Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C VIERNES 15 DE MAYO DE 1936. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 23. LA DISCORDIA ENTRE LAS DOS TENDENCIAS DEL PARTIDO SOCIALISTA Continúa 1, en tono cada vez más agresivo, J a polémica entre los dos periódicos, que mientras se disputan la representación y la dirección del partido, nos muestran inttriori dadés que, en otras, ci ¡cur ítahcias, servirían para que mucha! gente del estado llano pusiera un poco de atención antes de continuar la marcha en el camino porque se les lleva. Que les llevan, según, el. propio Socialista, los que no toman en cuenta la sangre que se derrama, no siendo la suya, los bachilleres de una revolución que cuando se produzca nuevamente les encontrará camino de la oficina o quién sabe si en Hollywood, haciendo películas, que es p or dónde se en. dereza ahora alguna. vocación dramática, sin jnadureza ni gracia, quizá por exceso de pe. dañteria? Pero El Socialista, recordando los trabajos y las dificultades con que tropezaba Pabló Iglesias para hacer su semanario, su diario más tarde, vuelve sobre un punto al que yá apunta desde, hace días. De dónde sale el; dinero; para hacer Claridad? Cualquiera que sea su. origen- -y en nuestra buena intención llegamos hasta lo inverosímil, esto es, á. suponer que lo aportan de su peculio personal Quienes más ventajas se prometen de la Empresa- lo cierto es que el tal diario no tiene nada de nuevo. De cualquier modo a El Socialista no le importa mucho, ni sabe ni quiere saber la procedencia de ese dinero. A todo, lo más que llega es a insinuar que no es la primera vez. que nuestros adversarios han puesto sus más eficaces recursos para destrozar la unidad socialista Lo que significa, valga por lo que valga, que supone posible que por dinero se prestan a esa maniobra sus adversarios, dentro del socialismo y que hasta los disgustos que le proporcionan Largo Caballero y sus amigos son maniobras fascistas. A estas insinuaciones, ciertamente, venenosas, responde Claridad enérgicamente, calificándolas de sucia diversión estratégica Pero cuando explica cómo nació y cómo vive tampoco deja. de mostrarnos curiosas particularidades. Los empleados de Administración y talleres renunciaron a la totalidad dé los derechos que, reconocidos por los Jurados mixtos, teman contra la Sociedad propietaria de la imprenta y que habían de pesar, sobre: Claridad y los- redactores al 50 por 100 de esos derechos. Esto, por Iq. pasado. Después, todo el mundo se ha sacrificado, reduciendo sus haberes en. 1 Q. S, tálleres al mínimo legal; en la. Administración, á un 50 por 100 de lo que percibían dé, la Empresa cuando la controlaban capitalistas, y supeditándose en la Redacción, a una modestísima escala dé- sueldos, que iva; desde los mínimos legales... Salvo. que los empleados y obreros deben recordar aquellos versos humorísticos, segundos cuales mejor están en Bombay o sea que el odiado régimen capitalista les pagaba mejor, cuando controlaba esa Empresa, lo. demás, tiene ...poco interés, en las explicaciones que Claridad da sobre su modo de vivir. Explicaciones que terminan con esta andanada: Puede, pues, venir. a comprobar cuanto hemos dicho, sobre nuestros libros, el director de El. Socialista, acompañado, si quiere de Indalecio Prietc aií experto en pilotear diarios de éxito, aunque sea al mar- gérí de ias preocupaciones dé la clase. Ahora bien: si no lo hicieran y tno rectifica- ran- la vil insidia, tendremos perfecto de- recho a decir desde nuestras. columnas que cuánto; sobre. el particular se ría insinuado en Él Socialista es una canallada. VISTO Y LEÍDO La grippe de los ascensores Al llegar a la caja del ascensor, el buen vecino de. Madrid ha visto con sorpresa un cartelito que dice. No- funciana Contrariado, ha subido la escalera, esperando que la doíenciaque aqueja al útilísimo artefacto sea. leve. Mas pasa un día y otro, y el ascensor sigue colgado entre dos pisos, inaccesible e inmóvil. Son muchos los, vecinos ¿e. Madrid que se ven privados de su uso. Para- una minoría- -la formada por los que pueden permitirse el lujo de vivir en pisos bajos y caros- -es llevadera la molestia. Pero sqn. muchos más los. que viven en las cuartos y quintos, camuflados con el remoquete dé segundos A y de primeros B o en esos áticos con pérgola, sucedáneos modernizados y aburguesados de la popular buhardilla madrileña con grillo y albahaea. Y para esos no es grano de anís el apechugar con ciento o ciento veinte escalones que, a dos veces que se salga de casa cada día, son más peldaños que los que viera en su sueño Jacob. Lo que los ascensores padecen es, sin duda, una dolencia: contagiosa, de tanta difusión como 1 a grippe. Sólo así puede- éxplicá r- sé él número de ascensores entumecijdós que hay en Madrid. ALARTE DE LA i JARDINERÍA está dedicado el maravilloso I SlfPLEHEiTO A GRAN TAMAÑO Y A TODO COLOR que esta semana acompaña a i I Y NEGRO H FELIPE SASSONE escribe una deliciosa D I V A G A CIÓN JARDINERA. JAVIER DE W I N T H U Y SEN ilustra sobre los JARDINES ESPAÑOLES. MANUEL DE GONGORA deleita el espíritu con un romance morisco titulado FANTASÍA DE LINDARAJA. J. CAMPO VASCO trata del COLOR Y PROPORCIÓN en los jardines. Acerca de LA DECORACIÓN DEL JARDÍN escribe Miguel Duran Salgado. LAS FLORES EN EL JARDÍN es él tema elegido por JULIO SPÁLLA. ARBOLES DE, ORNAMENTACIÓN se títuia; el artículo de R. PERE Z CALVET. Y sobre CONSTRUCCIÓN DE JARDINES instruye GABRIEL BORNAS. Reproducciones a todo color y en negro de pinturas de SORÓLLA, RUSIÑOL y SANCHIS YAGO Y una magnífica galería de fotografías de decoración de jardines españoles y extranjeros. Tal es el lujoso Las feministas francesas En las últimas elecciones, las mujer- es francesáfcS: han. presentado, dos candidatas simííóíicas a las que votaron millares da compañeras de sexo y muchos varones, partidarios de la intervención. femenina éh los negocios públicos. Las francesas se llaman a sí mismas- futuras ciudadanas alegando que. ahora: no lo- son, en realidad, pues si tienen todos ló á deberes dé lo. s habitantes de, la nación, tío tienen ninguno de los derechos de- los Hombres. -j En la Cámara de Diputa- d- oj se. les ha reconocido a las mujeres, teóricamente, lo. s derechos que. reclaman, pero- la- ley que los establece ha, quedado empantanada; Además; en el Senado, jos ¡graves. padres de la Patria son terminantes e si- reducibles adversarios de la concesión del voto femenino, de la entrada de. la mujer en la btirpcracia y de- la igualdad ante ciertos artículos de las; demás leyes. Los argumentos que emplean las feministas francesas sonólos misinos que, v eriirn s oyendo desde los tiempos i- dé- ívírs. Parikunts, la inciádora inglesa del movimiento pro- Eva módérlia: Que si él día qué manden las mujeres se acabarán las guerras ¿no se recuerda el si las. mujeres marida- SUPLEME 1 TO BLANCO Y HE 6 RO esta semana. sen dé: Gigantes y cabezudos? que si las mujeres que ocupan empleos particulares o trabajan en fábricas demuestran mayor capacidad que los hombres, que; si hay grandes mujeres ep. la Historia que acreditan el valor político y hasta militaí de la mujer, etcétera, etc. Lo curioso es que las francesas apelan a todos los medios para persuadir de la justicia de sus reivindicaciones. Erí su propaganda sedicente electoral han proyectado en los mítines- La kermesse heroica, película que describe la: serenidad y astucia de las flamencas del siglo xvn ante los conquistadores españoles. Lo malo. es que los. españoles eran conquistadores, según dicha película, en el doble sentido de la palabra, y la actuación de aquellas flamencas podría dernqstra. r: lo contrario de lo que pretenden las propagandistas parisinas rde hoy. Mayor fuerza dialéctica tiene lOtí- s, película que también han exhibido rnucho. Se ve en ella un borracho, indignoy, tirado en el suelo, durmiendo su embrutecimiento antes de ir a votar. Y, como contraste, mucna s mujeres noblenjente enaltecedoras de su í-