Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ormacioiies coiáeBfana cai iCiÍuiiri. LA H VUELTA A ESPAÑA EL ITALIANO BERTHOLA VENCE EN LA ETAPA ALICANTE- VALENC 1 A Y SE MUESTRA PELIGROSO Se retira Jardín, linterna roja y es descalificado Flaquer. Los belgas, que se sienten cercados, te idrán que batallar de nuevo (POR TELEFONO, DE NUESTROS ENVIADOS ESPECIALES) Notas de un seguidor Valencia 14: A estas alturas, seguramente Gustavo Deloor proyecta un nuevo tirón y una nueva ventaja en la clasificación general. No nos extrañaría nada que esto suceda antes de la llegada a Barcelona. El belga es inteligente, sus compañeros de equipo han de ayudarle mucho y la ocasión puede ser propicia cuando menos se piense. Y es qué detrás de Gustavo Deloor las cosas han entrado en ebullición y hay mucho ardor para el segundo puesto, que conserva todavía el levantino Escuriet, pero al que aspiran también Antonio Berthola y Berrendero. Podríamos haber hablado hoy con Gustavo Deloor durante la nonchalante etapa Alicante- Valencia, pero Gustavo Deloor no nos hubiera dicho la verdad, porque, no le conviene decirla. Preferimos interpretar su pensamiento, que puede ser el que sigue, aproximadamente: i Mi ventaja sobre Escuriet es de ocho minutos nada más. No es mucho para ir tranquilo. Ocho minutos se pierden, con un poco de mala suerte, en cualquier chapuza Necesitó más minutos de ventaja para: -ase gil- farme el. primer puesto, y voy a ver si lo consigo en breve. Además, mi- hermano Alfonso no está sino a cuatro minutos de Escuriet, y una escapada de los. belgas podría darnos el segundo puesto también que nos está haciendo mucha falta. Ese Escuriet y, sobre iodo, ese Antonio Berthola nos escaman mucho Después de haber triunfado el italiano Berthola en la etapa de hoy, las preocupa- dones de Gustavo Deloor han de ser más graves todavía. Casi nos atrevemos a asegurar que antes de Barcelona, Gustavo Deloor dará la. batalla. Y si no la da, es que le ha abandonado la magnífica forma que nos mostró en las primeras etapas. La Alicante- Valencia de hoy no pasará al repertorio de las grandes etapas. Lo más interesante de todo estuvo en el cauce de la serpiente multicolor fue el paisaje, fueron las naranjas, fueron los huertanos vestidos de negro- -casi eclesiásticos- fueron los arrozales, y fue asimismo el entusiasmo de una muchedumbre que veía pasar por su kido a estos héroes de colores, con las gornllas blancas, con los intestinos a la espalda, azucarados por el polvo de la ruta, que unas veces sobre el sillín y otras en bicicleta, van a tragarse más de 4.000 kilómetros en veinticinco días. Escitriet, sin. embargo, tuvo una atención con los seguidores, en Benisa. Para que no nos entristeciéramos tanto, el -llombre sacrificó un tubular pinchó. Los belgas salieron disparados, con las intenciones que pite- t den suponerse. Los hermanos Berthola fam- r j bien salieron disparados. Pero- los- españolcs supieron aceptar la batalla, y mientras unos iban a la casa de los evadidos, otros esperaban a Escuriet para llevárselo al seno del pelotón. La lucha. fu, é bastante breve, en realidad, y de nuevo se volvió a pedir música de Chopin para el entierro... Luego, cerca de Valencia, el olor de la cinta y la vorágine clásica, de la que salió vencedor Antonio Berthola, que insiste en merodear el segundo, puesto, del que fue des- ta. Por. eso- -y nada más- -se. le ha eliminado de la prueba. ¡Cnánta injusticia! Deben ser muchas las motos que. ndfcandan bien estos días, porgue también Flaquer ha sido expulsado por la misma causa. Cada ves estamos más convencidos de que no se puede ser bueno. Pero la nota más melancólica de todas ha sido la retirada de Jardín. Era Jardín un hombre dispuesto a no dejarse entristecer por la clasificación y decidido a llegar, a Madrid dentro de dos o tres años, si era necesario. Pero iw ha podido con la soledad No tenía con quién hablar. Y esto le ha desmoralizado. Los organizadores no han sabido conservar esta magnífica linterna roja Le han abandonado a su, propia suerte. Jardín necesitaba un acompañante para que le contara chascarrillos a lo largo de las etapas interminables, y nadie ha pensado en esto. Al fin y al cabo, un acompañante no hubiera costado mucho; un hombre a pie con ia sombrilla abierta, no es caro. ¡Cuántos parados hubieran solicitado la plaza... -CARPOFORO Impresiones de la etapa Valencia 14, 5 tarde. (Crónica telefónica. A partir de Alicante puede decirse quedos corredores han entrado en el paraíso deportivo. Es verdad que desde la salida de Madrid el entusiasmo se ha producido con caracteres apoteósicos en aldeas, pueblos y ciudaes de la ruta, pero ese desbordamiento ha restado brillantez y ha ocasionado más ds: un accidente en el instante decisivo de pisar, la cinta. A esas efusiones y obsequios hubiera sido preferible un poco. más de orden y una valla resitsnte, capaz de contener esos ímpetus cordiales que muchas veces hacen daño. Exceptuamos de k filípica, por ser de justicia, las metas de Cáceres y Almería, donde los entusiastas del deporte hicieron compatible esa entusiasmo con el más elemental comedimiento. Pero, en fin, hay que proclamar que Alicante ha sido para losrouiiers la puerta de de su paraíso. Orden y organización s 2 fati completado. Cañardo pisó la cinta holgadamente, sin tener que pisarle los pies a ningún admirador vehemente. ESCUBIET. (CARICATURA POR ASÍN) plasado por aquella sanción de lastres minutos que se le aplicó en la famosísima etapa Sevilla- Sevilla, después de la etapa CácerésSeviviya. Luigi Barral está desfinado a no terminar La salida de Arcante ninguna Vuelta a España. El año pasado Salimos de la ciudad del turrón y d e j a s abandonó también, aunque mucho más tarde. mujeres bonitas con menos- aspecto de coriii Esta vea su abandono no ha ido voluntario. tiy. a mortuoria, que ayer. No se si a ello conLos organizadores no compre, ¡den nada; no tribuye la brisa de este ma Mediterráneo, se dan cuenta de nada. Total, que Luigi Barral se empeñó en empujar a un motorista que ya no se separa de nuestro lado hasta durante algunos kilómetros. La- moto- del Valencia; y cuando no és el mar es la huerta. motorista no iba bien, y el italiano, comprenLo importante es que los ciclistas van álésivo qetiefús 0: yisK: Pfiió de unhdinbioy- e ígres- y todos dios- confiados- Esa confianza eitfpeñó én arrastrarle hasta cerca de la me- es- lá qué- pierde a nuestros corredores- niu- te