pais, que es lo que debe ser, sino que se ¿persigue la destrucción del: enemigo. Como fueron los franceses los que inventaron los derechos del hombre y la liberítad de oensámient- fueron ellos, -natural? fcnente, los que inventaron la censura, a la ¿Les guía, acaso, un sentimiento comunista, auténtica y humildemente comunista, y quieren implantar la teoría, sin flecos ni que llamaron. Anastasia desde el princi- prejuicios y hacer de ia utopía realidad, de pio. Pero. Anastasia nada- más y no Anes- la única manera posible y hacedera, hasta tesia En el fra b ajo de tfáduccióft- -Káce- en- su- raíz- integral, s decir, construyendo tiemjjo que Es. paña no se dedica a otra cosa- -donde no hay nada, y por ende es permisible el ojo; debe- ser avizor siempre, porque el hacerlo todo porque no han de chocar pon lo estatuido ni con; lo. peculiarmente racial, ni error se desliza con frecuencia. con lo tradicional e histórico ni con los inJ. MIQUELARENA tereses adquiridos? ¿Qué isla remota y desconocida buscan? Acaso tengan ambiciones de dinero o traten de esconder desventura: punibles como los protagonistas de la comedia La otra Eva de Iribarren, que moran sin calma ni disfrute plácido en una isla abandonada y ubérrima; o acaso busquen, como los personajes El último pirata inglés de la reciente comedia de Martínez Sierra, Más que inquietud y desasosiego- -en le- el lugar horro de comodidades y adelantos janas épocas legítimos y naturales- -es sim- empachados de. la vulgar uniformidad de ple curiosidad literaria e interés por cuanto la vida cotidiana, eternamente igual y ya tiene de novelesco, lo que ha producido en sin aliciente alguno. Pero esto es lo menos el mundo civilizado. el caso insospechado y presumible; porque no se trata do unos mianacrónico de ese pesquero inglés del que llonarios, hastiados de todos los refinamiense dice- -acaso con- más imaginación que tos y de todos los caprichos imaginables, fundamento hasta ahora- -que ha puesto proa cansados prematuramente de vivir con cpal Atlántico con miras de piratería, ponien- modidad. do dé esta guisa en la agitada estampa de Desde Aquiles, que es uno de los primeeste siglo, colmado de civilización y recur- ros piratas, según Hornero, a los más famosos policiales, la viñeta romántica y audaz, sos ingleses que adquirieron como cimera plena de sugestiones evocadoras, ds los le- culminación de sus hazañas la altísima cajanos tiempos de Drake, Hawkins o de Dra- tegoría de almirantes, todos se han lanzagut... en los que el clásico pendón pirata do al mar en mejores condiciones qu e lo se mecía airosamente gallardo, dominante y han hecho estos anacrónicos piratas. de nuesdesaíiador sobre las movibles superficies de tro tiempo, que tendrán todo, el ímpetu y los mares concurridos. arrogancia que- se quiera, pero que al paEn la misma curiosidad literaria, en la recer han demostrado que no son nada preinsobornable tranquilidad con que la noti- cavidos. Seis hombres en un pesquero no cia ha sido recibida en todas partes, está hubieran podido infundir pavor ni en los el germen de s x fracaso, -de ser ciertos los tiempos de Frobisher o Morgan; ¿Cómo móviles qtie se le atribuyen, y la ineficacia van a luchar ahora, contra las flotas model gesto inadecuado y extemporáneo de esos dernas y rápidas, bien pertrechadas y con; tripulantes del Grimsvy que han hecho la armamento largo, seguro y eficaz? parodia grotesca del motín, promovido por Aunque quieran, no son. enemigos para aquellos coterráneos v compañeros suyos de nadie ni pueden serlo. Por mucho halo lila célebre fragata Bounty, que se alzaron terario con que se pretenda rodearles, la. contra el capitán Bíighe izaron la enseña hazaña carece de todo ímpetu -épico. Anpirata en 1767, episodio plásticamente re- tes de empezar han fracasado. ¿Cómo se: producido en estos días al socaire de una ¿2 reirá desde el Olimpo Espronceda? El pilas más interesantes películas de la tempo- rata altanero a que alude en su composición rada, Rebelión a bordo, en toda su magní- conocida, el autor de El diablo mundo, al. fica grandeza. menos se ufanaba de poseer diez cañones. Pero la, histórica trascendencia de. aquel por banda, podía vanagloriarse de tener por motín en el que algunos escritores han vis- única. patria la mar y. reírse de la sentento el germen del actual poderío inglés, fue cia que sobre él pesaba. único; la historia no siempre se repite, porNo me abandone la suerte, que no siempre hay por qué ni para qué... y al mismo que me condena colgaré de alguna antena Sin embargo, este hecho que trae a la mequizá en su propio navio. j moria páginas históricas imborrables de hondo dramatismo, leyendas de dulce poesía, es ¿Son unos locos? ¿Están, acaso, enferlo singularmente interesante para que no mos de literatura? La piratería ha servido. pase inadvertido al margen de toda sugeren- gara escribir historias y narraciones magní- cia meramente literaria u ociosa. ficas, incitantes y sugestivas; los periódi- No se trata de una ficción novelesca ni de eos, aun hoy, hablan de los piratas chinos, un reportaje imaginativo para satisfacer la que todavía se obstinan en persistir las aven- avidez del lector, gustoso en esta época de turas inauditas de. Ching el feroz y de sw un género que ha arrinconado y vencido mujer. A lo mejor cualquier apasionante otros aspectos y formas literarias y que obli- y dramática aventura, leída o releída sobre. gan, a las veces, a esfuerzos de imaginación la húmeda y resbaladiza cubierta del. feble para pábulo de la curiosidad del público. barquiebuelo por algún marinera. exaltado, No. Es un hecho auténtico, veraz, aunque en momentos de forzoso o reglamentario: inaudito. Un simple pesquero de escasas qui- descanso, exasperase su ánimo propicio nientas toneladas, ha desaparecido miste- morboso, o enfermizo y dotado, de cierto ím- i riosamente de su puerto de matrícula y ha petu suasorio, convenciera a unos cuantos cambiado, sin aparente razón ni motivo, su compañeros suyos- -Jeffcrson prefirió que- nombre de suave y dulce, por el ciarse en los muelles de Dcver- -de que aútf de Girl Pat, y luego de abandonar los ma- se pueden emular las arrogancias de losf res que frecuentara siempre entró de arriba- pretéritos piratas desaparecidos, como se ¿da en Dover. donde dejó un maquinista y creía, para siempre, y no tardemos en saben: de allí a Corcubión. y al cabo se lanzó de las primeras aventuras de estos Hawkins; nuevo al mar con rumbo a cualquier parte. modernos, que acaso hayan soñado cori eli i Qué ha movido a esta riiáririería escasa entorchado dt almirante inglés, corno Drakep; y atrevida a romper con las leyes marítimas un día, o con arribar a uña isla desierta 1, y a meterse en esforzadas aventuras, difíci- para imponer unas nuevas- ¿nuevas? -le- íles de lograr? Buscan, como los amotina- yes y costumbres... dos de la Bounty, otra isla Pitcam o, como Eso si: la suerte 1 les es adversa y. alno los aventureros de la Isla de la Tortuga, un gún día otro barco se tropieza en su ruta; lugar solitario donde establecerse con ente- con este pesquero sin rumbó ni gób iénio, con: ra, plena v augusta independencia y libertad, convencidos, sin duda de que esos con- sus seis tripulantes convertidos en esqueleauténtico buque fantasma qué recia- ceptos huelgan va desgraciadamente en las tos, la inspiración de otro gran compositor naciones, podridas de civilización v corrom- me nueva y apasionada página musical. K pidas por las conquistas sociales y políticas para -E ESTEVÉZ- ORTEGA- de que dicen disfrutamos? VENTANA AL EX TERI OR