Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRADO. AÑO TRIGESI MOSEGU N DO. 15 CTS: NUMERO FUNDADO EL i. DE TUNIO DE 1905 POR D. TORCUATO LUCA DE TENA BC YABEL DIARIO ILUSTRADO. AÑO TR 1 GESIMOSEGUNDQ. 1.5 CTS. NUMERO LA BURGUESÍA Y EL CONDOTIERO La prueba de que la división entre los socialistas no ofrece, de momento, interés práctico, es que ellos mismos no la recatan. Tiene razón La Época cuando advierte que no debemos conceder gran alcance a esa discusión por ser violenta, ya que la violencia es la forma habitual del lenguaje del marxismo, por lo menos en España. Y ya que- -añadiríamos nosotros- -la diferencia entre unos y otros contendientes no versa acerca de la conveniencia: o no de devorar a los demás, sino sobre si los han de cocinar con rapidez o a fuego lento. Es una discusión respecto de la manera de ejecutar a sus enemigos, que no deja a éstos otro consuelo que el menguado de mostrar sus preferencias por una larga en vez de corta agonía. Y por otra parte, si se aceptan los mitos democráticoelectorales, está claro que uno de los grupos contendientes ha pasado a tener la misma fuerza que los acaudillados por el Sr. Alcalá Zamora, el Sr. Maura o el Sr. Pórtela Valladares. Las masas que podríamos llamar de choque, el pueblo en la acepción jubilosa que todos conocemos, continúan en pie bajo los estandartes del marxismo revolucionario que enarbola el Sr. Largo Caballero, con prisa para lograr el Poder, incluso y preferentemente por la violencia. Los demás socialistas constituyen ya meras tertulias, a las que esa prisa de las masas desbarata los planes de instalación personal en el Poder y en el presupuesto. Si no tiene el apoyo del pueblo combatiente ¿a título de qué van a imponerse ni podemos aceptar alegremente su imposición rjara salvar a España? ¿Salvarla de qué? ¿Del marxismo? Pero no van a suministrárselo también a su manera? Lo que esa gente buscará, si llega el trance de una ruptura efectiva, no es salvar la burguesía, sino salvarse con su apoyo, utilizarla para someter a sus ex camaradas, operar contra ellos sirviéndose de las fuerzas burguesas. Porque los demagogos contra quienes empieza a revolverse la horda enfurecida se van a encontrar en la necesidad fatal de apoyarse en la burguesía. Si la división no es una farsa, no tendrán otra salida. O so meterse y humillarse al Lenin español u ofrecerse a la burguesía, como aquéllos condotieros a quieres otorgaban el mando de sus tropas las Repúblicas italianas del Renacimiento. Sin el pueblo al que tanto enardecieron, y sin la burguesía, que les sirvió de blanco para sus tiros, ¿qué son ni qué representan? Si providencialmente se les ha desviado aquella fuerza ciega del rencor popular que parecía estarles sometida, por qué se les ha de confiar contra ella la defensa, que incumbe a la burguesía civil y a las demás, de cosas que debiera tener por sagradas? Preguntas que no son ociosas ni prematuras. Porque, como en el drama de. Maeterlinck, hay quienes para lisonjear al condotiero, están dispuestos ya a entregarlo a Momia Vana desnuda es decir, la dignidad de las. mismas clases a las que tanto dañó y que por una reacción, que de todo tiene menos de viril, admiten la posibilidad de servirle, aunque sea para quijada de asno. JUAN PUJOL. CAÍN PETRÓLEO EN ESPAÑA Parece que en el Pirineo aragonés hay petróleo. Después de prolijos estudios y reconocimientos geológicos, al par que concienzudos análisis de los gases surgentes (en su Ayer, en el Retiro, y bajo el sol de mayo, casi totalidad hidrocarburos sobresaturados y excelente sudorífico con que cocer un cons- etilónicos) se puede afirmar la formidable tipado, leía un libro nuevo: Viejos perso- estructura estrátigráíka técnica del posible najes, tan viejos, tan antiguos, que son nada depósito del codiciado liquido menos que Caín y Abel. En su autor, don Aproximadamente, he aquí lo que afirman Ramón Ledesma Miranda, tengo puesta la esperanza de que no se concluya en Palacio los expertos. Una vez más se descubre petróleo en Valdés la prosapia de nuestros grandes noEspaña y esto nos llena de pesimismo, porvelistas. Miró, Valle- Inclán, Asorín, Baroja, gran- que puede asegurarse que un país que desdes talentos, pasarán a las antologías por cubre todos los días su petróleo, no tiene su estilo, su ironía, sus paisajes o su liris- petróleo. Este carburante no necesita ser mo. Lo que aporta Ledesma Miranda es una descubierto tan frecuentemente cuando es de idea platónica de las almas, en su pasión verdad; cuando es de verdad se entrega desdel ambiente y de las otras almas y en las de las primeras perforaciones al chorro enreacciones con que se desarrollan o se mus- tusiasta, como las fuentes de Versalles o las tian. Y en esta idea de la línea vital es de la Granja. donde veo al novelista del porvenir. No vamos a presumir ahora de cultura En estos Viejos personajes parece flore- petrolífera y, sin embargo, no hemos de necer una semilla que ya germinaba en otros gar tampoco que, gracias al cinematógrafo, libros: la de un amor clarividente y justo, sabemos que en Pensylvania bastaba que el me atrevería a decir de un amor en Dios, sherif del pueblo metiera un dedo en la masi este concepto no fuera todavía prematuro en la evolución de las ideas del autor. dre tierra para que todos los cow- boys del Quiero decir que hasta ahora era el autor, pueblo lanzasen al aire sus sombreros porcomo su personaje, la viuda de Campos, que se habían vuelto ricos. madre de Abel y de Cain, bastante arbitraCualquiera os podrá decir que todos los rio en sus amores; amaba, sobre todo, a los países tienen petróleo, como tiene azúcar el mangantes y a los sinvergüenzas. ejemplar más amargado de la especie huEn este libro el amor del autor es para mana. Lo que sucede es q. ue no siempre está todo Madrid, para sus calles, para Chambe- el petróleo- -ni el azúcar- -reunido en canrí, para Almudena, la hija del arroyo; para tidades comerciales, y cuando no sucede así, el desgraciado Dionisio, victima del insen- cuando no sirve ni para instalar una estasato amor de su madre hacia Pablo, su her- ción de gasolina para los mecheros, cuando mano, y para el viejo Lorenzana, un mé- no alcanza ni siquiera para el consumo de dico que quiere hacer el primo y servir bencina de una casa cuyo jefe de familia va a los demás, y, además, está convencido de vez en cuando a un banquete, los gases de que es. ése el destino del hombre. surgentes- -hidrocarburos sobresaturados y España (todos los pueblos) ha sido cier- etilónicos- -no sirven para otra cosa que patamente esa señora de Campos: a fuerza de ra llegar hasta la Prensa y despertar el esponer cariño en un solo hijo, a quien halaga cepticismo de los lectores. Si en Inglaterra, todo el mundo, lo convierte, en un egoísta por ejemplo, se ha inventado el monstruo explotador de su talento, que nada debe al antidiluviano que todavía navega por uno de propio esfuerzo, sino que es don gratuito de los lagos de Escocia, es porque- los ingleses Dios. En cambio, no ha entendido el amor estaban ya cansados de alarmas petrolíferas, que la tenía su otro hijo, al que desgracia, ofrecidas con cierta periodicidad por los con su desafecto. Había que querer a los editores de Fleet Street. dos, pero, quererlos en Dios, para no caer en Es una labor generosa y amable la de. las injusticia. En esto, mientras yo lo pensaba, irrumpió gentes que tratan de abrir nuevos horizontes en el Parque un grupo de chicuelos con pa- de entusiasmo al español, cuando éste se enñuelos, bandera y lazos rojos, y un ins- cuentra, indudablemente, en un momento de tructor que les hacía cantar: ¡U. H. P. depresión, porque las arenas auríferas del ¡Arriba la U. G. T. Y en eso estamos. rio Sil no han logrado nunca ofrecer el me ¿Comprende ej lector? En esto estamos. tal necesario para orificar uir diente. Pero Los hijos de la señora de Campos quieren el español ha aprendido demasiado a ser pelear unos con otros. Lo que habría podido pesimista y ha dejado de creer en muchas ocurrir en la novela. cosas. Sabe que en su país hay de todo, cóCon una diferencia. La buena señora, al mo en la mayor parte de los países, pero no darse cuenta de las consecuencias de su par- ignora que lo que hay 1 en estado espectral cialidad, llora y se arrepiente, porque es no sirve para nada. Por ejemplo, el petrómadre y cristiana. Sabía que tenía que que- leo: por ejemplo, el oro; por ejemplo, la rerlos a los dos por igual. Pero ¿qué ocu- plata; por ejemplo, los presidentes del Conrriría si se la hubiera educado en la idea de sejo. que el cristianismo es mentira, de que no No cabe hay de todo, existe e! bien común, de que lo malo para Muy poco, duda queEn cantidadespero poco. a veces. el burgués es bueno para el obrero y de que mente insuficientes para el consumo, perfectacon freno hay otra moral que la lucha de clases? cuencia... Un mandamiento huevo os doy: que os améis los unos a los otros. RAMIRO DE MAEZTü J, MIQUELARENA